15 Pinturas impresionistas famosas que te harán enamorarte de este movimiento

Pinturas impresionistas famosas

La mayor parte de la historia del arte puede trazarse a través de diferentes movimientos artísticos. Desde el dramatismo del Barroco hasta la emoción del Romanticismo, estos movimientos reflejan la visión de la época. En la década de 1870, por ejemplo, surgió un nuevo estilo revolucionario, que hoy conocemos como impresionismo.

Liderado por Claude Monet, Camille Pissarro, Edgar Degas y Pierre-Auguste Renoir, este innovador movimiento artístico se rebeló contra los estándares pictóricos de la época. En lugar de buscar el realismo, los artistas impresionistas hacían hincapié en la luz, el movimiento y la atmósfera en sus representaciones de la vida cotidiana. Como resultado, sus obras capturaron momentos fugaces en el tiempo.

¿Quieres saber más sobre el impresionismo? Sigue hacia abajo para ver una selección de 15 cuadros famosos de los maestros de este emblemático estilo del siglo XIX.

Descubre el impresionismo a través de estas 15 pinturas famosas.

Claude Monet, Impresión, sol naciente, 1872

Impresión, sol naciente de Monet

Claude Monet, “Impresión, sol naciente”, 1872 (Foto: Musée Marmottan Monet vía Wikimedia Commons, dominio público)

Claude Monet exhibió Impresión, sol naciente en la primera exposición impresionista, una muestra independiente protagonizada por una serie de artistas vanguardistas en París. El estilo radical y título de esta pintura fueron objeto de burla y provocaron reacciones negativas entre los críticos de arte locales.

“Son impresionistas en el sentido de que no representan un paisaje, sino la sensación que produce el paisaje”, escribió Jules Castagnary de Le Siècle. “La palabra en sí misma ha pasado a su lenguaje: en el catálogo, el amanecer de Monet no se llama paisaje, sino impresión. Así se despiden de la realidad y entran en el reino del idealismo”.

Sin embargo, esta pintura y sus críticas terminaron por darle su nombre a los impresionistas.

 

Berthe Morisot, La cuna, 1872

La cuna de Berthe Morisot

Berthe Morisot, “La cuna”, 1872 (Foto: Museo d'Orsay vía Wikimedia Commons, dominio público)

Berthe Morisot fue una de les trois grandes dames (o “las tres grandes damas”) del impresionismo junto a Mary Cassatt y Marie Bracquemond. La cuna se expuso junto a Impresión, sol naciente de Monet en la primera exposición impresionistas de 1874, y fue celebrada por su “gracia femenina”.

 

Claude Monet, Mujer con sombrilla, 1875

Mujer con sombrilla de Claude Monet

Claude Monet, “Mujer con sombrilla”, 1875 (Foto: National Gallery of Art vía Wikimedia Commons, dominio público)

Mujer con sombrilla muestra a la esposa de Monet y a su hijo pequeño en lo alto de una colina cubierta de hierba en Argenteuil. El artista utiliza una serie de pinceladas expresivas en el cielo y el campo para crear una atmósfera ventosa. Asimismo, el drapeado del voluminoso vestido blanco de su mujer y las cintas de su gorro realzan la brisa del momento.

 

Edgar Degas, La clase de ballet, 1875

La clase de ballet de Degas

Edgar Degas, “La clase de ballet”, 1875 (Foto: Museo d'Orsay vía Wikimedia Commons, dominio público)

Mientras que la mayoría de los impresionistas plasmaban escenas al aire libre, Edgar Degas prefería enfocarse en temas humanos y espacios interiores. En particular, dedicó gran parte de su carrera creativa a captar a bailarines en su trabajo, sobre todo a las bailarinas de ballet. La clase de ballet es una de sus primeras incursiones en este campo.

“La gente me llama el pintor de bailarinas”, le dijo Degas al marchante de arte parisino Ambroise Vollard. “Nunca se les ha ocurrido que mi principal interés por las bailarinas radica en representar el movimiento y pintar ropa bonita”.

 

Edgar Degas, Plaza de la Concordia, 1875

Plaza de la Concordia de Edgar Degas

Edgar Degas, “Plaza de la Concordia”, 1875 (Foto: Museo Hermitage vía Wikimedia Commons, dominio público)

Plaza de la Concordia representa al artista y mecenas Ludovic-Napoléon Lepic con sus hijas y su perro en una plaza pública de París. La gran cantidad de espacio negativo, las figuras recortadas y la inusual composición sugieren que Degas estuvo influenciado por la fotografía.

 

Edgar Degas, El ajenjo, 1875–6

El ajenjo de Edgar Degas

Edgar Degas, “El ajenjo” 1875–6 (Foto: Museo d'Orsay vía Wikimedia Commons, dominio público)

En comparación con otros cuadros impresionistas, e incluso con muchas otras obras de Degas, El ajenjo (también conocido como Los bebedores de absenta) destaca por su tenue paleta de colores y su oscuro tema. El pintor retrata a una mujer y a un hombre en la mesa de un bar, ambos visiblemente abatidos. Delante de la mujer hay un vaso de absenta, que era una bebida muy popular en la época. Aunque fue un cuadro controvertido en vida de Degas, desde entonces se ha convertido en un cuadro significativo por retratar una “impresión” de la vida contemporánea menos vista.

 

Pierre-Auguste Renoir, Baile en el Moulin de la Galette, 1876

Baile en el Moulin de la Galette de Renoir

Pierre-Auguste Renoir, “Baile en el Moulin de la Galette”, 1876 (Foto: Museo d'Orsay vía Wikimedia Commons, dominio público)

Pierre-Auguste Renoir creó Baile en el Moulin de la Galette en 1876, cuando el impresionismo aún se encontraba en sus primeras etapas. La pintura retrata a un alegre grupo de personas (que incluyen a actores, artistas, críticos de arte y familiares de Renoir) bailando en el Moulin de la Galette original, un salón de baile al aire libre ubicado en Montmartre. La luz moteada, las pinceladas delicadas y las sensuales figuras femeninas son elementos emblemáticos del estilo de Renoir.

 

Claude Monet, La estación Saint-Lazare, 1877

La estación Saint-Lazare de Claude Monet

Claude Monet, “La estación Saint-Lazare”, 1877 (Foto: Museo d'Orsay vía Wikimedia Commons, dominio público)

La estación Saint-Lazare es el primero de la serie de 12 cuadros de Monet basados en la estación de tren Saint-Lazare de París. Capta a un tren en movimiento, mientras las columnas de vapor y humo llenan el edificio y nublan el cielo y los peatones caminan por las vías del tren. Esta serie destaca entre la obra de Monet por su temática más urbana, ya que el artista era más conocido por sus obras inspiradas en la naturaleza.

 

Gustave Caillebotte, Calle de París, día lluvioso, 1877

Calle de París, día lluvioso de Gustave Caillebotte

Gustave Caillebotte, “Calle de París, día lluvioso”, 1877 (Photo: Art Institute of Chicago via Wikimedia Commons, Public domain)

Pintado en 1877, Calle de París, día lluvioso es uno de los cuadros más célebres de Gustave Caillebotte, y una obra clave del impresionismo. Aunque es más realista en el modelado de sus figuras, la obra emplea una llamativa composición con figuras recortadas que se inspira claramente en la nueva práctica de la fotografía. En conjunto, esto sirve para capturar una “impresión” fugaz de una escena urbana contemporánea, un deseo central de este movimiento artístico.

 

Mary Cassatt, Niña pequeña en un sillón azul, 1878

Niña pequeña en un sillón azul

Mary Cassatt, “Niña pequeña en un sillón azul”, 1878 (Foto: National Gallery of Art vía Wikimedia Commons, dominio público)

Aunque no es tan conocida como otros impresionistas, Mary Cassatt fue una de las pioneras del arte moderno temprano. Originaria de Estados Unidos, se trasladó a París para dedicarse a la pintura. Allí entró en contacto con Degas y otros impresionistas y se unió a su movimiento. Niña pequeña en un sillón azul es una de sus obras más famosas, y es un ejemplo temprano de sus retratos de niños. La composición asimétrica también demuestra la influencia de Degas, que fue su maestro durante muchos años.

 

Pierre-Auguste Renoir, El almuerzo de los remeros, 1880–1

El almuerzo de los remeros de Renoir

Pierre-Auguste Renoir, “El almuerzo de los remeros”, 1880–1 (Foto: The Phillips Collection vía Wikimedia Commons, dominio público)

El almuerzo de los remeros se expuso en la séptima exposición impresionista de 1882 con gran éxito. El cuadro combina todos los temas que más le gustaban a Renoir: bodegones, retratos y escenas al aire libre. De nuevo, este óleo se centra en las actividades de ocio, ya que el grupo aparece almorzando en el soleado balcón de la Maison Fournaise, un restaurante donde se podían alquilar barcos no muy lejos de París.

 

Mary Cassatt, El baño de la niña, 1893

El baño de la niña de Mary Cassatt

Mary Cassatt, “El baño de la niña”, 1893 (Foto: Art Institute of Chicago vía Wikimedia Commons, dominio público)

A medida que la pintura de Cassatt fue madurando, se centró en un tema en particular: las relaciones entre madre e hijo. El baño de la niña es una de sus obras más emblemáticas por su sorprendente perspectiva, su paleta de colores pastel y su composición. También refleja la fascinación de Cassatt por las estampas japonesas, una fuente de inspiración popular para muchos impresionistas de la época.

 

Camille Pissarro, Pont Boieldieu en Rouen, tiempo lluvioso, 1896

Pont Boieldieu en Rouen, tiempo lluvioso de Camille Pissarro

Camille Pissarro, “Pont Boieldieu en Rouen, tiempo lluvioso”, 1896 (Foto: Art Gallery of Ontario vía Wikimedia Commons, dominio público)

Como parte de los miembros fundadores del movimiento impresionista, Camille Pissarro desempeñó un importante papel en el desarrollo del estilo y en el fomento de las exposiciones independientes. Sus obras más famosas representan escenas urbanas desde ángulos elevados. Pont Boieldieu en Rouen, tiempo lluvioso forma parte de una serie de obras que realizó durante su estancia en la ciudad francesa de Rouen.

Pissarro describe el cuadro en una carta: “El tema es el puente cerca de la Place de la Bourse con los efectos de la lluvia, la multitud de gente que va y viene, el humo de los barcos, los muelles con las grúas, los trabajadores en primer plano, y todo ello con colores grises que brillan bajo la lluvia”.

 

Pierre-Auguste Renoir, Las grandes bañistas, 1884–7

Las grandes bañistas de Renoir

Pierre-Auguste Renoir, “Las grandes bañistas”, 1884–7 (Foto: Philadelphia Museum of Art vía Wikimedia Commons, dominio púlbico)

Las grandes bañistas fue realizada después de que Renoir visitara Italia y viera en persona algunas de sus obras favoritas de Tiziano y Rafael. Como resultado, esta obra continúa la larga tradición de los bañistas en el arte pero en estilo impresionista. Representa a tres mujeres bañándose en primer plano mientras dos se lavan en el fondo. Aunque al principio el cuadro recibió críticas mixtas por su distanciamiento del típico impresionismo, desde entonces se ha convertido en una pintura especial por su intento de fusionar la historia con la modernidad.

 

Claude Monet, Nenúfares y el puente japonés, 1897–99

Nenúfares y el puente japonés de Claude Monet

Claude Monet, “Nenúfares y el puente japonés”, 1897–99 (Foto: Princeton University Art Museum vía Wikimedia Commons, dominio público)

Desde 1883 hasta su muerte 43 años después, Monet vivió en el idílico poblado de Giverny, Francia. Allí se rodeó de belleza, como demuestran los soleados interiores de su casa, la colección de estampas japonesas que colgaban de sus paredes y los jardines de inspiración oriental que construyó a pocos pasos de su puerta principal, una colorida creación que él mismo denominó su “obra maestra más hermosa”. Nenúfares y el puente japonés retrata a la joya de la corona de su jardín: el puente japonés, que enmarca el hermoso estanque de nenúfares del artista.

 

Artículos relacionados:

19 Pinturas famosas del arte occidental que todo amante del arte debe conocer

El escándalo que hizo de ‘Olympia’, de Édouard Manet, una obra maestra moderna

La historia del prestigioso Salón de París (y los artistas radicales que se rebelaron contra él)

9 Pintoras europeas de los siglos XVIII y XIX que hicieron historia en el mundo del arte

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, actualmente está realizando un Máster en Gestión Cultural en la Universidad Carlos III de Madrid. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO