Home / Arte / Historia del arteConoce la antigua historia de los mosaicos y descubre cómo hacer uno

Conoce la antigua historia de los mosaicos y descubre cómo hacer uno

Mosaico veneciano

Mosaico veneciano abstracto. (Foto: Fotos de stock de A_Lesik/Shutterstock)

Desde la antigüedad, los mosaicos han cautivado al mundo con sus colores deslumbrantes y su estética distintiva. Hechos comúnmente de azulejos de vidrio dispuestos meticulosamente, los mosaicos abordan el arte y la decoración de una manera increíblemente llamativa.

Debido a sus diseños elaborados y métodos de creación aparentemente misteriosos, uno podría pensar que la práctica de hacer mosaicos es solo para los profesionales. Sin embargo, con sólo un puñado de materiales y un par de herramientas, tu también puedes hacer tu propia obra de arte con vidrio.

Antes de intentar hacer tu propio mosaico, es buena idea conocer un poco sobre su historia única y milenaria.

¿Qué son los mosaicos?

Los mosaicos son obras artísticas hechas a partir de teselas (pequeñas piezas de vidrio, piedra, cerámica u otros materiales naturales). Cuando están hechas de vidrio, estas piezas suelen cortarse en cuadrados o se forman usando herramientas especiales.

Historia de los mosaicos

Piezas de mosaico. (Foto: Fotos de stock de phaustov/Shutterstock)

Los fragmentos se colocan en patrones, cuadros y otros diseños decorativos que se mantienen unidos por medio de un adhesivo y grout.

La historia de los mosaicos

Los mosaicos han sido una forma de arte popular en varias culturas alrededor del mundo. Los primeros mosaicos conocidos fueron hallados en un templo mesopotámico que data del tercer milenio a.C. Compuestas de marfil, conchas y piedras, estas piezas decorativas y abstractas sentaron las bases de mosaicos realizados miles de años después en la antigua Grecia y el Imperio romano. Sin embargo, a diferencia de los fabricantes de mosaicos mesopotámicos, los artistas clásicos optaron por crear imágenes, patrones y motivos en sus mosaicos.

Mosaicos en villa romana en Portugal

Villa romana de Pisões, Lusitania, Portugal (Foto: Carole Raddato vía Wikimedia Commons CC BY-SA 2.0)

Desde el siglo IV y hasta el Renacimiento, los mosaicos aparecieron en basílicas católicas de toda Italia. Estas obras etéreas de vidrio adornaban los techos y los pisos y típicamente representaban santos y otras figuras bíblicas.

Mosaico de la coronación de la Virgen, Jacopo Torriti, 1295 - Santa Maria Maggiore, Roma

Santa Maria Maggiore, Roma (1295)

Los mosaicos también son un elemento básico de la arquitectura islámica, que se volvió muy popular entre los siglos VII y VIII. Estas obras a menudo presentan formas geométricas repetidas, colores vivos y patrones ornamentales, y aparecen tanto en el interior como en las fachadas de los edificios.

Mosque de Jame Atiq, Shiraz, provincia de Fars, Irán

Mosque de Jame Atiq, Shiraz, Irán (875)

Durante la Edad Media, los mosaicos fueron fundamentales para el arte bizantino. Estas piezas suelen tener forma de retratos y son famosas por sus intrincados detalles y el uso frecuente de hoja de oro. Si bien la mayoría de estas obras han sido destruidas, las que quedan son celebrados como algunos de los mosaicos más espléndidos del mundo.

Historia del mosaico

San Vitale, Rávena (Foto: Petar Milošević vía Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

Aunque los artistas del Renacimiento rechazaron este tipo de arte, el mosaico fue revivido por los modernistas. Desde el gran Antoni Gaudí hasta los diseñadores art déco, los artistas modernos ayudaron a mantener viva esta antigua forma de arte y allanaron el camino para los creadores de mosaicos contemporáneos.

Historia de los mosaicos

Fuente de salamandra en el Parque Güell en Barcelona, España. (Foto: Fotos de stock de MarinaDa/Shutterstock)

PÁGINA 1/2

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO