Una “biblioteca humana” te permite elegir “libros” para luchar contra los prejuicios

A “Human Library” Allows Users to Check Out “Books” to Reduce Prejudice

Foto: SLPHOTOGRAPHY/DepositPhotos

La mayoría de las bibliotecas tienen estanterías repletas de libros muy gastados y envueltos en plástico brillante. Las cuotas de retraso y los frecuentes recordatorios de silencio son habituales. En el año 2000, un grupo de personas innovadoras de Dinamarca ideó un tipo diferente de biblioteca: la Biblioteca Humana, o Menneskebiblioteket en danés. Lo que empezó como un evento diseñado para el Festival de Roskilde se ha convertido en un fenómeno mundial en el que los “lectores” pueden elegir un “libro” humano durante media hora. Cada “título” ofrece la oportunidad de dialogar sobre cuestiones difíciles, un proceso que la biblioteca espera que nos ayude a “dejar de juzgar” a los demás.

La primera biblioteca humana fue organizada por Ronni Abergel, su hermano Dany y sus colegas Asma Mouna y Christoffer Erichsen. El evento, que duró cuatro días en un festival, era completamente experimental. Sin embargo, más de mil lectores acudieron a examinar los libros humanos disponibles. Los libros se eligieron para representar a grupos a menudo incomprendidos o estereotipados. La biblioteca inicial fue un éxito que llevó a la fundación de la Organización de Bibliotecas Humanas, que desde entonces ha seguido prestando libros humanos.

Las personas pueden formar parte de la Biblioteca Humana de dos maneras. Uno puede ofrecerse como voluntario para ser un libro y ofrecer un conocimiento de primera mano de una experiencia o identidad. Los títulos de los libros son bastante sencillos; de hecho, incluso pueden parecer bruscos. En la Biblioteca Humana hay libros titulados “Alcohólico”, “Bipolar”, “Depresión” y “Convertido”. Aunque estos títulos puedan parecer reduccionistas, la Biblioteca Humana espera que los lectores elijan un tema pero lleguen a conocer el libro por mucho más que la portada y el título. Los libros voluntarios aceptan compartir sus experiencias, un compromiso que requiere paciencia, empatía y cierta comodidad para compartir.

Otra forma de experimentar la Biblioteca Humana es como lector. Los lectores sacan libros durante media hora y deben devolverlos a tiempo. Sin dejar de ser respetuosa, la biblioteca crea un espacio donde los lectores pueden escuchar las historias de los libros. Se anima a los lectores a plantear preguntas difíciles que siempre han tenido pero que nunca han tenido la oportunidad (o la valentía) de hacer. En concreto, la biblioteca espera ser “un lugar donde personas que de otro modo nunca hablarían encuentren un espacio para conversar”.

Por supuesto, ningún “libro” tendrá exactamente la misma experiencia que otro que comparta su “título”. Sin embargo, esta conexión humana voluntaria ofrece la oportunidad de formar una opinión sobre los temas que afectan a una comunidad al hablar directamente con un miembro de ese grupo. En la actualidad, la Organización de Bibliotecas Humanas celebra eventos en todo el mundo e incluso tiene lugares de préstamo permanente en varias ciudades. También trabaja con empresas como un proveedor único de formación en diversidad e inclusión.

En última instancia, no deberíamos tener que conocer a un miembro de un grupo para reconocer su humanidad, conocer su experiencia o respetar sus preocupaciones. Sin embargo, varios estudios ha demostrado que la interacción positiva con ciertos individuos puede afectar la tolerancia de una persona y su opinión sobre el grupo al que pertenece. Como dijo Bill Carney (un libro humano que lleva el título de “Activista negro”) a Forbes: “Es fácil odiar a un grupo de personas, pero es más difícil odiar a un individuo…”.

Carney elabora: “No soy lo suficientemente presuntuoso como para creer que una conversación de 25 minutos conmigo va a cambiar a alguien. Lo que sí soy lo suficientemente presuntuoso como para creer es que si consigo producir la más mínima disonancia cognitiva, su cerebro hará el resto por mí. Y al menos les obligará a hacerse preguntas”. Este es el proceso de “dejar de juzgar” que es fundamental para la misión de la Biblioteca Humana.

Para saber cómo convertirte en un libro o en un lector, consulta la Organización de Bibliotecas Humanas para obtener más información.

La Organización de Bibliotecas Humanas es un proyecto global en el que los lectores pueden pedir prestados “libros” humanos para aprender más sobre experiencias diferentes a las suyas.

La misión de la biblioteca es poner unir a dos personas que normalmente no se reunirían para hablar de los temas difíciles que siempre se han preguntado y, de este modo, fomentar la tolerancia y la comprensión.

Organización de Bibliotecas Humanas: Sitio web | Instagram | Facebook | YouTube

Artículos relacionados:

Este supermercado transformado en biblioteca tiene refrigeradores llenos de libros

Las mejores bibliotecas públicas de mundo están en Finlandia

¿Qué fue de la Biblioteca de Alejandría? Conoce el ascenso y la caída de esta antigua institución

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO