600 Mujeres alrededor del mundo crean una “manta de curación” contra la violencia de género [Entrevista]

Women with Healing Blanket

Como muchas otras mujeres, Marietta Bernstorff estaba cansada de escuchar historias sobre jóvenes que habían sido brutalmente asesinadas. En México, la violencia de género no es poco común: tan solo en 2019, un promedio de 10 mujeres y niñas fueron víctimas de feminicidio cada día. Además, la pandemia por el COVID-19 ha llevado al aumento del número de víctimas a nivel mundial. Mientras investigaba sobre el tema, Bernstorff descubrió que la Organización Mundial de la Salud ha empezado a referirse a la violencia contra las mujeres como una “pandemia en la sombra”. Si bien varios grupos feministas ya habían empezado a protestar contra estos hechos en la Ciudad de México (donde reside Bernstorff), la activista decidió que también tenía que tomar cartas sobre el asunto.

“Un grupo de amigas, de México y Estados Unidos; artistas escritoras, activistas, profesoras, curanderas, sabíamos que teníamos que hacer algo con respecto a esta violencia, pero ¿qué? y ¿cómo?”, cuenta Bernstrorff. Así, ella comenzó la iniciativa titulada The Patchwork Healing Blanket / La Manta de Curación. Acompañada por un grupo de artistas de Oaxaca y de la Ciudad de México (todas ellas mujeres), Bernstroff invitó a mujeres y creadoras de todo México y del mundo a hacer un proyecto internacional de arte textil para unir a generaciones de mujeres en un movimiento global contra la violencia de género.

El resultado son 600 vibrantes cuadrados de tela unidos en una sola pieza que se enviaron al grupo de Bernstorff desde todas partes del mundo, desde México, Argentina y  Estados Unidos hasta Alemania y más allá. Cada “manta de curación” está ahora en exhibición digital en una galería virtual de SPARC—una organización cuya misión es producir, preservar y promover obras de arte sobre activismo y temas socialmente relevantes—para que cualquiera pueda “caminar” a través de ella y verla, sin importar en qué parte del mundo se encuentre. SPARC también organizará un programa virtual llamado The Patchwork Healing Circle, con el que las participantes son invitadas a crear sus propias piezas para contribuir al proyecto.

Tuvimos la oportunidad de hablar con Marietta para saber más sobre cómo reunió 600 piezas de todo el mundo para coser una manta que inspira la resistencia y la curación. Lee la entrevista exclusiva de My Modern Met a continuación.

Healing Blanket¿Puedes hablaros sobre las piezas y las personas involucradas en la creación de The Patchwork Healing Blanket / La Manta de Curación?

Las 600 piezas de la exposición eran de mujeres y niñas de entre 8 y 78 años. Les pedimos a las mujeres que se enfocaran en tres temas: la violencia contra las mujeres, las niñas y la Madre Tierra.

Cada pieza de patchwork [o “almazuela”] es única, ya que estas mujeres vienen de todas partes del mundo y el lenguaje visual que utilizan depende del país del que proceden y de cómo eligen interpretar estos temas. Obviamente, en este momento México tiene muchas más piezas, ya que el proyecto está basado en este país.

Las mujeres están usando diferentes técnicas de bordado, crochet, almazuela, apliqué, pintura, grabado y fotografía. Muchas tienen palabras escritas o bordadas sobre estos actos de violencia. Tenemos escritoras y periodistas que también se han unido a nosotros para trabajar con varios grupos de niñas. Como las 100 piezas hechas por niñas en una escuela secundaria de Juchitán, Oaxaca, donde la periodista organizó su participación junto con un profesor de arte y la psicóloga de la escuela (su texto sobre estas piezas forma parte de la exposición).

Cada una de estas piezas de arte fue hecha por una artista individual o en un grupo que reúne a mujeres y niños para producir sus piezas. Lo que están viendo y sintiendo al ver cada pieza es la energía que estas mujeres y niños tienen al mediar y contemplar estos temas mientras bordan, hacen crochet, cosen, tejen, aplican, pintan, imprimen cada pieza. Es a través del proceso de curación al hacer estas piezas que iniciamos un diálogo mundial entre las mujeres.

La enorme manta incluye piezas enviadas desde una docena de países de todo el mundo.

Healing BlanketLa manta de curación parece mostrar diversas formas de arte de diferentes rincones del mundo. ¿Hubo medios o técnicas que fueron comunes según la región?

Las técnicas varían, pero muchas de las participantes mexicanas utilizaron el bordado, que es muy popular en todo México—especialmente en las comunidades indígenas. Recientemente, las jóvenes feministas han comenzado a usar esta técnica como un medio de protesta social en toda América Latina. Las artistas europeas están usando la pintura, el grabado y la fotografía.

En cuanto a las mujeres del Canadá y los Estados Unidos, muchas utilizaron métodos de almazuela y apliqué con bordados, algo que se ha transmitido durante generaciones al igual que en México. Estamos animando a las mujeres a pensar en retomar los conocimientos que fueron transmitidos por sus madres y abuelas, técnicas que eran consideradas trabajo de mujeres, un oficio no valorado en la “alta cultura”. Creemos que todas las técnicas son válidas y pueden ser utilizadas en este discurso de arte social para realizar un cambio.

Patchwork Healing Blanket in Zocalo, Mexico City¿Qué esperas que la gente se lleve de este proyecto? ¿Qué deberían tener en mente?

No es violento, es creativo y se empezarán a desarrollar muchas conversaciones para ayudar a cada comunidad a expresar y iniciar un diálogo sobre la violencia que las mujeres/niños/Madre Tierra están viviendo en sus comunidades y países. A través de este concepto, desarrollaremos ideas para detener esta pandemia que hemos mantenido a oscuras durante demasiado tiempo.

No somos un grupo religioso, sino más bien un grupo de curación espiritual de mujeres que están usando los conceptos de tela y retazos para recuperar nuestras fuerzas, nuestras voces y nuestros conocimientos de curación que son muy necesarios en el mundo de hoy.

Cuando uno trabaja en proyectos de arte social, no es algo meramente teórico, sino también práctico; es entender el significado de comunidad, y lo que realmente significa el arte social. El arte social puede inspirar a las comunidades y enseñar a los gobiernos lo vital que es el arte para el desarrollo de una sociedad más sana, y que no es solo un artículo de lujo para ver o comprar. El arte/cultura tiene un enorme valor para nuestras sociedades; puede influir, formar y moldear nuestras sociedades como sucedió en las civilizaciones antiguas. Es una forma de comunicación que puede permitirnos ser visionarios.

Esta exposición muestra al espectador que todas estas piezas juntas no son sobre un artista sino sobre la construcción de una comunidad entre mujeres. Una práctica artística que llega a un sector más amplio de la sociedad y nos permite compartir nuestras historias, que puede ayudarnos a empezar a detener esta violencia y locura que está destruyendo nuestro planeta.

Women with Healing Blanket¿Planeas continuar este proyecto con más y más mujeres que quieran sumarse?

Se invita a las mujeres de todas las edades a participar en este proyecto hasta que “nosotras las mujeres” comprendamos la gravedad de estos temas y formemos la unidad para hacer que los hombres y los gobiernos detengan la violencia contra las mujeres, los niños y la Madre Tierra. Esta será una pieza de arte público en curso que viajará por varias ciudades y países.

Como curadora de arte social desde hace 25 años, sé que hay que enseñar a una comunidad (local o mundial) que el arte es una herramienta poderosa para hacer justicia. Es un catalizador para la transformación personal. Cuando puedes expresar este dolor o ira de una manera no violenta, puedes curarte a ti mismo, a tu familia y a tu comunidad.

Patchwork Healing Blanket

The Patchwork Healing Blanket: Sitio web | FacebookInstagram
Marietta Bernstorff: Instagram

My Modern Met obtuvo permiso del Social and Public Art Resource Center (SPARC) ara reproducir estas imágenes.

Artículos relacionados:

Estos poderosos retratos bordados ponen los reflectores sobre las mujeres y niñas negras [Entrevista]

Esta imponente instalación en Estambul rinde tributo a 440 víctimas de feminicidio

Creciente base de datos de “mujeres que dibujan” reconoce el trabajo de 5,000+ ilustradoras

Ilustradora imagina un grupo diverso de mujeres como poderosas guerreras [Entrevista]

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO