Científicos descubren cómo transformar CO2 en carbón a temperatura ambiente

Tecnología de captura de carbono

Fotos de archivo de Eaum M/Shutterstock

Investigadores en Melbourne han descubierto una innovadora técnica que captura el dióxido de carbono de la atmósfera para transformarlo en sólido. Con un proceso que podría ayudar a deshacer el daño creado por los gases de efecto invernadero, un equipo del Royal Melbourne Institute of Technology ha desarrollado un método efectivo para transformar este gas en carbón, facilitando su almacenamiento.

La captura de carbono no es nada nuevo, pero técnicas anteriores requerían que el gas fuera convertido a líquido para después ser inyectado en el subsuelo. La aplicación generalizada de esta tecnología se ha visto obstaculizada por problemas económicos y medioambientales debido a posibles fugas. En cambio, en un estudio publicado en Nature Communications, el grupo presenta un plan sostenible y rentable para transformar el CO2 en carbón.

“Si bien no podemos regresar en el tiempo, convertir el dióxido de carbono en carbón y regresarlo a la tierra es casi como hacer retroceder el reloj de las emisiones”, comparte el Dr. Torben Daeneke, investigador de RMIT.

El nuevo proceso requiere de un catalizador metálico líquido que sea eficiente en la conducción de electricidad. El CO2 se disuelve en un vaso de precipitado en una solución electrolítica con el catalizador. Al administrar una corriente eléctrica, el CO2 se precipita en forma de carbón sólido que puede ser recolectado y almacenado.

Lo que hace a este proceso verdaderamente único es que todo el proceso puede ocurrir a temperatura ambiente. Experimentos anteriores sólo han logrado una conversión de gas a sólido a temperaturas extremadamente altas, por lo que el procedimiento inviable a gran escala. Ahora, los investigadores esperan que su trabajo sea utilizado para innovar todavía más en lo que respecta al almacenamiento de carbono.

Curiosamente, el carbón sólido tiene un beneficio secundario: también funciona como electrodo, lo que abre un mundo de posibilidades. “Un beneficio secundario del proceso es que el carbón puede retener carga eléctrica convirtiéndose en un supercondensador, así que eventualmente podría ser usado como un componente en los vehículos del futuro”, explica la Dra. Dorna Esrafilzadeh, investigadora de la Escuela de Ingeniería de RMIT. “El proceso también genera combustible sintético como subproducto, que también podría tener usos industriales”.

Las noticias son alentadoras, y demuestra que los científicos están seriamente comprometidos con salvar nuestro planeta.

h/t: [IFL Science!]

Artículos relacionados:

Informe de la ONU sobre calentamiento global llama a la acción inmediata para evitar una catástrofe mundial

Volvo instala “rompeolas viviente” en el puerto de Sydney para combatir la contaminación

Personas usan el ’10-Year Challenge’ para mostrar los devastadores cambios en nuestro planeta

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO