10 Consejos esenciales para pintar con acuarelas sin importar tu nivel de experiencia

Consejos para pintar con acuarelas

Foto: Fotos de stock de Svitlyk/Shutterstock
Este artículo puede contener links de afiliados. Si realizas una compra, My Modern Met puede obtener una comisión. Por favor lee nuestra divulgación de afiliados para mayor información.

Hay muchas razones por las que las acuarelas son uno de los medios artísticos más populares: su delicada transparencia, su capacidad para mezclarse y superponerse y su accesibilidad las convierten en una opción ideal para artistas de todos los niveles.

Si nunca has pintado con acuarelas, la fluidez de este medio puede parecer un poco abrumadora, en especial si solo has usado lápices y pasteles. Para ayudarte a empezar a pintar con acuarelas, hemos creado una lista de 10 consejos esenciales sobre las acuarelas. Te serán útiles a la hora de comprar materiales, usar ciertas técnicas y planear tus proyectos.

¿Quieres crear arte con acuarelas? ¡Echa un vistazo a estos consejos esenciales antes de empezar!

 

Elige el papel correcto

La pintura en acuarela se basa en la mezcla de pastillas secas o pintura en tubos con determinadas cantidades de agua. Por ello, necesitas usar ciertos tipos de papel específicos que puedan soportar la aplicación de la pintura acuosa sin deformarse. La mayoría de ellos están etiquetados como papel para acuarela y son notablemente más gruesos que sus homólogos para medios secos. Este grosor permite que el papel absorba los lavados de la acuarela sin doblarse ni arrugarse. En general, se recomienda utilizar un papel de acuarela con un gramaje de al menos 140 libras para tu pintura, como el de las libretas de acuarela Canson XL.

Aparte del grosor, también debes poner atención a la textura del papel. El papel prensado en caliente tiene una superficie lisa y dura que lo hace ideal para trabajos con muchos detalles, pero a menudo se le critica por ser resbaladizo y difícil de manejar. El papel prensado en frío tiene una superficie semirrugosa que es adecuada para trabajos detallados y lavados, pero su textura puede verse en la pintura. El papel rígido es exactamente eso: tiene una textura rugosa. Por ello, es ideal para crear lavados de color. La textura permite que el pigmento tarde más tiempo en secarse.

 

Elige los pinceles correctos… y cuídalos bien

Aunque no es necesario tener una gran variedad de pinceles, es importante saber elegir los adecuados para tu proyecto. Un pincel redondo, por ejemplo, tiene una punta redondeada que es ideal para pintar objetos más pequeños o detallados. Por otro lado, los pinceles lengua de gato tienen una punta ancha y plana que es buena para difuminar pigmentos.

Además, una vez que tengas tu colección de pinceles, es importante cuidarlos bien. Afortunadamente, el cuidado de los pinceles de acuarela es relativamente fácil en comparación con los de óleo. Lo único que tienes que hacer es lavar los pinceles con un jabón suave y agua tibia hasta que desaparezca toda la pintura y el agua salga limpia. Después, usa los dedos para moldear suavemente la punta del pincel y déjalo secar.

 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Georgie B (@georgieillustrates)

 

Ten toallas de papel a la mano

Como con la mayoría de los medios creativos, es fácil ensuciarse cuando pintas con acuarela. Por eso, siempre es buena idea estar preparado para los accidentes. Las toallas de papel son una herramienta muy útil para evitar derrames o para secar el exceso de agua que se haya extendido por el papel. Además, el típico hisopo puede ayudarte a limpiar algunas de las secciones más finas de tu pintura.

 

Experimenta con la cantidad de agua

Saber qué cantidad de agua necesitas para mezclar con tus pinturas es algo que vendrá con la repetición y la práctica. A medida que vayas pintando, te darás cuenta de que un exceso de agua diluirá los pigmentos y hará que la pintura se extienda más por el papel, mientras que la falta de agua dará lugar a colores espesos y pastosos que no fluyen como deberían hacerlo las acuarelas. La cantidad correcta está en algún punto intermedio, donde el color conserva su vibrante transparencia.

 

 

Planea tus secciones blancas

Como la acuarela es tan fluida, es importante planificar las secciones blancas con antelación. Por ejemplo, si quieres tener un borde blanco bonito y limpio alrededor de tu cuadro, considera colocar cinta adhesiva alrededor de los bordes del papel antes de empezar.

O, si quieres mantener sin pintura pequeñas secciones del cuadro, como nubes, prueba el líquido enmascarador para cubrir esas zonas.

 

Mezcla más pintura de la que planeas usar

Las acuarelas se secan rápidamente, por lo que para evitar que las pinceladas queden marcadas, tienes que aplicar y difuminar la pintura de forma constante. Por ejemplo, no querrás estar en el proceso de pintar un gran cielo y descubrir que te has quedado sin pintura. No solo se tarda mucho en mezclar, sino que será difícil mezclar la capa seca con una nueva húmeda. Así que, para evitar este tipo de situaciones, asegúrate de mezclar siempre más pintura de la que piensas utilizar.

 

 

Siempre prueba tus muestras de pintura 

A veces, un color que se ve bien en la paleta se ve muy diferente en el papel. Para no equivocarse en la elección del color, asegúrate de probar primero todos los pigmentos en algún pedazo de papel.

 

Trabaja de claro a oscuro

En la acuarela, es muy importante trabajar siempre de claro a oscuro. Esto requiere algo de paciencia y planificación, pero al final producirá los mejores resultados. Es muy fácil poner demasiado color y olvidarse de conservar las secciones más claras.

 

 

Prueba con diferentes técnicas

La acuarela ofrece numerosas posibilidades para mezclar, crear texturas y conseguir efectos interesantes. Algunas de las técnicas de acuarela más comunes son los lavados planos, degradados, salpicaduras, pincel seco, mojado sobre mojado y mojado sobre seco. Aunque puedes empezar a pintar sin conocer estas técnicas, algunas de ellas pueden facilitarte el proceso de pintura e incluso hacerlo más divertido.

 

Déjate llevar

El último consejo esencial para pintar con acuarela es recordar que hay que dejarse llevar. Aunque hay técnicas que puedes aprender y dominar, también es bueno tener en cuenta que, como la pintura de acuarela es a base de agua, no puedes controlar todo lo que va a ocurrir, y eso está bien. Los pequeños errores son bastante fáciles de disimular mezclando y difuminando la pintura, y a veces incluso pueden hacer que tu obra sea aún más especial.

Artículos relacionados:

30+ Ideas para pintar con acuarelas sin importar tu nivel de destreza

7 Medios para acuarela que transformarán la forma en que usas tus pinturas

11 Técnicas esenciales de acuarela que todo artista debe conocer

Este tutorial paso a paso te enseñará cómo hacer tus propias flores con acuarela

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO