El árbol de la vida: una colorida artesanía mexicana que fusiona dos culturas

Árbol de la vida de Metepec, Estado de México

Árbol de la vida de Oscar Soteno en exhibición en el Museo de Arte Popular. (Foto: AlejandroLinaresGarcia vía Wikimedia Commons [CC BY-SA 4.0])

Muchas artesanías mexicanas se caracterizan por la vivacidad de sus colores y la complejidad de sus procesos de producción. Un gran ejemplo de ello son los árboles de la vida, coloridas esculturas de barro que se elaboran tradicionalmente en las regiones montañosas del centro de México.

Como muchas otras cosas en la cultura mexicana, los árboles de la vida representan una fusión de elementos prehispánicos y europeos: por un lado, los colores y los procesos artesanales de los pueblos originarios; y por el otro, la temática religiosa proveniente de los misioneros españoles. Aquí exploraremos la historia de esta famosa artesanía mexicana, comenzando por el simbolismo detrás del árbol de la vida en sí.

 

¿Qué significa el árbol de la vida?

Pintura del árbol de la vida en el Palacio de Shaki Khan

Pintura del árbol de la vida en el Palacio de los Kanes de Şəki, Azerbaiyán. (Foto: Urek Meniashvili vía Wikimedia Commons [CC BY-SA 3.0])

El arquetipo del árbol de la vida está presente en la mayoría de las mitologías del mundo, y está lleno de simbolismo. Su significado varía dependiendo de la cultura, pero comúnmente se le asocia con las ideas de inmortalidad o fertilidad.

El árbol de la vida era un importante símbolo religioso en la antigua Mesopotamia, y aparece en la Epopeya de Gilgamesh—un poema épico que es considerado el texto literario más antiguo del mundo—haciendo referencia a la inmortalidad. Por su parte, la leyenda dice que Buda alcanzó la iluminación espiritual meditando debajo del árbol de Bodhi, convirtiéndose así en un símbolo sagrado para el budismo.

En las religiones abrahámicas—es decir, el judaísmo, el cristianismo y el islamismo—el árbol de la vida simboliza la Creación y la lucha entre el bien y el mal. Según la tradición, Adán y Eva desobedecieron a Dios al comer la fruta del árbol de la inmortalidad (según los musulmanes) o del conocimiento (según los cristianos y judíos). Su desobediencia los llevaría a ser expulsados del jardín del Edén.

Los árboles también tenían un significado especial en Mesoamérica. En la cultura maya, por ejemplo, la ceiba o yaxché era considerada el eje central del universo. Según el Popol Vuh, los dioses plantaron ceibas para marcar los cuatro puntos cardinales; las ramas de este enorme árbol sagrado se unían al cielo, mientras que el tronco se conectaba al mundo del hombre y las raíces al inframundo.

 

El origen de la artesanía

Árbol de la vida de Metepec

Foto: fotos de stock de Yusei/Shutterstock

La tradición cerámica en México ya existía mucho antes de la llegada de los españoles. La fabricación de piezas y figurillas de cerámica en la región data de entre 1800 a 1300 a. C., y pueden dividirse en cuatro tipos: ordinaria, funeraria, ritual y comercial.

Tras la conquista de Mesoamérica en el año 1521, los misioneros españoles iniciaron un arduo proceso de evangelización que, entre otras cosas, llevó a la destrucción de representaciones de los dioses prehispánicos para reemplazarlos con elementos de la iconografía cristiana. El árbol de la vida nació como una forma de enseñar la historia de la Creación: así, en los árboles de la vida tradicionales aparecen Adán y Eva rodeados de animales, flores y frutos, mientras que Dios los cuida desde arriba.

Para crear un árbol de la vida, los artesanos empiezan por mezclar el barro con plumilla, una fibra vegetal que se obtiene de la flor de tule. Tras amasar la arcilla, los alfareros se dan a la tarea de crear la base del árbol y de moldear las figurillas que se colocarán en él. Todos los elementos de las esculturas se moldean de manera individual, por lo que puede tomar desde semanas hasta meses acabar un solo árbol de la vida.

Detalle de las figuras de un árbol de la vida contemporáneo

Foto: Fotos de stock de Faviel_Raven/Shutterstock

Los árboles de la vida se elaboran principalmente en tres zonas: Izúcar de Matamoros y Acatlán en Puebla y Metepec en el Estado de México, siendo esta último el principal sitio de producción. La creación de los primeros árboles de la vida modernos se le atribuye a Timoteo González, quien hizo una pequeña escultura de un árbol ornamentado bajo petición de un extranjero alrededor del año 1945. Poco a poco las esculturas de barro fueron evolucionando, aumentando en tamaño y cambiando de temática. Aunque hoy se siguen produciendo árboles de la vida tradicionales, es muy común encontrar este tipo de esculturas con temas ajenos a la Biblia.

Hoy en día, existen cerca de 300 artesanos en Metepec que se dedican a la fabricación de estas complejas esculturas de barro. Desafortunadamente, la creación artesanal de estas piezas se encuentra en peligro. Los árboles de la vida han sido objeto de imitaciones y piratería tanto nacional como internacional, un problema común entre las artesanías mexicanas. Para combatir este problema, las autoridades mexicanas otorgaron a los alfareros de Metepec la marca registrada los árboles de la vida en 2009. Aún así, se necesitan más protecciones legales para que la comunidad pueda vivir dignamente de la creación de estas maravillosas piezas.

 

Artículos relacionados:

Alebrijes: la fascinante historia detrás de estas coloridas artesanías mexicanas

La cerámica de Talavera, una hermosa tradición plástica que une a España y México

Descubre la belleza y el profundo simbolismo del arte huichol

El tenango, el estilo de bordado otomí que ha llenado el mundo de color

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO