Hombre ucraniano y su perro caminan 225 kilómetros para escapar de Mariúpol

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Antonia Bolingbroke-Kent (@antsbk)

A medida que la invasión rusa de Ucrania se prolonga, millones de personas han tenido que huir de las zonas inseguras del país. Algunos viajan en coche o en tren, mientras que otros, como Igor Pedin, escapan a pie. Este hombre de 61 años caminó desde la ciudad sitiada de Mariúpol hasta Zaporiyia, un lugar que está a 225 kilómetros de distancia. En Estados Unidos, eso equivaldría a caminar desde Washington, D.C., hasta Filadelfia. Y Pedin no hizo el viaje solo: su fiel perro Zhu-Zhu le acompañó en todo momento.

Pedin arriesgó su vida para llegar a un lugar seguro. Hizo todo lo posible por ser “invisible” mientras caminaba hacia los convoyes de soldados y vehículos blindados rusos y sorteaba los puentes y edificios destruidos. Aunque no era invisible, fue increíblemente afortunado, sobre todo teniendo en cuenta lo que dejó atrás. Mariúpol ha sido escenario de intensos combates y se encuentra en medio de una crisis humanitaria; la gente tiene problemas para escapar y muchos han muerto.

Pedin tomó la decisión de marcharse el 20 de abril, ya que los soldados rusos habían llegado a su parte de la ciudad. Su casa estaba llena de niebla y humo. La comida y el agua escaseaban, así que hizo su maleta y se marchó temprano el 23 de abril. Tras conseguir salir de Mariúpol, Pedin encontró un lugar donde dormir. Fue en el sofá de un desconocido que había perdido a su hijo adolescente seis semanas antes por un ataque de metralla de los combatientes rusos.

Pedin y Zhu-Zhu siguieron adelante, y en un momento dado fueron detenidos por las fuerzas chechenas (que colaboran con Rusia). Tuvo que entrevistarse con un oficial ruso, y al final le dejaron marchar después de escanear sus huellas dactilares y tomarle una foto de ficha oficial. Esa no fue la última vez que Pedin fue detenido, pero logró ser liberado cada vez y continuó su camino.

La parte más difícil del viaje de Pedin no fue enfrentarse a los soldados rusos; fue maniobrar a través de un puente de carretera dañado con una caída de 30 metros sobre las vías del tren. Por suerte, parte del armazón seguía allí, así que el valiente hombre probó la estructura para ver si era transitable. Lo era, y él y Zhu-Zhu cruzaron.

Pedin eventualmente llegó a Zaporiyia con la ayuda de un conductor al que pagó con cigarrillos. El conductor lo llevó durante dos horas, sin decir nada, y lo dejó en la parte central de la ciudad. Le deseó buena suerte a Pedin y le dio algo de dinero.

Pedin lo había conseguido. Se dirigió a una tienda donde una mujer le preguntó si necesitaba ayuda. Pedin hizo una pausa y luego dijo que sí. “La señora me preguntó: ‘¿De dónde vienes?' Le dije: ‘Vengo de Mariúpol'. Ella gritó: ‘¡Mariúpol!'”, recuerda. “Gritó a todo el mundo que este hombre ha venido de Mariúpol a pie. Todo el mundo se detuvo. Supongo que fue mi momento de gloria”.

Igor Pedin caminó desde la ciudad sitiada de Mariúpol, Ucrania, hasta Zaporiyia —un lugar que está a 225 kilómetros— con su perro, Zhu-Zhu.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Fortuna Hilft (@fortuna.hilft)

Ambos tuvieron que sortear las tropas rusas y las ciudades y puentes destrozados.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Mundo en linea (@tu_mundoenlinea)

Tras un largo y difícil trayecto, ambos llegaron a la ciudad de Zaporiyia. Fueron recibidos por trabajadores humanitarios.

h/t: [The Guardian]

Artículos relacionados:

Mujer ucraniana de 77 años arriesga su vida para cuidar a más de 700 animales en un refugio

Benedict Cumberbatch recibirá en su casa a una familia de refugiados ucranianos

Artista ucraniana recuerda a las víctimas de la invasión rusa con desgarradoras “notas de guerra”

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, actualmente está realizando un Máster en Gestión Cultural en la Universidad Carlos III de Madrid. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]