Una monja francesa de 118 años ahora es la persona viva más longeva del mundo

Imagina haber vivido todos los grandes acontecimientos mundiales del siglo XX. ¿Cómo hubiera sido sobrevivir a dos guerras mundiales y a dos pandemias, y ser testigo de la invención de la televisión, los helicópteros, el internet y los teléfonos inteligentes? Existe una mujer que ha vivido todo esto de primera mano: Lucile Randon, una monja francesa de 118 años de edad conocida como sor André.

Randon, que vive en una residencia de ancianos en Toulon, es ahora la persona viva más longeva del mundo, tras la muerte el 19 de abril de 2022 de la japonesa Kane Tanaka, de 119 años. Randon nació en Ales, al sur de Francia, el 11 de febrero de 1904, una década antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial. Aunque no se hizo monja católica hasta 1944, cuando adoptó el nombre de sor André, ha estado al servicio de los demás toda su vida. Ha trabajado como maestra e institutriz, y cuidó de niños durante la Segunda Guerra Mundial. Trabajó a tiempo completo hasta finales de los años setenta, y pasó 28 años trabajando con huérfanos y ancianos en un hospital de Vichy, en la región de Auvernia-Ródano-Alpes. Incluso después de tener que ingresar en la residencia de ancianos, siguió ayudando a cuidar a los demás residentes, a menudo más jóvenes, hasta que llegó a los 100 años.

Hoy en día, sor André ya no puede ser la ayudante consumada, ya que la edad ha afectado sus ojos y ya no puede ver. Además, ahora usa una silla de ruedas. Sin embargo, esto no ha mermado su espíritu independiente. Aunque dice que es horrible que ahora tenga que depender de otros para todo, sigue teniendo el objetivo de sobrevivir a la persona más vieja de la historia moderna: otra mujer francesa, llamada Jeanne Calment, que al parecer vivió hasta los 122 años y murió en 1997.

Sus días comienzan a las 7 de la mañana con el desayuno y después va a misa. En su habitación tiene una cama individual, una estatua de la Virgen María y una radio que ya no enciende; el mundo exterior es demasiado estresante. Sin embargo, el mundo exterior no la ha abandonado. En Año Nuevo recibió una carta escrita a mano del presidente Emmanuel Macron y muchas cartas y cajas de bombones de sus fans, que disfrutó con una copa de oporto (su favorito). El chocolate es un vínculo entre las personas más longevas, ya que se dice que las tres mujeres —Calment, Tanaka y Randon— amaban lo dulce. Todas ellas afirman que el chocolate era importante en sus vidas, al igual que las personas. La hermana André ha dicho: “Encuentra un gran amor y no comprometas tus necesidades”. Amigos, chocolate y oporto. ¿Hay algo mejor que eso?

Y, aunque está “orgullosa” de ser la persona más vieja del mundo, Randon se niega a dar muestras de ADN a quienes buscan el secreto de su longevidad, diciendo con una sonrisa: “Solo Dios lo sabe”.

Lucile Randon, una monja católica francesa conocida como sor André, se ha convertido en la persona viva más longeva del mundo. ¡Tiene 118 años!

Aquí está sor André recibiendo el reconocimiento oficial de su récord Guinness:

h/t: [LADbible]

Artículos relacionados:

El veterano más viejo de la Segunda Guerra Mundial celebra su cumpleaños 112

Hombre de 93 años revive su juventud al manejar su viejo coche en un videojuego

Mujer de 101 años adopta al gato más viejo del refugio y ahora son mejores amigos

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, actualmente está realizando un Máster en Gestión Cultural en la Universidad Carlos III de Madrid. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO