Este relieve del perro de un santo brilla porque la gente no deja de acariciarlo

St. John of Nepomuk Bronze

Los relieves del siglo XVII en la base de la estatua de san Juan Nepomuceno en Praga. (Foto: LAKUR/Depositphotos)

Todo el mundo adora a los perros, así que no es de extrañar que haya monumentos y estatuas que rindan homenaje al mejor amigo del hombre. En Japón está la famosa estatua del perro Hachikō, pero existe otro perro muy querido en otra parte del mundo que quizá sea menos conocido. Los turistas que recorran el puente de Carlos en Praga se encontrarán con un cachorro legendario enmarcado en un relieve de bronce en la base de una estatua de san Juan Nepomuceno. En este relieve, un caballero aparece en primer plano acariciando suavemente a su leal sabueso. El perro es tan querido por los transeúntes que brilla como oro, ya que todo el que pasa por allí lo acaricia. Pero ¿cuál es la historia de esta adorable tradición? Para saberlo, tenemos que viajar a la Praga del siglo XIV y conocer primero la historia de este puente y del santo.

 

La historia del puente de Carlos y de san Juan Nepomuceno

El puente de Carlos cruza el río Moldava en Praga, en la República Checa. Este puente medieval de piedra fue construido entre 1357 y 1402 por orden del rey Carlos IV de Bohemia, quien también fue emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Su hijo, el rey Wenceslao IV de Bohemia, continuó posteriormente el proyecto de construcción. Hoy en día, el impresionante puente sigue en pie y está decorado con estatuas añadidas durante los siglos XVII y XVIII. Como conecta la Ciudad Vieja y el castillo de Praga, el puente es una visita imperdible para los turistas.

Charles Bridge in Prague

Estatuas en el puente de Carlos de Praga. (Foto: VITALYTITOV/Depositphotos)

La más antigua de estas estatuas está hecha de bronce y data de 1683. Sobre un pedestal se encuentra una representación del santo católico medieval conocido como san Juan Nepomuceno. Este sacerdote vivió entre 1345 y 1393, una época que coincidió con la construcción del puente. Según su hagiografía (la vida de un santo), Juan Nepomuceno fue confesor de la reina de Bohemia.

St. John of Nepomuk on Charles Bridge in Prague, Czech Republic

La estatua de san Juan Nepomuceno es una de las muchas estatuas en el puente de Carlos en Praga, República Checa. (Foto: MARINA99/Depositphotos)

Este trabajo fue la perdición del pobre san Juan. Cuando el rey, enfadado y celoso, exigió conocer el contenido de la confesión de su esposa, san Juan Nepomuceno se negó a divulgarlo. El rey, probablemente Wenceslao IV, tomó represalias arrojando al obstinado clérigo al río Moldava para que se ahogara. Aunque no fue beatificado ni canonizado hasta el siglo XVIII, parece que Juan Nepomuceno fue rápidamente venerado como un mártir del sagrado secreto de confesión. También llegó a ser venerado como símbolo de la resistencia de la Iglesia a la invasión de los estados monárquicos.

St. John of Nepomuk Bronze

Este relieve muestra el martirio de san Juan Nepomuceno. (Foto: SEARAGEN/Depositphotos)

Poco antes de convertirse oficialmente en santo, Juan Nepomuceno fue conmemorado en el puente de Carlos. Su estatua presenta una corona de cinco estrellas, una palma (símbolo del martirio) y una cruz. Debajo de su figura hay dos placas de bronce que se han vuelto verdes por la edad y la exposición a los elementos. Una de ellas muestra la escena de su martirio. La leyenda dice que tocar al sacerdote que cae—e incluso a la reina en el puente—da buena suerte. Al igual que estos dos elementos, un perro representado de forma prominente en el otro panel también ha sido frotado hasta alcanzar un brillo dorado.

 

El caballero y el perro

Golden Dog Relief Statue in Prague

Antiguo relieve bajo la estatua de san Juan Nepomuceno en el puente de Carlos en Praga, República Checa. Según la leyenda, tocarlo da buena suerte. (Foto: AntonioGravante/Depositphotos)

En el panel en el que aparecen un caballero y un perro, no está del todo claro por qué aparece el cachorro, ya que no se mencionan “buenos chicos” en la vida del santo. Los expertos en las leyendas del puente especulan con que el caballero y el perro pueden representar la lealtad y el deber, dos cualidades que el sacerdote claramente poseía. Curiosamente, las fotografías antiguas no muestran que el perro brillara por ser acariciado constantemente. Esto sugiere que acariciarlo se volvió popular del siglo XX, a pesar de la antigüedad de la estatua.

Aunque el perro no se considera realmente un símbolo de buena suerte, está claro que a la gente le gusta acariciarlo porque su comportamiento cariñoso y leal representa el amor por los perros desde hace mucho tiempo. Desde los creadores de las estatuas hasta los turistas de hoy, todo el mundo quiere acariciar a un perrito. La próxima vez que estés en Praga, no olvides pasear por el puente de Carlos para obtener tu dosis de historia y ver a un perro adorable.

Artículos relacionados:

6 Ciudades medievales europeas que puedes visitar para viajar al pasado

Increíble animación muestra cómo se construían los puentes en Praga en el siglo XIV

5 Cosas que no sabías sobre Rosa Bonheur, la pintora de animales más famosa de Francia

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO