Home / Arquitectura / Biblioteca Nacional Mariano Moreno: un imponente hogar para la literatura en Buenos Aires

Biblioteca Nacional Mariano Moreno: un imponente hogar para la literatura en Buenos Aires

biblioteca mariano moreno argentina

Foto: Fotos de stock de Diego Grandi/Shutterstock

La Biblioteca Nacional Mariano Moreno es una de las más importantes del continente americano. Es también, por su arquitectura, una de las más singulares del mundo. Esta fascinante estructura, ubicada en el barrio de Recoleta en Buenos Aires, es un símbolo de la arquitectura moderna argentina y un ícono del brutalismo mundial.

Aunque fue inaugurado en 1992, el origen de este edificio se remonta a finales de los años 50, cuando el famoso escritor Jorge Luis Borges era director de la Biblioteca Nacional . Al considerar el tamaño del acervo y su constante expansión, el autor promovió la creación de una nueva sede–la tercera en la historia de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno, cuyo nombre actual es un homenaje a su primer director y uno de los líderes de la Revolución de Mayo.

 

La creación de la Biblioteca Nacional

biblioteca nacional marino moreno buenos aires

Foto: Fotos de stock de Sofia Zambra Aramburu/Shutterstock

Se decidió que el nuevo edificio sería levantado en un predio entre las calles Austria, Agüero y Avenida del Libertador, ocupado anteriormente por el Palacio Unzué, la residencia presidencial durante el gobierno de Juan Domingo Perón y demolida en 1958. Así, en 1961 se lanzó un concurso nacional para diseñar la nueva Biblioteca Nacional. Los requerimientos fueron redactados por Borges y algunos bibliotecarios expertos para que el edificio se ajustase a las necesidades del acervo y se garantizara la protección de los espacios verdes y los elementos botánicos que convivirían con el edificio.

El proyecto ganador fue el de los arquitectos Clorindo Testa (autor de otro gran ejemplo de brutalismo en Buenos Aires: la ex sede del Londres y América del Sur), Francisco Bullrich y Alicia Cazzaniga. Aunque el proyecto fue adjudicado en 1962, la inestabilidad política en Argentina provocó muchos retrasos: la piedra fundamental del edificio actual fue colocada en 1971, pero las obras estuvieron suspendidas hasta 1982. Y si bien la biblioteca fue inaugurada en 1992, trasladar el material bibliográfico desde la antigua sede en el barrio de San Telmo tomó un año más.

 

Un diseño inusual

biblioteca nacional argentina

Foto: Fotos de stock de Dios Editores/Shutterstock

La biblioteca, que se constituye en su mayoría por volumen enterrado, consiste en una estructura prácticamente rectangular de hormigón expuesto sostenida por cuatro “patas”, que albergan escaleras y ascensores. De acuerdo con Testa, esto evoca un gliptodonte, un mamífero acorazado extinto cuyos restos fueron descubiertos en la excavación del lugar.

El diseño replantea las conexiones entre cada ámbito que forma una biblioteca. Con la elevación de la estructura, la planta baja tiene una construcción mínima para conectarse orgánicamente con las áreas verdes que la rodean, mientras que el mirador urbano integrado en las salas de lectura propone que la literatura tiene una profunda conexión con el mundo exterior. Por otro lado, al “esconder” los depósitos de libros en el subsuelo, se gana espacio en las salas y se cuenta con espacio disponible para la expansión del acervo.

biblioteca nacional argentina

Foto: Fotos de stock de Dios Editores/Shutterstock

En la planta baja se encuentra la hemeroteca y la sala de publicaciones antiguas, y en su cubierta está la plaza pública que se conecta con las áreas verdes a su alrededor. En el primer piso hay una sala de exposiciones, un auditorio, la oficina de dirección y una cafetería. En el segundo, hay áreas administrativas, mientras que en el tercer piso podemos encontrar la audioteca, la fototeca y la mediateca. El cuarto alberga manuscritos históricos y materiales inéditos. La sala principal de lectura está en el quinto, mientras que en el sexto hay una sala de lectura libre, y ahí se encuentran los materiales de referencia. A lo largo del año, la biblioteca organiza muestras y espectáculos culturales, además de ofrecer recorridos guiados.

La sede de la Biblioteca Nacional fue declarada Monumento Histórico Nacional en 2017. Desde su apertura hace casi 30 años, este edificio ha sido un ícono de la arquitectura bonaerense, un hogar sin igual para la literatura y un espacio para preservar la memoria para las generaciones futuras.

biblioteca nacional argentina

Foto: Fotos de stock de Guadalupe Polito/Shutterstock

Artículos relacionados:

Brutalismo: ¿Qué es y por qué está de regreso?

MALBA: La historia y lo que tienes que ver en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires

Pedro Ramírez Vázquez: el genio de la arquitectura mexicana moderna

Ilustraciones minimalistas celebran la belleza de la arquitectura de Oscar Niemeyer

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO