Home / Fotografía / ConcursoLos espectaculares imágenes ganadoras del Concurso de fotografía National Geographic 2018

Los espectaculares imágenes ganadoras del Concurso de fotografía National Geographic 2018

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“Unreal” Ganador del Gran Premio. Primer lugar, Lugares. “Miles de automóviles Volkswagen y Audi permanecen inmóviles en medio del desierto de Mojave en California. Los modelos fabricados de 2009 a 2015 fueron diseñados para engañar a las pruebas de emisiones exigidas por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. Tras el escándalo, Volkswagen retiró millones de autos. Al capturar escenas como esta, espero que todos nos volvamos más conscientes y nos preocupemos más por nuestro hermoso planeta”. (Imagen y pie de foto por Jassen Todorov / Concurso de fotografía National Geographic 2018 )

Los ganadores del Concurso de fotografía National Geographic 2018, seleccionados de entre casi 10,000 imágenes inscritas, resaltan tanto la belleza de los seres vivos como la destrucción que pueden causar. Las fotos participantes se dividieron entre tres categorías: lugares, vida silvestre y personas. El premio mayor fue para una inquietante imagen titulada Unreal.

La fotografía, tomada por el instructor de vuelo y violinista de concierto Jassen Todorov, es una vista aérea de un cementerio de vehículos ubicados en el medio del desierto de Mojave en California. Miles de vehículos retirados de Audi y Volkswagen aparecen alineados tras haber sido abandonados después de que se descubriera que ciertos modelos estaban subvirtiendo las pruebas de emisiones exigidas por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Ahora, los vehículos acumulan polvo en medio del desierto; el hombre ha alterado el bello paisaje desértico una vez más.

Por su espectacular imagen, Todorov obtuvo el Gran Premio –que consiste de $5,000 dólares– y su foto fue publicada en el Instagram de National Geographic. Otra de las imágenes ganadoras captura a los ñus que cruzan el río Mara en Tanzania. La dramática imagen del fotógrafo Pim Volkers luce más como una pintura clásica que como una fotografía gracias a su magistral uso de la luz y la sombra.

En la categoría Personas, el íntimo retrato de Mia Collis de un fotógrafo de estudio en Kenia es una mirada conmovedora al efecto que la tecnología ha tenido sobre muchos profesionales. Desanimado por la falta de interés en los retratos de estudio por parte de un público acostumbrado a las selfies digitales, este fotógrafo cerró sus puertas y se retiró después de 37 años en el negocio de los retratos. Collis estaba tan preocupada por la noticia del inminente cierre del estudio que decidió rentar el local, y ahora el retrato del antiguo propietario vigila el negocio.

A continuación más imágenes ganadoras del Concurso de fotografía National Geographic 2018.

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“Flying at the Crossing” Primer lugar, Vida silvestre. “Era de madrugada cuando vi a los ñus cruzar el río Mara de Tanzania. Las capas del polvo, la sombra y el sol sobre el caos de ñus que levantan agua a su paso le dan a esta imagen una sensación de mística y encanto. Es casi como una pintura clásica. Aún me siento obligado a buscar los detalles de la imagen para terminar de absorber esta escena irreal”. (Imagen y pie de foto por Pim Volkers / Concurso de fotografía National Geographic 2018)

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“Sunday Best at the Weekend Studio” Primer lugar, Personas. “Tenía la idea de hacer una serie de retratos de personas portando sus atuendos más elegantes cuando tomé este retrato de David Muyochokera. Esta imagen en su último domingo trabajando como fotógrafo en Weekend Studio, en Kibera, un gigantesco asentamiento irregular en Nairobi, Kenia. Mi amigo Peter, quien vive en la zona, me había mostrado el estudio fotográfico justo cuando estaba a punto de desaparecer. Era un espacio impresionante, con fondos fantásticos y luz natural que entraba por la puerta. David había trabajado allí durante 37 años, pero Weekend Studio estaba a punto de ser cerrado permanentemente. Las cámaras de los teléfonos eran tan comunes ahora, me dijo, que menos personas querían retratos de estudio. David planeaba retirarse y regresar a casa en el campo. Me preocupó el inminente cierre del estudio, por lo que finalmente me hice cargo del alquiler. Un retrato de David ahora cuelga en Weekend Studio en su memoria”. (Imagen y pie de foto por Mia Collis / Concurso de fotografía National Geographic 2018)

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“Thunderbird in the Dust” Segundo lugar, Lugares. “Un Ford Thunderbird oxidado aparece cubierto por polvo rojo de una tormenta supercelda en Ralls, Texas. Los campos secos y arados del noroeste de Texas fueron una presa fácil para la tormenta, que tuvo vientos de más de 90 kilómetros por hora, arrancando la capa superior del suelo y llevándola más al sur. Estaba pronosticando y posicionando a un equipo de videógrafos y fotógrafos que perseguían el Tornado Alley; este fue nuestro último día de una persecución, y tuvimos mucho éxito tras haber presenciado 16 tornados en 10 días. El área objetivo para el inicio de una tormenta fue justo al sur de Amarillo, Texas. Una vez que la tormenta se convirtió en una supercélula, se dirigió hacia el sur con vientos de salida que eran lo suficientemente fuertes como para romper la capa superior del suelo y hacerla volar.” (Imagen y pie de foto por Nicholas Moir / Concurso de fotografía National Geographic 2018)

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“Love of Life” Tercer lugar, Personas. “Un devoto hindú besa a su bebé recién nacido durante el festival Charak Puja en Bengala Occidental, India. La práctica tradicional exige que el devoto sea perforado con un gancho y, a veces, balanceado con una cuerda. Este doloroso sacrificio es llevado a cabo para salvar a sus hijos de la ansiedad. Mientras cubría el festival, pude ver la práctica religiosa desde la perspectiva de los devotos hindúes. Traté de capturar el momento de amor y unión entre un padre y su hijo, y mostrar la preocupación de un padre por su pequeño.” (Imagen y pie de foto por Avishek Das / Concurso de fotografía National Geographic 2018)

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“Deep Snow” Segundo lugar, Vida silvestre. “A unas pocas millas de Qaanaaq (Thule), Groenlandia, estaba en una caminata en busca de bueyes almizcleros cuando me encontré con un grupo de ellos. Este buey corría en una ladera sobre la nieve profunda que reventaba a su paso; una vista increíble. La imagen se formó en unos segundos. Tuve la suerte de estar en el lugar correcto para observarlos retozando, y luego tuve la increíble experiencia de verlos de cerca durante aproximadamente una hora. Me encanta fotografiar bueyes almizcleros contra el paisaje invernal: son unos sobrevivientes del Ártico extremadamente fuertes. Esta foto muestra su belleza y su poder, y la nieve con la que lidian durante aproximadamente ocho meses del año.” (Imagen y pie de foto por Jonas Beyer / Concurso de fotografía National Geographic 2018)

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“Road to Ruin” Tercer lugar, Lugares. “Durante una asignación para Der Spiegel, hicimos un viaje por carretera a través de Siria para documentar la situación actual en las principales ciudades. Cuando entré por primera vez en el distrito de Khalidiya en Homs, me sorprendí. No había visto una destrucción de esa magnitud antes, y había estado en muchas ciudades destruidas. El área alrededor del distrito de Khalidiya era extremadamente tranquila. No hay sonidos de ciudad, los coches, nada. Sólo el canto de las golondrinas y el viento.
Caminamos por las calles de Khalidiya, pero la destrucción era tan grande que no se podía tener una visión general desde el punto de vista de la calle; solo se podía capturar con una vista desde arriba. Para hacer esta imagen, le pregunté a un soldado sirio a cargo del área si podía escalar una ruina. El soldado estuvo de acuerdo, y me permitió escalar bajo mi propio riesgo. Subí las ruinas de una antigua casa, que estaba llena de artefactos explosivos improvisados, y tomé la foto. Tuve mucha suerte de tomar la foto cuando estaba en la azotea. Sin ningún signo de vida, habría sido una imagen muerta. Puedo recordar esto vívidamente“. (Imagen y pie de foto por Christian Werner / Concurso de fotografía National Geographic 2018)

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“Snowflakes” Mención honorífica, Lugares. “El estanque azul de Japón en Biei-cho, Hokkaido, se ha hecho muy famoso por atraer turistas de todo el mundo. Está rodeado de hermosas montañas y árboles. Este estanque, congelado durante el invierno, se hizo artificialmente para evitar la contaminación del río desde el volcán activo cercano, el Monte Tokachi. El agua acumulada del estanque contiene altos niveles de minerales, como los que contienen aluminio. La irresistible vista del estanque azul puede quitarle el aliento.
Para capturar esta imagen, hice la exposición más larga para capturar la forma en que caía la nieve. Al mismo tiempo, encendí el estroboscopio por un momento para capturar los copos de nieve que se reflejan en el primer plano. Tomé todas las fotos que pude y elegí la que creía que tenía el mejor equilibrio entre la nieve que caía y los copos de nieve fuera de foco. Quería expresar cómo se crea el tiempo en un solo momento y, al unir estos momentos, se hace historia.” (Imagen y pie de foto por Rucca Y Ito / Concurso de fotografía National Geographic 2018)

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“A New Look” Tercer lugar, Vida silvestre. “Conforme pasaban las horas de la noche y los párpados me pesaban, dos rinocerontes blancos del sur aparecieron en silencio desde las sombras para beber de un abrevadero en la Reserva de Caza Zimanga de Sudáfrica. En alerta, se colocaron espalda con espalda, observando sus alrededores antes de bajar sus cabezas. Me sentí privilegiado de compartir este momento con estos animales en peligro de extinción.
Aunque estaba bien preparado técnicamente, con mi cámara colocada correctamente en un trípode, subestimé el impacto emocional que las magníficas bestias tendrían en mí. Los había fotografiado meses antes, y ahora ambos rinocerontes tenían una nueva imagen: sus cuernos habían sido removidos para disuadir a los cazadores furtivos. Había oído hablar de esto, pero todavía no lo había visto. Me llenó de emoción –y horror– que la caza furtiva tuviese un efecto tan devastador. Hacerle esto a los rinocerontes debió de ser una decisión difícil, y estoy agradecido por los esfuerzos de la reserva.” (Imagen y pie de foto por Alison Langevad / Concurso de fotografía National Geographic 2018)

2018 National Geographic Nature Photographer of the Year

“Roadside Motel” Segundo lugar, Personas. “En unas vacaciones familiares conduciendo de Sydney a Uluru, nos detuvimos en un motel de carretera en la pequeña localidad rural de Nyngan, en el borde del interior de Australia. El área está en el cinturón de trigo, y era inusualmente caluroso para esa época del año, más de cien grados Fahrenheit (>37 ºC) y lleno de polvo. Nuestra hija, Genie, aparece disfrutando de un refrescante baño en un patito de goma posado en el fregadero.” (Imagen y pie de foto por Todd Kennedy / Concurso de fotografía National Geographic 2018)

National Geographic Photo Contest: Sitio

My Modern Met obtuvo permiso de National Geographic para reproducir estas imágenes.

Artículos relacionados:

Conoce a los ganadores del Concurso Internacional de Fotoperiodismo Andréi Stenin 2018

Los increíbles ganadores de los Siena International Photo Awards 2018

Estas son las imágenes ganadoras del concurso Wildlife Photographer of the Year 2018

El concurso Historic Photographer of the Year celebra el esplendor de lugares históricos alrededor del mundo

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO