Tecnología 3D revela el mayor repositorio de arte rupestre de Norteamérica

Glifo de barro de una cueva en Alabama

Antropomorfo vestido de 1.80 metros de largo (Foto: Stephen Alvarez; ilustración: Jan Simek)

El sureste de Estados Unidos cuenta con más de 10,000 cuevas ricas en historia. Los pueblos originarios utilizaron estas cuevas como lienzo, dejando tras de sí una gran cantidad de arte rupestre. Hasta ahora, buena parte de ese arte había permanecido oculto debido a su ubicación en espacios estrechos y a la acumulación de barro que ha cubierto estas marcas. Pero un nuevo estudio ha mostrado cómo la tecnología 3D puede ayudar a revelar estos misterios.

Un grupo de investigadores entre los que se encuentra el fotógrafo Stephen Álvarez, quien a menudo colabora con National Geographic, y Jan Simek, arqueólogo de la Universidad de Tennessee, Knoxville, utilizó escáneres en 3D en una enorme cueva de Alabama, y los resultados son increíbles. La 19º cueva sin nombre tiene algo más de cinco kilómetros de longitud y se encuentra en un terreno privado de Alabama. Su ubicación exacta se mantiene en secreto para evitar que sea vandalizada. Simek y su equipo llevan más de 20 años estudiando la cueva, pero siempre les había resultado difícil documentar su arte rupestre.

¿Por qué? Para empezar, los techos son bajos. Tan bajos que, cuando Álvarez intentó fotografiarlos en 1998, fue imposible conseguir una buena toma. “No pude tomar una imagen interesante de ese techo”, compartió. “No habría forma de que una revista publicara una de esas fotos”.

Mapeo en 3D de una cueva por Stephen Alvarez

Stephen Alvarez fotografiando la 19º cueva sin nombre (Foto: Alan Cressler).

También era muy difícil, si no es que imposible, ver el arte rupestre. Los glifos de barro son marcas hechas en arcilla húmeda. A lo largo de los años, el entorno húmedo ha mantenido estas marcas a salvo, pero también las cubrían con una capa de barro que impedía verlas a simple vista. Afortunadamente, en 2017 se desarrolló la tecnología para superar estos desafíos.

Utilizando una técnica de mapeo en 3D llamada fotogrametría, Álvarez –que también dirige el Archivo de Arte Antiguo– fue capaz de unir miles de fotos de alta resolución. El proyecto les obligó a construir un nuevo ordenador después de que el calor generado por el procesamiento de las imágenes fundiera la placa base de su ordenador original.

Los resultados confirmaron lo que Alan Cressler, el fotógrafo y explorador que descubrió la cueva y fue coautor del estudio, había notado: había muchos más glifos de barro de los que inicialmente se creía. De hecho, la 19º cueva sin nombre puede considerarse ahora el mayor depósito de arte rupestre de Norteamérica.

Glifo de barro indígena en una cueva en Alabama

Figura de serpiente con cabeza redonda y marcas corporales en forma de diamante (Foto: Stephen Alvarez; ilustración: Jan Simek)

Muchos de los glifos de barro son de gran tamaño, y el más grande mide más de dos metros. Las imágenes incluyen muchas representaciones de figuras humanas vestidas, así como serpientes. Aunque el significado exacto del arte sigue siendo un misterio, Simek cree que es probable que tengan un significado espiritual. Fueron creadas hace más de 1,000 años, durante el periodo silvícola, una época en la que los grupos indígenas de la zona consideraban que las cuevas eran portales espirituales.

Ahora comienza la ardua tarea de catalogar los glifos de barro recién descubiertos, así como de desentrañar el misterio que encierra su significado. El equipo también utilizará sus habilidades en el modelado de cuevas en 3D para seguir documentando aún más cuevas en el sureste americano, con sus hallazgos publicados en el Archivo de Arte Antiguo.

Un grupo de investigadores ha utilizado tecnología de mapeo 3D para revelar los antiguos glifos de barro en una cueva de Alabama.

Estas obras de arte rupestre fueron creadas hace más de 1,000 años por grupos indígenas de la zona.

Native American Cave Art in Alabama

Antropomorfo vestido de 2 metros de largo (Foto: Stephen Alvarez; ilustración: Jan Simek)

Si bien la cueva fue descubierta hace más de 20 años, no fue hasta 2017 cuando la tecnología avanzó lo suficiente como para documentar estos dibujos.

h/t: [Smithsonian]

Artículos relacionados:

Esta increíble pintura rupestre de un jabalí tiene 45,000 años de antigüedad

La pieza de arte rupestre más antigua de Australia es una pintura de canguro de hace 17,300 años

“La Capilla Sixtina de la antigüedad”: Investigadores descubren miles de pinturas rupestres en el Amazonas

Brasil tiene túneles prehistóricos creados por perezosos terrestres gigantes

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, actualmente está realizando un Máster en Gestión Cultural en la Universidad Carlos III de Madrid. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO