Home / HistoriaEl jardín zen: una de las máximas expresiones de la cultura japonesa

El jardín zen: una de las máximas expresiones de la cultura japonesa

jardín zen

Fotos de stock por Valeria Cantone/Shutterstock
Este post puede contener links de afiliados. Si realizas una compra, My Modern Met puede obtener una comisión. Por favor lee nuestra divulgación de afiliados para mayor información.

Los karesansui—o jardines zen—son uno de los elementos más famosos de la cultura japonesa. Destinados a estimular la meditación, estos hermosos “jardines secos” están hechos principalmente arena y rocas. Así, estos espacios invitan a la reflexión sobre el significado de la vida al plantear una perspectiva austera sobre la naturaleza.

Hoy en día, los jardines zen no se limitan a históricos templos japoneses, ya que muchas propiedades residenciales en todo el mundo–donde se necesita un poco de tranquilidad—han incorporado este elemento. Por otro lado, seguro has visto los jardines miniatura que algunas personas tienen en sus escritorios. Sin importar el tamaño, el propósito del jardín zen sigue siendo el mismo: despejar la mente y entrar en un estado meditativo.

Aunque son muy reconocibles, ¿sabes cuál es el propósito de un jardín zen japonés? ¿Cómo surgieron los jardines zen? Conozcamos cómo la arena y las piedras transformaron la cultura japonesa, así como algunos de los mejores jardines zen del mundo.

La historia del jardín zen

Los jardines zen aparecieron con el surgimiento del budismo zen. La filosofía zen se introdujo en Japón desde China en el siglo XII y se hizo bastante popular entre los samuráis y los señores de la guerra que la admiraban por su enfoque en el control y la autodisciplina.

jardines zen

Fotos de stock por Slavko Sereda/Shutterstock

En los siglos XIV y XV, durante el periodo Muromachi–que tuvo lugar al mismo tiempo que el Renacimiento italiano–comenzaron a aparecer jardines especiales en los templos zen. Particularmente, los monjes comenzaron a diseñar jardines de rocas con significado esotérico en Kioto, una ciudad que todavía alberga algunos de los jardines zen más bellos del mundo.

Al eliminar el agua y optando por incorporar piedras, los monjes crearon un paisaje atemporal con una forma casi abstracta. En China, las composiciones hechas de piedras ya eran comunes, pero era algo revolucionario para el Japón de esa época. El agua se representaba cuidadosamente rastrillando la arena en patrones ondulados, mientras el diseño de los jardines a menudo tomaba en cuenta que estos jardines serían vistos desde cierta perspectiva sobre una plataforma.

La arena blanca no solo representa agua, sino que también proporciona un espacio negativo en la composición y, por lo tanto, el vacío. En cambio, las rocas se utilizan para representar diferentes elementos de un paisaje típico: islas, montañas, árboles y animales. Organizado de manera equilibrada (pero no simétrica), y a menudo en grupos de tres, la aparente simplicidad de un jardín de rocas japonés revela ideas complejas a través de la meditación.

Teniendo en cuenta el significado de los jardines zen, no es una sorpresa que el manual de planificación de jardines más antiguo del mundo—Sakuteiki—fuera publicado en el siglo XI para ayudar a quienes seguían esa filosofía. El manual guiaba a los diseñadores en la selección y ubicación de las piedras y en cómo perfeccionar los patrones rastrillados.

 

Los jardines zen de Kioto

Kioto sigue siendo el hogar de los mejores jardines zen del mundo, ya que el fenómeno comenzó en los templos budistas zen de esta ciudad. Hoy en día puedes visitar estos maravillosos lugares de reflexión.

 

Ryoan-ji

Ryoan-ji - jardín zen en kioto

Foto: Fotos de stock por cowardlion/Shutterstock

Considerado uno de los jardines más hermosos del mundo, Ryoan-ji es la máxima expresión del diseño del jardín zen. El jardín es un rectángulo de casi 250 metros cuadrados llenos de arena blanca y 15 piedras dispuestas en cinco grupos de tres. Un rastro de musgo alrededor de cada piedra es el único signo de vegetación y cada día los monjes rastrillan cuidadosamente la arena en patrones perfectos.

“El jardín de Ryōan-ji no simboliza nada, o con mayor precisión, para evitar cualquier malentendido, el jardín de Ryōan-ji no simboliza, ni tiene el valor de reproducir una belleza natural que uno puede encontrar en el mundo real o un mundo mítico”, escribió el historiador Gunter Nitschke. “Considero que es una composición abstracta de objetos ‘naturales’ en el espacio, una composición cuya función es incitar a la meditación”.

 

Tenryu-ji

jardines zen en japon

Foto: Fotos de stock por javarman/Shutterstock

Este jardín, construido en el siglo XIV, muestra una transición hacia el paisaje seco que asociamos con los jardines zen. Un estanque reflejante en el fondo contrasta con una cascada hecha de piedra, así como con la gravilla rastrillada que puede ser contempla desde una plataforma de observación.

 

Saiho-ji

templo de musgo kioto

Foto: Ivanoff~commonswiki [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Este ejemplo del diseño temprano de un jardín zen es notable porque está cubierto de musgo. De hecho, Saiho-ji es conocido como el “Templo de Musgo”. Sin embargo, este jardín del siglo XIV no siempre se vio así. Después de que el templo cayó en desuso, el musgo cubrió lentamente las rocas y la grava. A pesar de ello, aún es posible ver las islas rocosas del jardín que representan una tortuga nadando en un lago de musgo, así como una roca de meditación para promover la calma y el silencio, y una cascada seca.

 

Daitoku-ji

Japanese Rock Gardens

Foto: Ningún autor legible por máquina proporcionado. Autor aparente: Ivanoff~commonswiki (basado en reclamos de derechos de autor). [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Este complejo de templos amurallados en realidad alberga 22 subtemplos, muchos de los cuales cuentan con jardines Zen impresionantes. En particular, el jardín de rocas en Daisen-in es famoso por su diseño–los académicos creen que puede ser una metáfora de un viaje por la vida. El jardín comienza con una cascada de piedra, que simboliza el nacimiento, y termina con un río simbólico rastrillado que desemboca en el “océano” abierto, que simboliza la muerte.

 

Ginkaku-ji

Zen Garden at the Silver Pavilion

Foto: Stock Photos por Thomas_HB/Shutterstock

También conocido como el Pabellón de Plata, Ginkaku-ji es famoso por su increíble paisaje. Administrado por el pintor y artista paisajista japonés Sōami, Ginkaku-ji se diferencia de otros templos debido a que fue construido para servir como el refugio de un shogun, y en lugar de ser utilizado por los monjes, fue convertido en un templo después de su muerte. Lo más destacado son los jardines y conos de arena rastrillada del templo, uno de los cuales mide 2 metros de altura. Se cree que este cono en particular simboliza el Monte Fuji.

 

¿Quieres saber más? Adquiere  Japanese Zen Gardens (en inglés) por Yoko Kawaguchi o toma un recorrido guiado por los jardines de Kioto.

 

Artículos relacionados:

Ikebana: Conoce el arte japonés de los arreglos florales y descubre cómo hacer el tuyo

Wabi-sabi: El arte japonés de encontrar la belleza en la imperfección de la cerámica

Kintsugi, el arte de reparar objetos rotos con oro

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO