Barco histórico reclamado por la naturaleza tiene una segunda vida como rompeolas

Small forest growing on a shipwreck in the Pacific Northwest from r/interestingasfuck

Aunque ya hemos visto barcos reclamados por la naturaleza, esto normalmente ocurre debido a un naufragio. Sin embargo, en el estado de Washington hay un barco lleno de árboles que tiene otro propósito. Situado en la parte occidental del estado, en Anacortes, una goleta de cuatro mástiles llamada La Merced ha cobrado nueva vida como rompeolas en un caso de reciclaje creativo. Desde que fue trasladado a su actual ubicación en 1966, el barco ha sido dominado por los árboles que crecen en la arena que llena su casco. El barco forma ahora parte de la historia marítima y fue inscrito en el Registro Histórico Nacional en 1990.

La Merced tiene una larga historia desde su creación en 1917. Mientras que las goletas de cuatro mástiles se contaban por centenares, La Merced es una de las cuatro que permanecen intactas. El barco fue una goleta auxiliar durante la Primera Guerra Mundial antes de ser utilizada en el comercio de madera entre Portland y California.  Luego se acondicionó para transportar petróleo desde Estados Unidos a Australia y Nueva Zelanda, trayendo grano en su viaje de regreso. Pero las aventuras de este barco no terminaron ahí. A finales de la década de 1920, La Merced, de 70 metros de largo, se transformó en una fábrica de conservas flotante y trabajó fuera de Alaska.

Al acercarse el final de su vida útil, el barco fue vendido como salvamento en 1965. Fue entonces cuando se cortaron sus majestuosos mástiles. También se desmontaron las hélices, los motores y los accesorios de cubierta antes de trasladar la goleta al astillero de Lovric. Es ahí donde el barco permanece hasta hoy, encallado entre rocas y escombros. Aunque La Merced ya no flota en el agua, el barco se ha mantenido hermético y sorprendentemente está en un muy buen estado.

Utilizar el barco rescatado como rompeolas fue una idea bastante ingeniosa del propietario del astillero deLovric. Anton Lovric, conocido cariñosamente como Tony, nació en Croacia y emigró a Estados Unidos en 1960. Empresario de toda la vida, en poco tiempo Lovric fue capaz de transformar una antigua planta de procesamiento de mariscos en el puerto deportivo y astillero que aún lleva su nombre. Fue Lovric quien tuvo buen ojo para reutilizar La Merced. Llevó el barco a su ubicación actual solo un año después de comprar la propiedad.

Y ahí permanece; un trozo de historia náutica que sigue viva en un nuevo rol. Protegiendo el puerto deportivo de las olas, La Merced es también uno de los lugares favoritos de los fotógrafos a los que les encanta captar el verdor que llena el barco.

La Merced es una goleta de cuatro mástiles que se ha transformado en un rompeolas.

Con el tiempo, muchos árboles han proliferado en el casco de arena.

Artículos relacionados:

Este barco hundido de hace más de 100 años ha sido reclamado por la naturaleza

Este buque de guerra del siglo XVII fue extraído del mar Báltico en excelentes condiciones

Esta foto resalta la gran escala de una bandera presente en la batalla de Trafalgar

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO