Hermosos cúmulos de tul ondulante llenan espacios inesperados con poder femenino

Instalaciones de tul en un castillo por Ana Maria Hernando

“Flood (Déferlante),” 2020

La artista visual argentina Ana María Hernando ha estado rodeada de telas desde muy pequeña. Su familia tenía una fábrica textil—donde pasó muchos veranos trabajando cuando era adolescente—por lo que no es de extrañar que esta influencia se refleje en su arte. Desde que se convirtió en artista visual, ha trabajado con diversos medios, incluyendo la pintura, el dibujo, el estampado e incluso ha incorporado poesía a su obra. Sin embargo, fue hasta hace 20 años cuando empezó a explorar el uso de textiles en su práctica artística.

“El textil me llegó de una forma más escultórica”, cuenta Hernando a My Modern Met. “Al principio empecé a hacer pequeñas instalaciones experimentales. Empecé incorporando bordados. Fue entonces que me asaltaron todos los recuerdos de mis abuelas y mi madre reuniéndose para coser o tejer con gancho durante tardes enteras. Sentí una fuerte conexión con este ritual de mujeres que se reúnen para hacer su oficio y el lugar que ocupa en sus vidas, y su naturaleza acumulativa y continua. Es una tarea tan ‘transportable'. Es la inmediatez y la simplicidad de la misma, lo fácil que es llevarla contigo. Dos agujas y los hilos son más que suficientes. Me parece una actividad adaptativa y orgánica… También me ha llamado la atención el elemento energético, cómo los tejidos observan tanto la energía de quienes los trabajan y las acciones de todos los que están en contacto con ellos debido a su cualidad porosa. Creo que esto sucede como resultado de la propia naturaleza manual del trabajo textil”.

Instalaciones de tul en un castillo por Ana Maria Hernando

“Flood (Déferlante),” 2020

La evocadora obra de Hernando le ha traído reconocimiento a lo largo de su carrera. En 2020, la talentosa artista se convirtió en la primera mujer en recibir el Premio Henry Clews de Escultura de la Fundación de Arte La Napoule, lo que le hizo ganar una residencia de un año en el Château de La Napoule, en Francia. Durante este periodo, Hernando creó una serie de instalaciones in situ usando tela de tul como medio principal. Limitada por las restricciones de la pandemia, tuvo la oportunidad de superar sus propios límites artísticos y experimentar con el material de gasa.

“Antes de mi último proyecto en el Château de la Napoule, experimenté con el tul para mis primeras instalaciones temporales al aire libre en Colorado”, explica Hernando. “Descubrí los efectos de todo tipo de factores externos sobre el tul cuando se expone al medio ambiente. El viento, el sol, el smog. Fue fascinante observar esta cualidad relacional del tejido con el entorno. Cuando llegué a Francia a principios de 2020, tenía planeada una exposición con todo tipo de instalaciones—muchas con tul como material—programadas en el recinto. Pero debido a la pandemia, tuve que cambiar el plan por completo. Cuando empezó el confinamiento en Francia, el único material que tenía en el estudio era el tul, en rollos. No tenía ningún material para construir las estructuras, así que decidí utilizar el Château, las pocas personas que me rodeaban e incluso a mí misma como estructuras. Podía experimentar y hacer muchas cosas con el tul. Las restricciones abrieron muchas posibilidades nuevas”.

En las instalaciones resultantes, cúmulos de tul de colores salen de los lugares más inesperados. Con un castillo francés como telón de fondo, las llamativas piezas de Hernando adquieren una cualidad etérea que recuerda a los cuentos de hadas o a las tierras de ensueño de otro mundo, aunque hay mucho más que detrás de los hilos de gasa de cada escultura. Cargadas de vibrante energía femenina, las obras también subvierten, desafían y exploran las ideas tradicionales asociadas a la feminidad.

“Por un lado, mi trabajo tiene que ver con la abundancia, con esa energía imparable”, revela Hernando. “Soy una persona apasionada. Hay una urgencia que siento por el hecho de estar viva. Este flujo de amor, de vida. Y la urgencia está en estar despiertos durante este tiempo que estamos vivos. Y vivir con intención. Esta efusión de amor, y entrega, es lo que quiero comunicar. Además, mi trabajo tiene mucho que ver con lo femenino. Y es muy femenino. Grande, femenino, imparable, en tamaño y color. Sin restricciones, sin disculpas”.

Instalaciones de tul de Ana Maria Hernando

“Flood,” 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

“Durante muchos siglos, las mujeres y lo femenino han sido un tema incómodo para la sociedad, y todavía queda mucho trabajo por hacer”, continúa. “Quiero que mi trabajo tenga una cualidad de fortaleza, fuerte en su naturaleza femenina. Quiero que esa fuerza que puede aportar lo femenino esté realmente presente. Y debo decir que, en cierto modo, me he metido en una trampa, volviendo a mi trabajo con el tul. Por lo general, la gente asocia el tul con las bodas y los cuentos de hadas, y puedo entender por qué la gente va allí. Pero yo no quiero dar a la gente un cuento de hadas. Estas esculturas tratan del poder. A menudo parece que el poder solo puede encontrarse en materiales duros, en formas estrictas y rigurosas. Quiero reivindicar la idea de cómo puede ser el poder, y mostrar que también puede encontrarse en este elemento aparentemente suave que es el tul. Por eso es tan importante para mí la escala y la superposición de estas piezas”.

Para ver más de la increíble obra de Hernando, visita su sitio web o síguela en Instagram. También puedes ver varias de sus obras en las próximas exposiciones de 2021: Fervor, que se inaugurará en el Jardín Botánico de Denver el 11 de septiembre, y el Memorial Covid-19 para la Bienal de las Américas, que se inaugurará en el Museo de las Américas de Denver el 21 de septiembre.

La artista visual argentina Ana María Hernando crea etéreas instalaciones in situ donde cúmulos de tul fluyen desde lugares inesperados.

Instalaciones de tul de Ana Maria Hernando

“Waterfall,” 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

Instalaciones de tul de Ana Maria Hernando

“Waterfall,” 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

Instalaciones de tul de Ana Maria Hernando

“Waterfall,” Detail, 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

Instalaciones de tul de Ana Maria Hernando

“Desborde (Overflow),” 2020

Hernando ha estado rodeada de textiles desde niña, y siempre busca incluirlos en su obra.

Instalaciones de tul de Ana Maria Hernando

“Solo escuchaba el aire (Only the Air Was Heard),” 2020

Instalaciones artísticas de tul

“Without the Weight of Being Awake (Sin el peso de estar despiertos),” 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

Instalaciones de tul de Ana Maria Hernando

“Epiphany,” 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

Instalaciones de tul de Ana Maria Hernando

“Ñusta Espléndida (Cantamos fuerte para que nos escuchan); Splendid Ñusta (Singing Loudly To Be Heard),” 2020

Estas instalaciones de tul están cargadas de vibrante energía femenina, pero también subvierten, desafían y exploran las ideas tradicionales asociadas a la feminidad.

Instalaciones de tul

“A Visit From the Mountain,” instalación performativa, 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

Instalaciones de tul

“To Make a Place for a Bird To Land,” 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

Instalaciones de tul de Ana María Hernando

“To Make a Place for a Bird To Land,” Detail, 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

Instalaciones artísticas de tul

“Unmoored From the Familiar Expectations,” instalación performativa, 2020 (Foto: Rachel Berkowitz)

Ana María Hernando: Sitio web | Instagram | Facebook

My Modern Met obtuvo permiso de Ana María Hernando para reproducir estas imágenes.

Artículos relacionados:

Entrevista: Artista manipula tul de colores para construir rostros enigmáticos

Estos bordados etéreos en tul transparente parecen flotar en el aro

Artista colabora con el viento para hacer que telas de colores cobren vida junto al mar

5 Artistas textiles para celebrar durante el Mes de la Historia de la Mujer

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.

CONTENIDO PATROCINADO