Pata visita dos veces el mismo balcón en el 7º piso para empollar a sus patitos

Los que se vieron obligados a pasar el confinamiento por la pandemia en una gran ciudad seguramente se sintieron un poco más encerrados que la mayoría. Estar dentro de un pequeño apartamento por varios meses y tener pocas opciones de entretenimiento o recreación en el exterior es suficiente para hacer que cualquiera se vuelva loco. Y realmente, la vida en la ciudad tampoco suele ofrecer muchas oportunidades para relajarse y conectar con la naturaleza. Sin embargo, para la usuaria de Twitter Johanna Kolerski-Bezerra, una grata distracción de la monotonía llegó hasta su puerta: una madre pata en busca de un lugar para poner sus huevos.

Durante el primer confinamiento en Londres, la futura mamá aterrizó en el balcón del séptimo piso de Kolerski-Bezerra, en una cuadra cercana al Parque Olímpico Reina Isabel, en el este de Londres. Esta zona, conocida por su ambiente urbano, sus barrios, sus universidades y sus distritos comerciales, no es precisamente el lugar adecuado para criar una pollada de ánades reales, y menos a siete pisos de altura. Aun así, la valiente madre ánade real eligió una acogedora jardinera en su balcón como lugar perfecto para su nido. Sorprendida, pero no del todo disgustada, Kolerski-Bezerra llamó a su nueva amiga Carmen.

Un año más tarde, cuando se volvió a imponer el confinamiento en 2021, el ánade real regresó una vez más para reclamar su lugar de anidación. A diferencia del año anterior, esta vez Carmen trajo compañía: un ánade real macho, que Kolerski-Bezerra supuso que era la pareja de Carmen. “La primera vez que vimos un huevo fue una verdadera sorpresa”, explica Kolerski-Bezerra. “¿Cómo puede un pato poner huevos en el balcón de un séptimo piso en una zona muy urbanizada? La segunda vez hubo sentimientos encontrados. Estábamos contentos de tenerla de vuelta, pero no nos emocionaba la intensa limpieza que viene después de los patitos”.

Aunque hubo algunos inconvenientes la segunda vez, Kolerski-Bezerra permitió a Carmen reclamar su lugar de anidación y decidió documentar todo el proceso en Twitter. La obediente madre pato preparó su material de anidación, arrancando hojas del falso follaje del balcón y plumas de su propio pecho para ayudar a mantener los huevos calientes mientras se incubaban. Al cabo de seis semanas, los huevos empezaron a eclosionar, iniciando el complicado proceso de llevar a los patitos recién nacidos a tierra y a una fuente de agua adecuada para su supervivencia.

“Algo nuevo que aprendimos este año fue a pedir ayuda”, dice Kolerski-Bezerra. “¡Sacar a un pato y a sus crías del balcón es difícil! Vinieron dos voluntarios del Santuario de Cisnes—Gill y Andy—y sin ellos no habríamos podido hacerlo. Todos llevamos a la familia de patos al estanque más cercano, Waterglade, en East Village”.

Así pues, todo salió bien para Carmen y sus patitos. Ahora parece que tendremos que esperar para ver si la ingeniosa pata vuelve a reclamar su lugar de anidación el año que viene o si busca un lugar más cerca del suelo.

Una ánade real decidió poner sus huevos en el balcón de un séptimo piso en una zona muy urbanizada del este de Londres, ¡y lo hizo dos años seguidos!

¿Adivinen quién regresó? Carmen la #pata. Esta vez, su pareja está aquí con ella.

Carmen la #pata está preparando su nido (y destruyendo mi pantalla de hojas falsas).

Día 7: 7 huevos. Carmen la #pata está viniendo cada mañana a poner un🥚 

Los huevos 🥚 están eclosionando 🐣

¡Más patitos! Carmen la #pata está muy ocupada.

Los sorprendidos propietarios acogieron de nuevo a su amiga y cuidaron de la madre pato y sus patitos recién nacidos hasta que pudieron devolverlos a la naturaleza.

¡16 patitos! Carmen la #pata lo hizo bien.

Pusimos una jaula de perros para Carmen la #pata y parece gustarle. Un lugar seguro para la familia. Así debería ser fácil llevarlos al estanque más cercano.

Un momento de descanso para Carmen la #pata después de su baño matutino. Este es su último día en el Hotel Balcón antes de ser trasladados al estanque más cercano mañana en la mañana.

Uno de los patitos se quedó atrás; no quería meterse en el agua. Así que, en su lugar, se fue al Santuario de Cisnes para hacerse más fuerte. Aquí, seguro y calentito en la criadora con sus dos nuevos amigos

Carmen la #pata fue trasladada al estanque local después de pasar un mes incubando sus 16 🥚 y unos días cuidando a sus patitos en el balcón de un 7º piso. ¡Gracias a Gill y Andy del Santuario de Cisnes!

 

Johanna Kolerski-Bezerra: Twitter
h/t: [IFLSience]

Artículos relacionados:

Mira a este adorable patito tomar una siesta con una flor en la cabeza

Un hermoso pato mandarín hace su aparición anual en Canadá

Un perro y un pato tienen una adorable e inesperada amistad

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO