Conoce la increíble técnica japonesa del siglo XV para cultivar cedros ultrarrectos

A las afueras de Kioto hay inmensos bosques de cedros plantados a lo largo de las colinas. Estos cedros de Kitayama, conocidos por ser excepcionalmente rectos y sin nudos, han sido muy demandados desde el siglo XV. Ante tal demanda y la falta de espacio, los silvicultores idearon una ingeniosa forma de cultivar más madera utilizando menos tierra. Este proceso consiste en podar mucho un cedro madre, lo que favorece el crecimiento de árboles jóvenes altos y delgados. Es como un bonsái a gran escala.

Esta técnica, conocida como daisugi, permite a los silvicultores recolectar la madera de una manera mucho más rápida. Los brotes pueden plantarse (para ayudar a poblar rápidamente un bosque) o cosecharse. Hay técnicas similares que se remontan a la antigua Roma, que se llamaba pollarding, y en toda Europa (sobre todo en Gran Bretaña) donde se llama coppicing. El resultado es un cedro esbelto, flexible y denso a la vez, lo que lo convierte en la opción perfecta para techos y vigas de madera tradicionales. Los cedros de daisugi pueden cosecharse cada 20 años y, dado que el árbol base dura cientos de años, se puede cosechar mucha madera de un solo árbol.

Aunque 20 años pueden parecer mucho tiempo, en realidad es un periodo corto en comparación con lo que tardan en crecer los cedros de Kitayama tradicionales. Para mantener los árboles sin nudos, los trabajadores suben a los largos troncos cada tres o cuatro años y podan cuidadosamente las ramas que se desarrollan. Al cabo de unos 30 años, se acaba cortando un solo árbol. Este tipo de cedro, algo más grueso que el daisugi, tiene varios usos.

Tradicionalmente, las piezas de madera lisas y estéticas se utilizaban como pilares principales en una alcoba llamada tokonoma. Estas alcobas, que aparecieron por primera vez en el siglo XV durante el periodo Muromachi, se utilizaban para exponer objetos artísticos como ikebana o pergaminos. También ocupan un lugar destacado en las casas de té de Kioto y se dice que fue el preeminente maestro de té de Kioto, Sen-no-rikyu, quien exigió la perfección en el cedro de Kitayama durante el siglo XVI.

Aunque el uso del cedro de Kitayama en estas alcobas tradicionales está disminuyendo debido a los nuevos desarrollos en la arquitectura japonesa, esta madera tan apreciada se sigue utilizando para todo, desde palillos hasta muebles.

El cedro de Kitayama en Japón es un árbol alto y recto que es cultivado cuidadosamente para que crezca sin nudos.

Bosque de cedros de Kitayama en Japón

Foto: Fotos de stock de H.Tanaka/Shutterstock

Los silvicultores utilizan una técnica desarrollada en el siglo XV para obtener aún más madera.

Bosque de cedros de Kitayama en Japón

Foto: Fotos de stock de H.Tanaka/Shutterstock

Llamado daisugi, este método requiere podar un árbol como si fuera un bonsái para poder cosechar múltiples retoños.

El cedro es especialmente importante en la arquitectura tradicional, donde suele utilizarse como poste en las alcobas llamadas tokonoma.

h/t: [Japan Times, Earth Buddies]

Artículos relacionados:

El bonsái: conoce la historia y el significado de estos árboles miniatura

Esta glicina de 150 años de antigüedad es considerada el árbol más hermoso del mundo

El maestro del bonsái Masahiko Kimura crea bosques diminutos que desafían la gravedad

Este diseñador “planta” muebles que crecen directamente de la tierra

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO