Home / AnimalesLos dragones de Komodo tienen una armadura oculta bajo sus escamas

Los dragones de Komodo tienen una armadura oculta bajo sus escamas

dragón de komodo

Foto: Fotos de stock por Anna Kucherova/Shutterstock

El dragón de Komodo es uno de los animales más temibles del planeta. Estos enormes lagartos pueden pueden llegar a medir 3 metros y un adulto promedio en la naturaleza pesa hasta 68 kilos, aunque existen reportes de ejemplares de 166 kilogramos. En su hábitat natural, no tienen depredadores y, por lo tanto, dominan la cadena de islas indonesias en las que viven. Sigilosos y rápidos, también tienen un sistema inmunológico superior que les ayuda a evitar enfermedades. Con todo a su favor, puede parecer que no necesitan más ventajas, pero los investigadores acaban de descubrir una capa adicional de protección en sus cuerpos.

En un informe publicado recientemente, un grupo de científicos descubrió que los dragones de Komodo en realidad tienen una armadura hecha de pequeños huesos debajo de sus escamas. Esta “malla” ósea fue descubierta después de que un espécimen adulto fallecido fuera sometido a una potente tomografía computarizada. Estos pequeños huesos se denominan osteodermos y están presentes en muchos lagartos, ranas y especies de cocodrilos diferentes. Si bien no es sorprendente que los osteodermos sean parte de la anatomía del dragón de Komodo, esta es la primera vez que se examina a detalle, ¡y los hallazgos son increíbles!

El dragón adulto escaneado era uno de los especímenes vivos más antiguos que vivían en cautiverio. Donado por el zoológico de Fort Worth, había vivido 19.5 años y su avanzada edad le permitió desarrollar una armadura increíblemente compleja. De hecho, las formas y la cobertura de los osteodermos difieren bastante de otras lagartijas. Curiosamente, cuando los investigadores hicieron el mismo escaneo en una muestra de dragón de Komodo bebé, no encontraron osteodermos.

Osteodermos de un dragón de komodo


Placas óseas llamadas osteodermos (de color naranja) cubren el cráneo de un dragón de Komodo adulto. (Foto: The Universidad de Texas en Austin)

Esto llevó al equipo a una conclusión llena de intriga. Como los dragones de Komodo son depredadores, su armadura no los protege contra otras especies. Más bien, les da la oportunidad de pelear cuando luchan contra otros dragones de Komodo. La explicación también es lógica, dada la ausencia de esta capa protectora en los bebés.

“Los jóvenes dragones de Komodo pasan bastante tiempo en los árboles, y cuando son lo suficientemente grandes como para bajar de ellos, es cuando comienzan a pelear con los miembros de su propia especie”, explica el profesor Christopher Bell de la Escuela Jackson de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Texas, coautor del estudio. “En ese momento, la armadura adicional sería de ayuda”.

Para entender un poco más sobre cuán único es el osteodermo de un dragón de Komodo, es importante comprender que la mayoría de los lagartos tienen una o dos formas de hueso en el osteodermo, y carecen de este tipo de protección en grandes áreas de la cabeza. En cambio, el dragón de Komodo adulto tiene una cabeza casi completamente cubierta por una armadura.

dragones de komodo

Foto: Stock Photos from Sergey Uryadnikov/Shutterstock

“Nos sorprendimos mucho cuando lo vimos”, relata la científica Jessica Maisano, quien dirige la instalación de tomografía axial y dirigió la investigación. “La mayoría de los lagartos solo tienen estos osteodermos vermiformes (en forma de gusano), pero este chico tiene cuatro morfologías muy distintas, lo cual es muy inusual en los lagartos”.

Si bien la presencia de osteodermos en los dragones de Komodo se registró por primera vez en la década de 1920, existe una buena razón por la apenas estamos descubriendo más sobre ellos. Dado que residen dentro de la piel –y esto es lo primero que se elimina al hacer un esqueleto– ha sido difícil aprender más sobre cómo se formaron o organizaron. El escáner de tomografía usado en la instalación de tomografía computarizada de rayos X de alta resolución de la Universidad de Texas es similar a los utilizados clínicamente, pero utiliza rayos X de mayor energía y puede producir más detalles. Esto permitió a los investigadores reconstruir digitalmente los esqueletos.

Los dragones de Komodo tienen una compleja armadura hecha de pequeños huesos incrustados en su piel.

dragón de komodo osteodermos

Osteodermos del dragón de Komodo. Las inserciones muestran las cuatro formas básicas de osteodermo que se encuentran en el sujeto adulto. (Foto: The Universidad de Texas en Austin)

Esta visualización de la tomografía computarizada muestra cuánta protección proporciona esta armadura a estos depredadores.

h/t: [IFL Science!]

Artículos relacionados:

Zoológico de Londres comparte fascinantes radiografías de sus animales

Este fotógrafo ha pasado tres décadas retratando a los animales de sangre fría más peculiares de la Tierra

El águila harpía: conoce a uno de los depredadores más intimidantes de la naturaleza

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO