Los egipcios, amantes de los gatos: conoce el papel de los felinos y dioses en el arte

Cats in Ancient Egyptian Art and Culture

Estatuilla de gato destinada a contener un gato momificado, periodo ptolemaico, 332–30 a.C. (Foto: The Metropolitan Museum of Art, dominio público)

Los antiguos egipcios son famosos por su especial amor a los gatos. De hecho, fueron ellos quienes introdujeron el ADN del gato salvaje africano a la domesticación, un acto que acabaría dando origen al querido gato atigrado. Pero ¿por qué los egipcios estaban tan enamorados de estos felinos?

Sigue leyendo para descubrir el fascinante lugar que ocupan los gatos domésticos en el arte, la religión y la cultura del antiguo Egipto.

 

Cosmetic Vessel in the Shape of a Cat

“Vasija cosmética en forma de gato”, Imperio Medio, c. 1990–1900 a.C. (Foto: the Metropolitan Museum of Art, dominio público)

 

Compañeros domesticados

Cat Killing Serpent

Una escena en la tumba de Sennedjem (TT 1) en Deir el-Medina de Tebas occidental. En el Libro de los Muertos, un gato mata a una serpiente, función que los gatos domésticos también realizaban en la vida real.
“Gato matando a una serpiente”, facsímil de 1920-1921 por Charles K. Wilkinson; original del Imperio Nuevo, c. 1295–1213 a.C. (Foto: The Metropolitan Museum of Art, dominio público)

Se cree que los gatos salvajes podrían haberse acercado a los humanos durante el Neolítico en Oriente Próximo. Cuando el hombre empezó a recolectar alimentos, los roedores también empezaron a seguirlos. Los gatos, a su vez, pueden haber seguido a los roedores, viviendo cerca de las comunidades humanas. Los estudiosos han analizado el ADN de los gatos antiguos, y creen que alrededor del año 1500 a.C. el ADN de los gatos salvajes africanos se fusionó con el de los gatos de la antigua Mesopotamia.

A diferencia del perro, los gatos no fueron criados para realizar tareas como el pastoreo. La genetista evolutiva Eva-Maria Geigl, que estudió el ADN, dijo en broma a National Geographic: “Creo que no había necesidad de someter a los gatos a un proceso de selección así, ya que no era necesario cambiarlos… Eran perfectos tal y como eran”.

 

Los gatos en la cultura egipcia

Painting of a cat eating fish

Un cato come pescado bajo una mesa, siglo XV a.C. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Los leones y los gatos salvajes africanos aparecen en el arte egipcio más antiguo. A partir de mediados del tercer milenio a.C. empezaron a representarse gatos con collar en las tumbas. Estas pinturas sugerían que los faraones tenían gatos salvajes como mascotas. Los faraones y los nobles seguirían asociándose durante mucho tiempo con estas nobles bestias. En el siglo XX a.C., ya aparecía una raza de gato doméstico representada en las tumbas. Alrededor del año 1350 a.C., el príncipe Tutmosis de la casa real momificó a su querido gato doméstico y lo enterró en un ataúd de piedra grabado. Aunque este lujoso entierro es un ejemplo temprano de momificación de gatos, la tradición continuaría hasta el Egipto romano tardío.

sarcophagus of the cat of the Crown Prince Thutmose, the eldest son of Amenhotep III and Queen Tiye

El sarcófago del gato del príncipe Tutmosis, el hijo mayor de Amenhotep III y la reina Tiye. (Foto: Larazoni via Wikimedia Commons, CC BY 2.0)

Contrario a lo que muchos creen, los antiguos egipcios no veían a los gatos como dioses. Más bien, los veneraban porque eran considerados seres sagrados para los dioses. Los gatos eran respetados por ser excelentes cazadores y protectores de sus hogares y crías. Podían ser dulces unas veces y agresivos otras. Aunque hay pruebas claras de que muchos egipcios adoraban a sus mascotas familiares, es probable que también fueran útiles como cazadores de ratones y serpientes. Estos gatos domésticos solían llevar collares, como lo hacen las mascotas hoy en día.

Cuff Bracelet With Carved Cats

“Brazalete decorado con gatos”, Imperio Nuevo, c. 1479–1425 BCE (Foto: The Metropolitan Museum of Art, dominio público)

 

Bastet, la diosa felina

The Goddess Bastet with a Cat Head

“Bastet,” periodo ptolemáico tardío, 664–30 a.C. (Foto: The Metropolitan Museum of Art, dominio público)

Los gatos eran sagrados por su asociación con los dioses, especialmente con la diosa Bastet. Diosa de la maternidad, la fertilidad y el hogar, este ser divino lucía inicialmente una cabeza de leona. Sin embargo, cuando los gatos fueron domesticados y comenzaron a ser asociados con el hogar, la cabeza de Bastet pasó a ser la de un gato doméstico. Los egipcios solían llevar amuletos de gato para invocar su protección y bendiciones. También crearon innumerables esculturas de gatos como ofrendas votivas a la diosa. Los cementerios de gatos dedicados a la diosa llegaron a convertirse en una industria, con gatos criados específicamente como ofrendas.

Lapis Cat Amulet to Bastet

“Amuleto, gato”, lapislázuli, Imperio Nuevo, c. 1550–1295 a.C. (Foto: The Metropolitan Museum of Art, dominio público)

 

Gatos momificados

Cat Sarcophagus

“Caja para gato momificado coronada con un gato”, periodo ptolemaico tardío, 664–30 a.C. (Foto: the Metropolitan Museum of Art, dominio público)

En los cementerios de gatos, llenos de ofrendas votivas a la diosa Bastet, se encontraron innumerables momias de gatos durante las excavaciones realizadas por equipos arqueológicos en el siglo XIX. Desde gatos adultos hasta gatitos, estos mininos estaban momificados de forma muy parecida a los humanos de la época. Muchos estaban envueltos cuidadosamente, con cubiertas decorativas en la cabeza. Otros estaban contenidos en estatuas de gatos o en sarcófagos decorados.

Cat Mummy

“Momia sagrada de un gato”, periodo romano, c. 400 a.C.–100 d.C. (Foto: The Metropolitan Museum of Art, dominio público)

Además de estas colecciones de momias felinas, los gatos también eran enterrados con sus humanos. Los gatos tenían un papel importante en el Libro de los Muertos. Sus dueños creían que se reunirían con sus pequeños protectores peludos en el más allá. Otros propietarios optaban por enterrar a sus queridas mascotas en cementerios hechos para ellos, donde los arqueólogos han encontrado pruebas de que los gatos estaban bien cuidados y a menudo morían de viejos.

Aunque los gatos siguieron siendo venerados en Egipto incluso después de la ocupación romana, la cristianización del Imperio acabó en gran medida con la tradición de las momias de gatos y las ofrendas a Bastet. En la actualidad, el gato doméstico sigue estando muy asociado al arte y la cultura del antiguo Egipto.

Rock Crystal Cat

“Amuleto de cristal de roca de Bastet como gato sentado; se han perdido las orejas y las patas delanteras”, Imperio Nuevo. (Foto: © The Trustees of the British Museum, CC BY-NC-SA 4.0)

Artículos relacionados:

Conoce la historia del obelisco, el antiguo precursor del rascacielos

11 Datos sobre Nefertiti, la gran reina del Antiguo Egipto

Esta estatua egipcia con ojos de cuarzo de 4,500 años de antigüedad es toda una obra de arte

Esta paleta de pintura egipcia de hace 3,400 años aún tiene restos de pigmentos

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO