Home / HistoriaUn vistazo al primer libro impreso—y no es la Biblia de Gutenberg

Un vistazo al primer libro impreso—y no es la Biblia de Gutenberg

Jikji - World's Oldest Surviving Metal Moveable Type

Jikji, 1377. (Foto: BnF)

Hoy en día damos por sentada la existencia de los materiales impresos. Los periódicos, libros, folletos y tarjetas de presentación dependen de la impresión para poder difundir información a todas partes del mundo. La revolución de la imprenta llegó con la popularización de los tipos móviles—una tecnología que permitía hacer reproducciones de textos rápidamente y sin sacrificar su calidad. Si bien muchos asocian la famosa Biblia de Gutenberg con esta tecnología, en realidad no se trata del primer libro impreso. De hecho, una obra proveniente de Asia se le adelantó por mucho.

La llegada de los tipos móviles metálicos a Europa se atribuye a Johannes Gutenberg; sin embargo, esta técnica de impresión fue utilizada en China y Corea mucho tiempo antes. El uso del metal era fundamental, ya que era más resistente que los tipos anteriores de madera o cerámica—aunque los chinos también fueron pioneros en ellos. Los expertos creen que los tipos móviles de bronce ya eran utilizados en China en el siglo XII. Esto significa que las primeras impresiones ocurrieron mucho antes del nacimiento de Gutenberg, quien imprimió la revolucionaria Biblia de Gutenberg a mediados del siglo XV.

Si bien los chinos fueron los primeros en utilizar tipos móviles, no necesariamente estaban imprimiendo libros. Los primeros materiales impresos utilizando esta técnica fueron documentos gubernamentales y moneda. Hay que trasladarse a Corea para encontrar los primeros libros impresos, ya que a principios del siglo XIII comenzaron a imprimir textos usando tipos metálicos. Aunque los libros más antiguos no sobrevivieron el paso del tiempo, un texto religioso se lleva el título del libro más antiguo del mundo impreso con tipos móviles metálicos: el Jikji.

Tipos móviles metálicos en Corea

Tipos coreanos individuales del siglo XIII. (Foto: Biblioteca del Congreso)

Esta antología de enseñanzas zen de monjes budistas fue impresa en 1377, precediendo a la Biblia de Gutenberg por 78 años. Aunque solo sobrevive una copia del segundo volumen, la Biblioteca Nacional de Francia la ha digitalizado y puesto en línea. Los académicos señalan que la técnica de impresión utilizada en el Jikji es muy similar a la que después desarrolló Gutenberg, con técnicas de fundición de bronce utilizadas para las monedas adaptadas a la creación de tipos de metal. La creencia generalizada de que Gutenberg es el único responsable de la revolución de la imprenta presenta entonces una visión eurocéntrica de cómo se desarrolló esta técnica, ignorando los primeros avances de los chinos y coreanos.

Lo cierto es que Gutenberg se benefició en gran medida de la amplia difusión que recibieron los textos impresos con su técnica. La escritora M. Sophia Newman señala que los libros impresos de Corea no tuvieron la misma distribución. Ella lo atribuye en parte al hecho de que Corea estaba invadida en ese momento, así como a la complejidad del idioma coreano, que hizo que el ensamblaje de las páginas fuera mucho más lento.

Afortunadamente, hoy en día se sabe cada vez más sobre el colectivo que ayudó a impulsar la tecnología de la imprenta. Esto, por supuesto, incluye a Gutenberg, pero también a los grabadores chinos y coreanos responsables de los tipos móviles. Para subrayar su importancia, el Jikji fue inscrito en el registro de la UNESCO en 2001 como parte del Programa Memoria del Mundo, cuyo objetivo es salvaguardar el patrimonio de la humanidad.

Tipos móviles en Corea

Jikji, 1377. (Foto: BnF)

h/t: [Lithub]

Artículos relacionados:

Este hermoso edificio en Yale contiene una de las bibliotecas de libros raros y antiguos más grandes del mundo

Encuentran el libro más viejo de Europa dentro del ataúd de un santo

El manuscrito medieval ilustrado más famoso del mundo ya está disponible en línea

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO