¿Quién fue Auguste Rodin? Conoce al famoso escultor detrás de ‘El pensador’

The Thinker Auguste Rodin

“El pensador” por Auguste Rodin. (Foto: Fotos de stock de YULIIA MYRONIUK/Shutterstock)

La escultura ha existido desde la antigüedad, desde los grabados de los humanos prehistóricos hasta los bustos de mármol pintados de los romanos. A finales del siglo XIX, París fue el centro neurálgico de los impresionistas y otros artistas pioneros. Aunque pintores como Claude Monet y Pierre-Auguste Renoir son recordados por su increíble talento, el escultor Auguste Rodin es igualmente digno de mención.

Como autor de una de las esculturas más famosas de la historia—El pensador—Rodin se consagró como el escultor más importante de Francia. Su talento no se limitaba a lo tridimensional: sus bocetos de sujetos humanos son tan emotivos como las figuras que moldeó en arcilla. Ya sea en papel o en bronce, la obra de Rodin enfatiza el naturalismo, la humanidad y la gracia en movimiento.

Sigue hacia abajo y descubre más sobre Rodin y su increíble obra.

Sigue leyendo para conocer más acerca del escultor Auguste Rodin.

 

Los primeros años del artista

Auguste Rodin Sculptor

Auguste Rodin, fotografiado por Nadar en 1891. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Rodin nació en París en 1840 en una familia de clase trabajadora. Comenzó a dibujar de niño antes de iniciar sus estudios formales en la Petite École. A los 17 años, hizo el primero de los tres intentos fallidos de ser admitido en la famosa École des Beaux-Arts. Aunque usó una escultura de arcilla como solicitud de ingreso, al parecer no impresionó a la escuela. Después de sus estudios, Rodin comenzó a trabajar como artesano, elaborando adornos para usos diversos. Aparte de un breve deseo de recibir encargos católicos, continuaría con esta línea de trabajo durante más de una década.

Con las artes decorativas como sustento económico, Rodin empezó a estudiar escultura artística con Antoine-Louis Barye, famoso por sus esculturas naturalistas de animales. De este maestro, el joven escultor aprendió cómo representar de manera natural musculaturas y posturas, elementos que se convertirían en rasgos distintivos de su obra. Su estilo estaba influenciado por la escultura del siglo XVIII y por las obras maestras renacentistas de Donatello y Miguel Ángel, cuyas obras pudo contemplar durante un viaje a Roma en 1875.

Age of Bronze Rodin Statue

“La edad de bronce” por Auguste Rodin, modelada en 1876, fundida c. 1906. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Rodin expuso su obra en relativa oscuridad varias veces durante su carrera como artista ornamental. Fue hasta 1877 que tuvo su gran oportunidad.

Esculpida en 1876, La edad de bronce es una obra maestra naturalista de tamaño natural. En el momento de su exposición, Rodin decidió llamar a su obra El hombre conquistado en referencia a la reciente derrota francesa en la guerra franco-prusiana. Al parecer, la escultura de bronce causó cierto revuelo en París. Los espectadores pensaron que era demasiado buena para ser verdad y que debía de haber sido fundida del natural. A pesar de este escepticismo, la carrera de Rodin como escultor “legítimo” se consolidó.

Durante las siguientes décadas, como describió Peter Schjeldahl en The New Yorker en 2017, “con su sensual representación de la carne, arrancó la escultura figurativa de milenios de tradición y la hizo caer en la modernidad”.

 

Creadas en arcilla, bronce y mármol

"Eternal Spring," by Auguste Rodin Marble Neo-Classical

“Eterna primavera” por Auguste Rodin, modelada c. 1881, tallada en 1907. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Muchas de las obras más famosas del escultor están fundidas en bronce, pero las piezas comenzaron siendo de arcilla. Trabajando con modelos vivos, Rodin esculpía pequeñas estatuas con sus propias manos. Estas obras eran luego reproducidas a mayor escala por sus ayudantes. A partir del original de arcilla, se hacía un molde de yeso. Este molde permitía crear múltiples encargos o copias de una obra. Las esculturas finales solían fundirse en bronce o tallarse en mármol. Independientemente del material en el que se realizaba la obra, la fluidez, el naturalismo y la vitalidad son características comunes de las figuras de Rodin.

A veces, Rodin combinaba partes del cuerpo de distintos moldes de yeso para crear nuevas figuras. Presentado en una exposición individual en 1900, El hombre que camina combinaba un torso reciclado con las piernas que Rodin había utilizado para una representación de San Juan Bautista. Como muchas de las esculturas de Rodin, ambas muestran el cuerpo humano desnudo.

Inspiradas por los grandes como Miguel Ángel, las obras de Rodin eran populares—aunque no exentas de críticas—en Francia. Cuando la curadora estadounidense Sarah Tyson Hallowell le invitó a exponer varias piezas en la Feria Mundial de Chicago de 1893, su magnífica pieza de mármol Cupido y Psique fue criticada por ser demasiado atrevida para los puritanos gustos estadounidenses. La obra—y las otras dos esculturas de Rodin—fueron tapadas con una cortina para que los curiosos pudieran mirarlas a escondidas. Guiados por Hallowell, los coleccionistas estadounidenses empezaron a fijarse en el artista francés.

 

Obras de Rodin sobre papel

"The Abandoned," by Auguste Rodin, 1898–1907. Sketch

“Los abandonados” por Auguste Rodin, 1898–1907. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Rodin es recordado principalmente como escultor, pero su práctica artística estaba basada en la pluma y el papel. A lo largo de su carrera, realizó más de 10,000 dibujos, incluyendo muchos desnudos. Al final de su vida, Rodin dijo: “Es muy sencillo. Mis dibujos son la clave de mi obra”.

Aunque no solían usarse para planificar obras esculpidas, los dibujos formaban parte de un enfoque más amplio sobre la forma humana y las emociones del cuerpo. Con la misma atención al movimiento que Degas observando a las bailarinas, los bocetos de Rodin iban desde estudios rápidos hasta piezas más alegóricas. A partir de 1900, con una exposición de sus obras sobre papel en la Exposición Universal de París, Rodin comenzó a titular sus bocetos con implicaciones alegóricas y nombres como Los abandonados.

 

Piezas legendarias de Rodin

Gates of Hell Bronze Doors Rodin Dantes Inferno

“La puerta del Infierno” por Auguste Rodin, una copia moderna hecha del yeso original expuesta en Zúrich. (Foto: Roland zh vía Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0)

Mientras que sus dibujos siguen siendo poco conocidos, Rodin es uno de los escultores más famosos de la historia moderna. Su obra más conocida—El pensador—fue esculpida inicialmente como parte de una obra mayor encargada en 1880 por el proyecto de Museo de Artes Decorativas de París. En forma de una enorme puerta de bronce, La puerta del Infierno se convirtió en el proyecto más ambicioso de Rodin, en el que trabajó durante 37 años. La obra maestra de seis metros de altura nunca tuvo un lugar en el museo, ya que esos planes quedaron en nada.

Sin embargo, la escultura de Rodin se volvió importante por derecho propio. Las figuras de la puerta ilustran alegórica y literalmente el Infierno de Dante, parte de la epopeya renacentista La Divina comedia. En esta pieza, Rodin demostró su inmenso talento para ilustrar la emoción a través del cuerpo humano. Tanto antes como después de su muerte, la figura que se ve en la parte superior de la puerta (conocida como El Pensador) sería fundida muchas veces y se convertiría en un importante referente cultural.

Rodin The Kiss

“El beso” por Auguste Rodin, c. 1881-1882. (Foto: Tylwyth Eldar vía Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0)

A pesar de la fama de su pensativa obra maestra, otras obras de Rodin son muy conocidas y se encuentran en algunas de las colecciones más prestigiosas del mundo. Entre las otras figuras creadas para La puerta del Infierno se encuentra una pareja entrelazada en El beso. Las figuras estaban originalmente en una obra más grande de Rodin inspirada en el infierno, pero fueron extraídas posteriormente por ser demasiado felices para el infierno. La escena de amor erótico fue una de las estatuas que escandalizó al público estadounidense; sin embargo, el gobierno francés encargó una copia de la obra.

The Burghers of Calais Bronze

“Los burgueses de Calais” por Auguste Rodin, modelada en 1884–95, fundida en 1985. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Rodin, como la mayoría de los artistas, trabajaba por encargo. Entre los que solicitaron un monumento estaba la ciudad francesa de Calais, situada a orillas del canal de la Mancha. Los burgueses de Calais de Rodin fue presentada en 1889. La escultura inmortalizaba a los seis burgueses (hombres ricos con privilegios de la ciudad) que, en el siglo XIV, se ofrecieron como mártires a los ingleses para salvar a sus conciudadanos. Monumento a las diversas emociones que se pueden esperar de los mártires, las figuras fueron concebidas por el artista para ser expuestas a nivel del suelo (a la altura de los ojos de los habitantes de la ciudad). Sin embargo, al final la obra se elevó sobre un pedestal.

Como miembro del medio artístico de la Belle Époque parisina, Rodin recibió el encargo de diseñar monumentos con motivo del fallecimiento de las leyendas literarias francesas Victor Hugo y Honoré de Balzac. Ambos encargos causaron revuelo, ya que el estilo pionero de Rodin no era el que el público imaginaba para honrar a sus héroes. Su representación de Balzac fue defendida por otros artistas parisinos como Claude Monet y Claude Debussy.

Aunque no era estrictamente un impresionista, Rodin era un artista único. Como escribió Schjeldahl sobre Rodin y Renoir, también de clase obrera, “su formación en estética comercial, destinada a complacer, les distinguía de sus contemporáneos impresionistas y postimpresionistas, más privilegiados y urbanos. Amaban la carne, que Rodin sensualizaba y Renoir embellecía, ambos sin pudor. Rodin no tenía ningún deseo vanguardista de rechazar las convenciones académicas, que, sin embargo, lo rechazaban a él”.

Los impresionistas se opusieron a la tradición; por su parte, Rodin desafió la categorización explícita incluso junto a las leyendas artísticas de su época.

 

Rodin hoy

Musee Rodin Paris

El Museo Rodin, París. (Foto: Michael Scaduto vía Wikimedia Commons, CC BY-SA 2.0)

Rodin falleció en 1917 como una figura reconocida en los círculos artísticos. Su obra se encuentra hoy en museos y monumentos de todo el mundo. Sin embargo, el lugar al que debe acudir cualquier aficionado al difunto escultor es el Museo Rodin de Francia. Con sede en el Hôtel Biron y sus jardines en París—con una segunda ubicación en la antigua casa de Rodin en Meudon—el museo alberga miles de obras escultóricas y de papel. Las colecciones también incluyen las obras adquiridas por el propio artista, incluyendo un amplio acervo de fotografías contemporáneas. Los visitantes también encontrarán parte de la colección de esculturas antiguas del artista. El Museo Rodin, que merece la pena visitar en cualquier momento en París, interesará y sorprenderá incluso a los apasionados de Rodin.

 

Artículos relacionados:

15 Esculturas famosas que todo amante del arte debe conocer

Camille Claudel: la tumultuosa vida e increíble obra de la gran escultora francesa

8 Estudios de artistas famosos que puedes visitar hoy

10 Grandes escultores que cambiaron el curso de la historia del arte

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO