¿Quién fue Galileo? 6 datos sobre la increíble vida de este científico

Portrait of Galileo

“Retrato de Galileo” por Justus Sustermans (Foto: Dominio público, vía Wikimedia Commons)

Seguro has escuchado sobre Galileo pero, ¿sabes por qué es tan importante? Este astrónomo, físico, matemático e ingeniero italiano es mucho más que una parte curiosa en la letra de “Bohemian Rhapsody” de Queen. Es una de las mentes científicas más importantes de la historia y, sin él, nos habría llevado mucho más tiempo aprender sobre nuestro universo y el mundo que nos rodea.

Nacido en Pisa en 1564, Galileo Galilei es conocido por cambiar la forma en la que vemos la ciencia. Fuerte defensor del método científico, abogó por llevar a cabo investigaciones para respaldar las teorías científicas. Y, lo que es más importante, fue un gran defensor de cómo vemos las estrellas. En una época en la que se creía que la Tierra era el centro del universo, usó sus propias observaciones para sugerir que en realidad girábamos alrededor del Sol. Si bien esto lo metería en problemas con la Iglesia católica, estas ideas, junto con innumerables inventos y escritos académicos, consolidarían su legado varias décadas después.

Conozcamos un poco más sobre Galileo con seis datos sobre este genio. Desde su educación temprana hasta su uso del telescopio y sus desafortunados encuentros con la Inquisición, la biografía de Galileo Galilei está llena de un momento emocionante tras otro.

Aquí hay 6 datos de la biografía de Galileo Galilei que muestran la increíble vida que vivió este genio científico.

Engraving of Galileo Sharing His Telescope with Three Women

Galileo ofreciendo su telescopio a tres mujeres, publicado en “La tradición de la tecnología: hitos de la tecnología occidental”. (Foto: Biblioteca del Congreso)

 

Galileo nunca terminó la universidad.

Aunque Galileo es uno de los grandes pensadores de su generación, y su trabajo sigue siendo relevante, en realidad nunca terminó la universidad. Nacido en Pisa, primero consideró convertirse en sacerdote, pero se matriculó en la Universidad de Pisa para estudiar medicina a instancias de su padre. Mientras estuvo allí, quedó fascinado por las matemáticas y convenció a su padre para que le permitiera estudiar matemáticas y filosofía natural. Sin embargo, dejó la escuela en 1585 sin haberse graduado.

A pesar de su condición de desertor, sus publicaciones e inventos le valieron una reputación estelar. De hecho, solicitó convertirse en catedrático de matemáticas en la Universidad de Pisa y se le otorgó el puesto en 1589. Trabajó ahí durante tres años hasta que su controvertida postura contra las ideas de Aristóteles sobre el movimiento provocó que no se renovara su contrato. Sin embargo, eso no lo detuvo. Simplemente siguió adelante y se convirtió en catedrático de matemáticas en la Universidad de Padua, cargo que ocupó hasta 1610.

 

Desafió los pensamientos populares sobre astronomía y física.

Durante la época de Galileo, los preceptos reinantes en física y astronomía se basaban en el trabajo de los filósofos griegos. El trabajo de Aristóteles era ampliamente aceptado por los académicos, pero Galileo se atrevió a desafiar esas nociones. Por ejemplo, Aristóteles dijo que los objetos más pesados ​​caían más rápido que los más ligeros en proporción a su peso. Galileo desacreditó esa noción al dejar caer un par de esferas desde la torre inclinada de Pisa. Galileo argumentó que, salvo cualquier fuerza de resistencia, el tiempo de descenso de un objeto es independiente de su masa. Si bien no fue el primero en argumentar esto, la reputación de Galileo hizo que este desafío a la teoría de Aristóteles tuviera más fuerza.

Esta no fue la única vez que desafió las enseñanzas de Aristóteles, que también eran populares entre la Iglesia católica. Al realizar mejoras en el telescopio, pudo realizar increíbles observaciones del cielo nocturno. Esto incluyó ver a Venus; de hecho, Galileo observó que el planeta pasaba por fases similares a las de la Luna. Así, concluyó, Venus debía girar alrededor del Sol. En un momento en que se pensaba que la Tierra era el centro del universo, esto era un problema. Aunque esa observación puede no parecernos gran cosa hoy en día, iba en contra de la idea de Aristóteles de que los cielos eran perfectos y permanecían sin cambios y que la Tierra era un planeta corrupto. Esa idea fue muy acogida por la Iglesia católica, que no estaba muy contenta con las propuestas de Galileo.

 

Galileo's Drawing of the Moon

Ilustración de la Luna en “Sidereus Nuncius” de Galileo, publicada en 1610. (Foto: Dominio público vía Wikipedia)

 

Galileo hizo observaciones históricas sobre la Luna.

Como dijimos antes, Galileo hizo grandes mejoras al telescopio, que se había inventado en los Países Bajos a principios del siglo XVII. Si bien muchas personas piensan incorrectamente que Galileo inventó el telescopio, en realidad fue el primero en usarlo para observar cuerpos celestes. Pudo hacerlo porque, a través de prueba y error, finalmente creó un telescopio en 1609 con aumento de hasta 30x.

Galileo usó el telescopio para discernir muchos cuerpos celestes, incluida la Luna. Hasta este punto, se aceptaba como cierta la opinión de Aristóteles de que la Luna era perfectamente lisa. Pero Galileo en realidad vio los cráteres de la Luna y creó mapas topográficos estimando las alturas de las montañas de la Luna. Galileo también dibujó las fases de la Luna. Nuevamente, estas observaciones concretas causaron conflicto con las creencias aceptadas en el siglo XVII.

 

Descubrió las lunas de Júpiter.

Después de su trabajo inicial en la Luna, Galileo usó su telescopio para hacer muchos otros descubrimientos. Observó tanto a Saturno como a Neptuno, vio manchas solares y encontró muchas estrellas nuevas que no podían verse a simple vista. Uno de sus mayores descubrimientos ocurrió en 1610 cuando vio lo que describió como “tres estrellas fijas, totalmente invisibles por su pequeñez” junto a Júpiter. Mientras continuaba observándolos en los días siguientes, vio un cuarto objeto y notó que uno había desaparecido. Esto rápidamente le hizo concluir que estaban orbitando el planeta.

Lo que había descubierto eran las cuatro lunas más grandes de Júpiter. Ahora conocidas como los satélites galileanos, sus nombres son Io, Ganímedes, Europa y Calisto. El descubrimiento revolucionó la astronomía de la época porque, una vez más, señalaba defectos en la cosmología aristotélica. Según las enseñanzas de Aristóteles, los planetas no deberían tener sus propios cuerpos en órbita, sino orbitar alrededor de la Tierra. Una vez más, el trabajo de Galileo señaló grandes problemas con las ideas aceptadas en ese momento.

 

Galileo Facing the Inquisition

“Galileo frente a la Inquisición romana” de Cristiano Banti (1857). (Foto: Dominio público vía Wikipedia)

Galileo fue juzgado por la Inquisición.

Si bien el trabajo de Galileo le ha valido ser considerado uno de los grandes pensadores de la historia, no todos admiraron su trabajo en vida. La ciencia y la religión estaban profundamente entrelazadas en la época de Galileo y el que desacreditara las teorías de Aristóteles lo hizo profundamente impopular entre algunos colegas académicos y, definitivamente, entre la Iglesia católica.

Sus continuas observaciones en apoyo al sistema de Copérnico, donde el Sol es el centro del universo en vez de la Tierra, causaron controversia. La base de la Iglesia católica para insistir en que la Tierra era el centro del universo estaba ligada a pasajes bíblicos que afirmaban que la Tierra estaba fija. Galileo argumentó en cartas a un estudiante que la Biblia debería tomarse como la autoridad en la fe, pero que la ciencia debería gobernar en lo que respecta a la astronomía.

Eventualmente, su trabajo tuvo consecuencias cuando el padre Niccolò Lorini presentó sus creencias a la Inquisición en 1615. Su afirmación fue que Galileo estaba intentando reinterpretar la Biblia y que esto iba en contra del Concilio de Trento. Galileo se defendió, mientras que el otro bando miraba las teorías científicas contra el heliocentrismo como evidencia de que estaba equivocado. Al final, la comisión declaró que el heliocentrismo era “tonto y absurdo en filosofía, y formalmente herético”. Se le dijo que abandonara cualquier idea que pusiera al Sol en el centro del universo, lo que hizo durante la siguiente década.

Curiosamente, esto se produjo después de que su amigo cercano, el cardenal Maffeo Barberini, se convirtiera en el papa Urbano VIII en 1623. Este le pidió a Galileo que escribiera un libro con argumentos a favor y en contra del heliocentrismo. El libro, Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo, se publicó entonces con la autorización del papa y la Inquisición, pero de todos modos causó problemas. El personaje del libro que defiende el sistema aristotélico se llama Simplico, que se traduce como “simplón” y, a menudo, suena tonto. Esto enfureció mucho a la Iglesia, que llevó a Galileo frente a la Inquisición nuevamente en 1633.

Esta vez, las cosas no terminaron bien. Si bien se había salido con la suya con una advertencia la primera vez, esta vez fue encontrado “vehementemente sospechoso de herejía”. Fue puesto bajo arresto domiciliario y permaneció allí por el resto de su vida. Su libro fue prohibido formalmente. Aunque siguió recibiendo visitas en su casa e incluso produjo una de sus mejores obras, Dos nuevas ciencias, vivió en castigo hasta su muerte en 1642.

 

Albert Einstein and Galileo Icons

Foto: patchpatchara.hotmail.com/DepositPhotos

 

Albert Einstein era un admirador suyo. 

Por supuesto, ahora sabemos cuán injusto fue el castigo de Galileo y con el cambio de los tiempos, la comunidad científica ha reconocido la importancia de su trabajo. De hecho, un genio moderno, Albert Einstein, reconoció la importancia de su trabajo. Einstein llamó a Galileo el “padre de la física moderna” y la ciencia moderna.

El trabajo inicial que realizó Galileo con péndulos fue el precursor de la mecánica desarrollada más tarde por Sir Isaac Newton. Incluso dio un principio básico de la relatividad que se convertiría la base para las leyes del movimiento de Newton y, más tarde, para la propia teoría de la relatividad de Einstein.

La cita completa de Einstein sobre Galileo y su importancia para la ciencia dice: “Todo conocimiento de la realidad parte de la experiencia y termina en ella. Las proposiciones a las que se llega por medios puramente lógicos están completamente vacías con respecto a la realidad. Porque Galileo vio esto, y particularmente porque lo tocó. en el mundo científico, es el padre de la física moderna, de hecho, de la ciencia moderna en general”.

Artículos relacionados:

¿Quién fue Marie Curie? Conoce más sobre esta pionera ganadora del Nobel

11 Científicas pioneras cuyas historias debes conocer

Alan Turing, padre de la informática, aparecerá en el billete de 50 libras

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]