8 Datos interesantes sobre Rafael, el gran maestro del Renacimiento italiano

autorretrato de rafael

“Autorretrato” por Rafael. 1504-1506. (Foto: Wikipedia [dominio público])

Si pensamos en los grandes maestros del Renacimiento italiano, Rafael es uno de los primeros nombres en la lista. Este pintor y arquitecto fue un joven prodigio que llegó a Roma por órdenes del papa para dar vida a algunas de las obras más importantes del Vaticano. Desde pinturas al óleo y frescos hasta tapices y diseños arquitectónicos, Rafael era un artista que dominaba toda disciplina que encontraba en su camino. Así, junto con Miguel Ángel y Leonardo da Vinci, Rafael dio forma a uno de los periodos más importantes en la historia del arte.

En su corta vida, Raffaello Sanzio di Urbino dejó un legado increíble. El artista dejó su natal Urbino para mudarse al corazón del Renacimiento—Florencia—antes de ser llamado a Roma, donde pasaría el resto de su vida. Durante su tiempo en la capital, causó revuelo en la escena artística, encantó a sus clientes y recibió comisiones por toda la ciudad.

Su fama siguió creciendo después de su muerte en 1520. Su arte parecía encarnar el ideal de belleza del Renacimiento, algo que las generaciones siguientes buscaron emular. De hecho, a principios del siglo XX, la popularidad de Rafael superó la de Miguel Ángel y Leonardo. Hoy, la obra de Rafael aún es apreciada por su balance of líneas, color y composición. De hecho, sus cuatro Estancias, pintadas para el papa Julio II, suelen estar entre las favoritas de los millones de personas que visitan Roma cada año.

Sigue leyendo para descubrir más sobre la vida y obra de Rafael.

Santa catalina de alejandria por Rafael

“Santa Catalina de Alejandría” por Rafael. 1507. (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

Conoce más sobre Rafael, una figura clave del del Renacimiento italiano.

Es considerado uno de los maestros del Alto Renacimiento.

La reputación de Rafael se consolidó durante su vida y creció exponencialmente después de su muerte. Sus contribuciones al desarrollo del arte fueron reconocidas de inmediato y él—junto con Miguel Ángel y Leonardo da Vinci—aún es considerado uno de los más grandes maestros del Renacimiento italiano.

Rafael era admirado por su destreza artística, que le hizo sobresalir en la pintura histórica, pintura religiosa y la producción de retratos. Su dominio de la composición y el control siguen influenciando a los artistas hasta nuestros días.

 

retrato de Guidobaldo Montefeltro por rafael

“Retrato de Guidobaldo da Montefeltro” por Rafael. c. 1506. (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

Creció rodeado de cultura.

Hoy en día, cuando pensamos en el Renacimiento italiano, nos vienen a la mente grandes ciudades como Florencia y Venecia. Sin embargo, en toda Italia había prósperos centros artísticos gracias a sus pequeñas cortes. Este es el caso Urbino, el pueblo natal de Rafael, donde el mercenario Federico da Montefeltro gobernó como duque desde 1444 hasta 1482. Bajo su gobierno, Urbino floreció como un centro de cultura y aprendizaje.

Aunque Montefeltro murió antes del nacimiento de Rafael, su heredero Guidobaldo da Montefeltro y su esposa Elisabetta Gonzaga continuaron con su legado durante la infancia de Rafael.

Su padre era pintor.

Rafael llevaba el arte en las venas. Su padre, Giovanni Santi, era un pintor de la corte en Urbino. Por ello, Rafael probablemente pasó sus años formativos en contacto con la corte. Santi pintó retablos y retratos para la corte, pero murió cuando Rafael tenía 11 años de edad. Fue así que Rafael quedó huérfano, ya que su madre había fallecido cuando tenía ocho años de edad.

Todo apunta a que Rafael era demasiado joven para haber aprendido mucho de la práctica artística de su padre, pero sin duda obtuvo un gran aprecio por las artes y el humanismo desde una edad temprana.

 

biografia de rafael artista

“La boda de la Virgen” por Rafael. 1504. (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

Un maestro del Primer Renacimiento fue su profesor.

A los 17 años de edad, Rafael ya era considerado un artista completamente formado, pero aún no estaba listo para trabajar por su cuenta. En cambio, siguió el camino común de los artistas de esa época y se convirtió en asistente en un taller establecido.

En el caso de Rafael, esto significó mudarse a la ciudad de Perugia y trabajar para uno de los principales maestros del Primer Renacimiento—Pietro Perugino. Perugino fue uno de los primeros en adoptar la pintura al óleo y pintó los muros de la Capilla Sixtina bajo las órdenes del papa Sixto IV.

El estilo de Rafael en sus inicios imita al de Perugino, pero el joven pintor no tardó en superar a su maestro. De hecho, el papa Julio le pidió originalmente a Perugino que pintara la Sala del Incendio del Borgo en el Vaticano. Sin embargo, el encargo pasó a manos de Rafael, ya que el papa prefería su estilo. Esta elección tendría un gran impacto en la carrera del artista—esta sala ahora forma parte de las Estancias de Rafael, que incluye la famosa Escuela de Atenas.

 

miguel angel heraclito en escuela de atenas

Detalle de Miguel Ángel como Heráclito en “La escuela de Atenas” de Rafael.

 

Miguel Ángel era su rival.

Cuando Rafael llegó a Roma en 1508, Miguel Ángel ya llevaba tres años trabajando arduamente para el papa Julio II. Miguel Ángel, ocho años mayor que Rafael y todo un artista establecido, terminó siendo vecino de taller del joven artista. Rafael se puso a trabajar inmediatamente en la comisión más grande de su carrera, la biblioteca del Papa en la Stanza della Segnatura. Al mismo tiempo, Miguel Ángel estaba trabajando en el techo de la Capilla Sixtina.

Para consternación de Miguel Ángel, la técnica de pintura de Rafael recibió mucha atención y elogios. Esto provocó una intensa rivalidad entre los artistas, ya que Miguel Ángel pensaba que Rafael le había copiado estilísticamente. A su vez, Rafael pintó a Miguel Ángel en la Escuela de Atenas como el malhumorado filósofo Heráclito.

 

La Fornarina por Rafael

“La Fornarina” por Rafael. 1518-1519. (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

Tenía una personalidad encantadora.

En contraste con Miguel Ángel, quien era conocido por su naturaleza huraña y taciturna, Rafael es recordado por su encantadora personalidad. Su amabilidad tal vez fue desarrollada durante su tiempo en la corte de Urbino y definitivamente le ayudó mucho a lo largo de su carrera. Además de llevarse bien con la élite que comisionaba sus piezas, también lo convirtió en un gran líder entre su equipo de artistas.

Aparentemente, su encanto también lo hizo bastante popular entre las mujeres. Aunque Rafael nunca se casó, se sabe que tuvo muchas amantes. Una de las mujeres más importantes de su vida fue Margherita Luti, la hija de un panadero. Se cree que el retrato que pintó de ella, La Fornarina, estaba en su estudio cuando murió. La pieza ahora se encuentra en el Museo Palazzo Barberini en Roma.

 

el incendio en Borgo por Rafael

“El incendio del Borgo”, pintada por los asistentes de Rafael a partir de sus dibujos. 1517. (Foto: Wikimedia Commons [Dominio público])

Tenía muchos asistentes.

Una vez que Rafael se convirtió en un maestro por derecho propio, formó un impresionante estudio con 50 asistentes. Como era común en ese momento, sus asistentes estaban bien entrenados para tomar sus dibujos y transformarlos en piezas terminadas en su nombre.

El estudio de Rafael operaba de forma eficiente, lo que le ayudó a avanzar sus comisiones más importantes. Como jefe del equipo, solía delegar el trabajo y asegurarse de que la calidad coincidiera con sus estándares. El talento del equipo permitió concluir las comisiones en las que Rafael había estado trabajando al momento de su muerte. De hecho, la Sala de Constantino en el Vaticano ni siquiera había sido comenzada cuando Rafael murió. En cambio, estas pinturas son obra de los principales asistentes de Rafael, Giulio Romano, Gianfrancesco Penni y Raffaellino del Colle, quienes les dieron vida a partir de los diseños del maestro renacentista.

 

Papa julio II por Rafael

“Papa Julio II” por Rafael. c. 1512. (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

Murió joven.

Rafael hizo muchísimo en su corta vida, y murió en su cumpleaños 37 por razones que no están del todo claras. Los historiadores señalan la neumonía, enfermedad pulmonar y el agotamiento por exceso de trabajo como posibles teorías. Sea cual sea la razón, su prematura muerte fue una tragedia.

Dos semanas antes de su fallecimiento, puso sus asuntos en orden y solicitó ser enterrado en el Panteón. Después de un gran funeral al que asistieron multitudes—incluyendo al papa—su deseo fue cumplido y todavía es posible visitar su tumba.

 

la Transfiguracion by Raphael

“La Transfiguración” por Rafael. 1520 (incompleta). (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

Artículos relacionados:

8 Artistas del Renacimiento que transformaron el mundo del arte

¿Quién fue Giotto? Conoce la vida y obra del padre del Renacimiento

¿Quién fue Tiziano? Explora la vida y obra del maestro renacentista del color

Conoce a Masaccio, el primer gran pintor del Renacimiento italiano

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO