Imagen de un tigre siberiano abrazando a un árbol gana el premio Wildlife Photographer of the Year

Siberian Tigress Hugging a Manchurian Fir Tree

“The embrace” por Sergey Gorshkov (Rusia). Ganador, Wildlife Photographer of the Year & Ganador, Animales en su ambiente. 
“Con una expresión de puro éxtasis, una tigresa abraza un antiguo abeto de Manchuria, frotando su mejilla contra la corteza para dejar secreciones de sus glándulas olfativas. Es una tigresa de Amur, o siberiana, aquí en el Parque Nacional de la Tierra del Leopardo, en el Lejano Oriente ruso. La raza – ahora considerada como la misma subespecie del tigre de Bengala – se encuentra solo en esta región, y un pequeño número sobrevive en la frontera con China y posiblemente hay unos pocos en Corea del Norte. Cazada casi hasta la extinción en el último siglo, la población de tigres todavía está amenazada por la caza furtiva y la tala de árboles, lo que también afecta a sus presas, principalmente ciervos y jabalíes, que también son cazados. Pero estudios recientes (no publicados) de trampas con cámaras indican que una mayor protección puede haber dado lugar a una población de posiblemente 500-600 ejemplares, un aumento que se espera que un futuro censo oficial pueda confirmar. Las bajas densidades de presas hacen que los territorios de los tigres sean enormes. Sergey sabía que sus posibilidades eran escasas pero estaba decidido a tomar una foto del animal tótem de su tierra natal, Siberia. Buscando señales en el bosque, enfocándose en los árboles a lo largo de las rutas regulares donde los tigres podrían haber dejado mensajes – olor, pelos, orina o marcas de arañazos – instaló su primera cámara trampa en enero de 2019, frente a este gran abeto. Pero no fue hasta noviembre que consiguió la imagen que había planeado, de una magnífica tigresa en su entorno: un bosque siberiano”.

Más de 49,000 imágenes fueron enviadas al concurso Wildlife Photographer of the Year 2020, organizado por el Museo de Historia Natural de Londres. Este año, los ganadores fueron revelados durante una ceremonia especial en línea. La duquesa de Cambridge, Kate Middleton, anunció que el fotógrafo ruso Sergey Gorshkov obtuvo el premio mayor por su foto de un tigre siberiano.

La fotografía, tomada con una cámara oculta, muestra a una tigresa frotando su mejilla contra un abeto de Manchuria en un parque nacional en el extremo oriental de Rusia. Después de haber sido casi cazada hasta la extinción, esta increíble especie solo puede encontrarse ahí. Al marcar el árbol, la tigresa deja su olor para que otros lo descubran. La victoria de Gorshkov es bien merecida considerando su paciencia, ya que puso la cámara trampa 11 meses antes de obtener esta foto.

“Es una escena como ninguna otra”, dice Rosamund Kid Cox, presidenta del jurado. “Una mirada única a un momento íntimo en lo profundo de un bosque mágico. Los rayos del sol de invierno resaltan el antiguo abeto y el pelaje de la enorme tigresa mientras se aferra al tronco en un éxtasis evidente e inhala el olor del tigre sobre la resina, dejando su propia marca como su mensaje. También es una historia llena de color y textura sobre el regreso del tigre del Amur, un símbolo de la naturaleza salvaje rusa”.

Otra ganadora del gran premio mostró que los más jóvenes también pueden tener talentos extraordinarios. Liina Heikkinen ganó en la categoría de 15 a 17 años y recibió el título de Young Wildlife Photographer of the Year (“joven fotógrafa de vida silvestre del año”) por su magnífica foto de un joven zorro que se niega a compartir un ganso con sus hermanos.

“Un sentido de drama furtivo y urgencia frenética anima esta imagen, atrayéndonos al cuadro”, dice Shekar Dattatri, miembro del jurado. “El enfoque nítido en la cara del zorro nos lleva directamente a donde está la acción. Un gran momento de la historia natural capturado perfectamente”.

A partir del 16 de octubre, la exposición del concurso Wildlife Photographer of the Year en el Museo de Historia Natural estará abierta al público antes de ser mostrada en otros lugares. Para garantizar la seguridad, las multitudes serán limitadas y las entradas deben ser reservadas con antelación. Echa un vistazo a más ganadores a continuación y, si te gustaría participar en en el concurso del próximo año, podrás enviar tus imágenes a partir del 19 de octubre de 2020.

Echa un vistazo a las increíbles imágenes ganadoras del concurso Wildlife Photographer of the Year 2020.

Manduriacu glass frog clinging to a plant

“Life in the balance” por Jaime Culebras (España). Ganador, Comportamiento: Anfibios y reptiles.
“Una rana de cristal de Manduriacu se alimenta de una araña en las estribaciones de los Andes, al noroeste de Ecuador. Como grandes consumidores de invertebrados, las ranas de cristal juegan un papel clave en el mantenimiento del equilibrio de los ecosistemas. Esa noche, la determinación de Jaime de compartir su pasión por ellas le había llevado a caminar durante cuatro horas, bajo una fuerte lluvia, a través del bosque para llegar a los arroyos de las ranas en la Reserva de Manduriacu. Sin embargo, las ranas eran esquivas y el aguacero era cada vez más fuerte. Al volverse, se emocionó al ver una pequeña rana aferrada a una rama, con sus ojos como brillantes mosaicos. No solo estaba comiendo – había fotografiado ranas de cristal comiendo solo una vez antes – sino que también era una especie recién descubierta. Caracterizada por las manchas amarillas en su espalda y la falta de membrana entre sus dedos, solo es posible ver a la rana de Manduriacu en esta pequeña área. La reserva es privada pero está seriamente amenazada por las actividades mineras permitidas por el gobierno (minería a cielo abierto de oro y cobre), así como por la tala ilegal, y esta nueva rana se considera en peligro crítico. Serenado por un coro de ranas en una lluvia torrencial – sostuvo su paraguas y el flash en una mano y la cámara en la otra – Jaime capturó la primera foto de esta especie alimentándose”.

Young Fox Eating a Goose

“The fox that got the goose” por Liina Heikkinen (Finlandia). Ganadora, 15-17 años, Young Wildlife Photographer of the Year.
“Fue en unas vacaciones de verano en Helsinki cuando Liina, quien entonces tenía 13 años, oyó hablar de una gran familia de zorros que vivía en los suburbios de la ciudad en la isla de Lehtisaari. La isla tiene tanto zonas boscosas como ciudadanos amigables con los zorros, y los zorros son relativamente poco temerosos con los humanos. Así que Liina y su padre pasaron un largo día de julio, sin esconderse, observando a los dos adultos y a sus seis grandes cachorros, que eran casi del tamaño de sus padres, aunque más delgados. En un mes más, los cachorros podrían valerse por sí mismos, pero en julio solo atrapaban insectos y lombrices de tierra y algunos roedores, y los padres seguían trayendo comida para ellos, presas más grandes que los ratones. Eran las 7 de la tarde cuando comenzó la emoción, con la llegada de la zorra con un ganso percebe. Las plumas volaron cuando los cachorros comenzaron a pelear por él. Uno finalmente se adueñó de la presa, orinando sobre ella en su emoción. Arrastrando al ganso a una grieta, el cachorro intentó comerse su premio mientras bloqueaba el acceso a los otros. Tumbada a pocos metros, Liina fue capaz de enmarcar la escena y capturar la expresión del joven mientras intentaba mantener a raya a sus hambrientos hermanos”.

Young Male Proboscis Monkey

“The pose” por Mogens Trolle (Dinamarca). Ganador, Retratos de animales.
“Un joven mono narigudo macho ladea la cabeza ligeramente y cierra los ojos. Los inesperados párpados azul claro complementan su inmaculado pelo castaño rojizo. Posa por unos segundos como si estuviera meditando. Es un visitante salvaje de la estación de alimentación en el Santuario de Monos Narigudos de la Bahía de Labuk en Sabah, Borneo – ‘el personaje más relajado', dice Mogens, quien ha fotografiado primates en todo el mundo durante los últimos cinco años. En algunas especies de primates, los párpados contrastantes juegan un papel en la comunicación social, pero su función en los monos narigudos es incierta. El aspecto más distintivo de este joven macho – sentado lejos de su grupo de solteros – es, por supuesto, su nariz. A medida que madure, señalará su estatus y estado de ánimo (las narices de las hembras son mucho más pequeñas) y será usada como resonador cuando haga su llamado. De hecho, crecerá tanto que colgará sobre su boca… incluso puede que necesite apartarla para comer. Los monos narigudos, que sólo se encuentran en la isla de Borneo y en las islas cercanas, están en peligro de extinción. Alimentándose principalmente de hojas (junto con flores, semillas y frutos inmaduros), dependen de los bosques amenazados cercanos a las vías fluviales o la costa y, al ser relativamente letárgicos, son fácilmente cazados para alimentarse y para obtener cálculos de bezoar (una secreción intestinal utilizada en la medicina tradicional china). El inolvidable retrato de Mogens, con la característica expresión pacífica del joven macho – ‘muy diferente a todo lo que he visto en otro mono' – nos conecta con un otro primate”.

Pallas’s cats on the Qinghai–Tibet Plateau in China

“When mother says run” por Shanyuan Li (China). Ganador, Comportamiento: Mamíferos.
“Esta inusual imagen de una familia de gatos de Pallas, o manules, en las remotas estepas de la meseta de Qinghai-Tibet en el noroeste de China es el resultado de seis años de trabajo a gran altura. Estos pequeños gatos son normalmente solitarios, difíciles de encontrar, y en su mayoría activos al amanecer y al atardecer. Gracias a una observación a largo plazo, Shanyuan sabía que su mejor oportunidad para fotografiarlos a la luz del día sería en agosto y septiembre, cuando los gatitos tuvieran unos cuantos meses de edad y las madres fueran más audaces e intentaran cuidarlos. Rastreó a la familia mientras descendían a unos 3,800 metros en busca de su comida favorita – picas (pequeños mamíferos parecidos a los conejos) – y se escondió en la colina frente a su guarida, un viejo agujero de marmota. Las horas de paciencia se vieron recompensadas cuando los tres gatitos salieron a jugar, mientras su madre mantenía la vista en un zorro tibetano que acechaba cerca. Sus cabezas anchas y planas, con orejas pequeñas y bajas, junto con su color y marcas, les ayudan a permanecer escondidos cuando cazan en campo abierto, y sus gruesos abrigos los mantienen vivos en los inviernos extremos. En el aire limpio, contra un fondo suave, Shanyuan captó sus expresiones en un momento raramente visto de la vida familiar, cuando su madre les había advertido que se apresuraran a volver a la seguridad de la guarida. Su verdadera amenaza, sin embargo, no son los zorros sino la degradación y fragmentación de sus pastizales de estepa – en toda su área de distribución en Asia Central – causada por el pastoreo excesivo, la conversión de los cultivos, la minería y la perturbación humana en general, junto con el envenenamiento de sus presas y la caza, tanto por su piel y como mascotas”.

Young Pig-Tailed Macaque Chained to a Wooden Cage in Bali

“Backroom business” por Paul Hilton (Reino Unido/Australia). Ganador, Premio a la Historia de Fotoperiodismo de Vida Silvestre.
“Un joven macaco de cola de cerdo es expuesto encadenado a una jaula de madera en el mercado de aves de Bali, Indonesia. Su madre y las madres de otros macacos jóvenes de la exposición habrían sido asesinadas. Los macacos de cola de cerdo son primates enérgicos y sociales que viven en grandes tropas en los bosques del sudeste asiático. A medida que los bosques son destruidos, asaltan cada vez más los cultivos agrícolas y son fusilados como plagas. Los bebés son vendidos para vivir en confinamiento solitario como mascotas, a un zoológico o para la investigación biomédica. Habiendo convencido al comerciante de que estaba interesado en comprar el mono, Paul lo fotografió en el cuarto oscuro de atrás usando una exposición lenta. Gran parte de la vida silvestre ilegal en el mercado de aves al aire libre se comercializa en las zonas de trastienda. Los macacos pueden ser vendidos legalmente; las especies prohibidas como los bebés orangutanes se mantienen en cajas no visibles para el público. Estos mercados de animales facilitan el comercio internacional ilegal, suministrando a demanda lo que no está en stock. Tantos animales apilados tan cerca entre sí también facilita la propagación de enfermedades”.

Red-banded sand wasp and cuckoo wasp

“A tale of two wasps” por Frank Deschandol, (Francia). Ganador, Comportamiento: Invertebrados.
“Este encuadre simultáneo de una avispa de arena de bandas rojas (izquierda) y una avispa cuco, a punto de entrar en los nidos de al lado, es el resultado de una cuidadosa preparación. La hembra de la avispa cuco Hedychrum – de sólo 6 milímetros de largo – parasita los nidos de ciertas avispas excavadoras solitarias, poniendo sus huevos en las madrigueras de sus huéspedes para que sus larvas puedan darse un festín con sus huevos o larvas, y luego las reservas de alimento. La avispa de arena de bandas rojas, mucho más grande, pone sus huevos en su propia madriguera, la cual abastece con orugas, una para cada una de sus crías para que se alimenten cuando emerjan. El objetivo original de Frank era fotografiar a la vibrante avispa cuco, sus colores creados por la refracción de la luz en su cutícula (lo suficientemente fuerte como para soportar el ataque de las avispas que parasita). En un banco de arena en un terreno baldío cerca de su casa en Normandía, al norte de Francia, localizó pequeñas madrigueras de avispas excavadoras adecuadas para que las usara una avispa cuco y fuera de la luz directa del sol, lo que habría dejado entrar demasiada luz a la cámara. Luego instaló un rayo infrarrojo que, al ser cruzado por una avispa, activaría el sistema de obturación superrápido que había construido utilizando un viejo disco duro y colocado delante del objetivo (el propio obturador de la cámara habría sido demasiado lento). A pesar de la extremadamente estrecha profundidad de campo y de los pequeños objetos, capturó no sólo a la avispa cuco sino también a la avispa de arena. Aunque estas dos especies no interactúan regularmente, Frank recibió una composición perfectamente equilibrada por las trayectorias de vuelo fortuitas de los insectos hacia sus nidos”.

Diamondback Squid Paralarva

“The golden moment” por Songda Cai (China). Ganador, Bajo el agua.
“Un pequeño calamar diamante paralarva revolotea en la oscuridad, deja de cazar por un instante cuando es atrapado por el rayo de luz, se baña en oro brillante y luego se mueve con gracia fuera de la luz. El rayo era de Songda, en una inmersión nocturna en aguas profundas, lejos de la costa de Anilao, en Filipinas. Nunca sabe lo que puede encontrar en este mundo oscuro y silencioso. Todo tipo de larvas y otros animales diminutos – zooplancton – migran desde las profundidades al abrigo de la noche para alimentarse del fitoplancton que habita en la superficie, y tras ellos vienen otros depredadores. Los calamares diamante son muy comunes en los océanos tropicales y subtropicales, y se alimentan de peces, otros calamares y crustáceos cerca de la superficie. En noviembre, cientos se reúnen frente a Anilao para desovar. Una paralarva es la etapa entre la eclosión y el subadulto, ya reconocible como un calamar, aquí de 6-7 centímetros de largo. Transparente en todas las etapas, un calamar diamante nada lentamente, impulsado por las ondulaciones de sus aletas triangulares (el origen de su nombre), pero al contraer sus poderosas mantas, puede escapar rápidamente del peligro. Los cromatóforos (órganos que se encuentran justo debajo de la piel) contienen sacos elásticos de pigmento que se estiran rápidamente en discos de color cuando los músculos que los rodean se contraen; investigaciones recientes sugieren que también pueden reflejar la luz. En lo profundo de la piel, los iridóforos reflejan y dispersan la luz, dándoles un brillo iridiscente. Desde arriba, Songda capturó el fugaz momento en que, flotando en perfecta simetría, la paralarva de diamante se convirtió en oro”.

Lava Flows on Mount Etna

“Etna's river of fire” por Luciano Gaudenzio (Italia). Ganador, Entornos de la Tierra.
“De una gran tajada en el flanco sur del monte Etna, la lava fluye dentro de un enorme túnel de lava, resurgiendo más abajo en la pendiente como un río rojo incandescente, cubierto de gases volcánicos. Para presenciar la escena, Luciano y sus colegas habían caminado durante varias horas por el lado norte del volcán, a través de vapor hediondo y sobre masas rocosas caóticas cubiertas de ceniza – los residuos de erupciones pasadas. Una pared de calor marcó el límite de su acercamiento. Luciano describe el espectáculo que tenía ante él como hipnótico, el respiradero que se asemeja a “una herida abierta en la piel áspera y arrugada de un enorme dinosaurio”. Era el año 2017, y había estado en la cercana isla de Stromboli para fotografiar las erupciones allí, cuando escuchó la noticia del nuevo respiradero en lo que es el mayor volcán de Europa. Tomó el siguiente ferry, esperando llegar a tiempo para ver el pico del último espectáculo. El monte Etna, que se encuentra en el límite entre las placas continentales africana y euroasiática, ha estado en erupción continuamente durante casi 30 años, con espectáculos que incluyen flujos de lava y fuentes de lava – la fase más reciente en 15,000 años de actividad volcánica, pero una advertencia de su poder. Lo que Luciano quería capturar era el drama del río de lava fluyendo hacia el horizonte. La única manera de hacerlo era esperar hasta justo después de la puesta de sol – ‘la hora azul' – cuando las sombras contrastantes cubrieran la ladera del volcán y, con una larga exposición, pudiera poner el flujo incandescente contra la niebla gaseosa azul para capturar ‘el momento perfecto' “.

Eleonora’s falcon bringing food to its mate

“Eleonora's gift” por Alberto Fantoni (Italia). Ganador, Potafolio de fotógrafo en ascenso.
“En los escarpados acantilados de una isla de Cerdeña, un halcón de Eleonor macho le lleva la comida a su pareja– una pequeña ave migrante, probablemente una alondra, arrebatada del cielo mientras volaba sobre el Mediterráneo. Estos halcones – de tamaño medio – eligen criar en los acantilados y las pequeñas islas a lo largo de la costa mediterránea a finales del verano, específicamente para coincidir con la migración masiva de otoño de las pequeñas aves cuando cruzan el mar en su camino hacia África. Los machos cazan a grandes altitudes, a menudo muy lejos de la costa, y llevan en el ala una amplia gama de pequeños migrantes, incluyendo varios currucas, alcaudones, ruiseñores y vencejos. Fuera de la temporada de cría, y en los días sin viento en que escasean los migrantes de paso, se alimentan de grandes insectos. Cuando los polluelos empiezan a volar, todos se dirigen al sur para pasar el invierno en África, principalmente en Madagascar. Alberto observaba desde un escondite en la isla de San Pietro, desde donde podía fotografiar a los adultos en su percha en la cima del acantilado. No podía ver el nido, que estaba un poco más abajo del acantilado en una grieta en las rocas, pero podía observar al macho (mucho más pequeño y con el color amarillo alrededor de sus fosas nasales) pasar sobre su presa, observando que siempre parecía reacio a renunciar a su captura sin luchar”.

Great Chested Grebe Family

“Great crested sunrise” por Jose Luis Ruiz Jiménez (España). Ganador, Comportamiento: Aves.
“Después de varias horas sumergido hasta el pecho en el agua en una laguna cerca de Brozas, en el oeste de España, José Luis capturó este momento íntimo de una gran familia de somorgujos lavancos. Su cámara flotaba en una plataforma en forma de U bajo la pequeña tienda camuflada que también escondía su cabeza. Los somorgujos están en su momento más elegante en la temporada de cría – plumaje ornamentado, crestas en sus cabezas, plumas en el cuello que pueden abanicar en volantes, llamativos ojos rojos y picos teñidos de rosa. Construyen un nido de material vegetal acuático, a menudo entre juncos en el borde de aguas poco profundas. Para evitar a los depredadores, sus polluelos abandonan el nido a las pocas horas de haber nacido, enganchándose a la espalda de uno de sus padres. Aquí los pichones vivirán durante las próximas dos o tres semanas, siendo alimentados tan rápido como sus padres puedan. Incluso cuando un joven haya crecido lo suficiente para poder nadar correctamente, seguirá siendo alimentado, durante muchas semanas más, hasta que pueda volar. Esta mañana, el padre que estaba desayunando, después de perseguir peces e invertebrados bajo el agua, emergió con plumas húmedas y una sabrosa comida, justo cuando un soplo de viento ondulaba el agua y el polluelo de cabeza rayada se estiró fuera de su santuario, a pico abierto, para reclamar los peces. Con una luz suave y reflejos apagados, José Luis pudo revelar el fino detalle de estas graciosas aves y su atento cuidado paternal”.

Fight Between a Beetle and an Ant

“The last bite” by Ripan Biswas (India). Ganador, Wildlife Photographer of the Year Portfolio Award.
“Estos dos feroces depredadores no se encuentran a menudo. El escarabajo tigre de río persigue a sus presas en el suelo, mientras que las hormigas tejedoras se quedan mayormente en los árboles, pero si se encuentran, ambos deben ser cautelosos. Cuando una colonia de hormigas fue a cazar pequeños insectos en el lecho seco de un río en la Reserva de Tigres de Buxa, Bengala Occidental, India, un escarabajo tigre comenzó a cazar algunas de las hormigas. En el calor del sol de mediodía, Ripan se acostó en la arena y se acercó. Los ojos saltones del escarabajo son muy buenos en la detección de presas invertebradas, hacia las que corre tan rápido que tiene que mantener sus antenas en frente para evitar obstáculos. Sus brillantes manchas anaranjadas – color estructural producido por múltiples capas reflectantes transparentes – pueden ser una advertencia para los depredadores de que usa veneno (cianuro) para protegerse. Con más de 12 milímetros de largo, empequeñece a las hormigas tejedoras. En defensa, una mordió la delgada pata trasera del escarabajo. El escarabajo giró rápidamente y, con sus grandes y curvadas mandíbulas, cortó a la hormiga en dos, pero la cabeza y la parte superior del cuerpo de la hormiga permanecieron firmemente unidas. ‘El escarabajo siguió tirando de la pata de la hormiga', dice Ripan, ‘tratando de librarse del agarre de la hormiga, pero no pudo alcanzar su cabeza'. Usó su flash para iluminar la parte inferior del escarabajo, balanceando esto contra la dura luz del sol, mientras conseguía su dramática toma a la altura de los ojos”.

White Arnica in front of Ritak’Uwa Blanco

“Out of the blue” por Gabriel Eisenband, (Colombia). Ganador, Plantas y hongos.
“Era el Ritak'Uwa Blanco, el pico más alto de la Cordillera Oriental de los Andes colombianos, que Gabriel se había propuesto fotografiar. Tras instalar su tienda en el valle, subió para fotografiar el pico nevado contra la puesta de sol. Pero el primer plano de las flores capturó su atención. A veces conocida como árnica blanca, esta planta es un miembro de la familia de las margaritas que sólo se encuentra en Colombia. Florece en el hábitat del páramo de gran altitud y rico en hierbas de los Andes, adaptada al frío extremo con una densa cubierta de “pelo” blanco lanudo y proteínas “anticongelantes” en sus hojas. Al pasar la hora mágica del atardecer, siguió una hora azul que empapó la escena con una etérea luz azul. Pero mientras que las hojas gris plateadas eran lavadas en azul, las flores brillaban en amarillo brillante. También fue extrañamente tranquilo, permitiendo a Gabriel utilizar una larga exposición para capturar las nubes que fluían sobre el alto pico sin ningún tipo de movimiento entre las plantas. Pareciendo brillar cada vez más a medida que la luz se desvanecía, las flores amarillas comenzaron a dominar la escena, llevando el ojo hacia la montaña pero robándole el protagonismo”.

Cordilleran flycatcher in Nest Outside a House

“Watching you watching them” por Alex Badyaev, (Rusia/EUA). Ganador, Vida silvestre urbana.
“Qué deleite para un biólogo: la especie que quieres estudiar elige anidar justo fuera de tu ventana. El mosquero cordillerano está disminuyendo en toda la parte occidental de América del Norte a medida que el clima cambiante causa la reducción de los hábitats ribereños (río y otros corredores de agua dulce) a lo largo de sus rutas migratorias y en sus zonas de invernada en México. También resulta ser muy específico en su elección del sitio de anidación. En el Frente de las Montañas Rocosas de Montana, típicamente anida en grietas y en las repisas de los cañones. Pero una pareja eligió esta remota cabaña de investigación en su lugar, tal vez para evitar la depredación. El nido fue construido por la hembra en el marco de una ventana. Lo hizo con musgo, pasto y otros materiales vegetales y lo forró con fibras más finas, pelo y plumas. Ambos padres alimentaban a los polluelos, volando para atrapar insectos en el aire o revoloteando para recogerlos de las hojas. Para no molestar a los pájaros, o atraer a los depredadores al nido, Alex escondió su cámara detrás de un gran trozo de corteza de un antiguo abeto apoyado en la cabaña. Dirigió un flash hacia el tronco (para que la escena se iluminara por reflejo) y operó el montaje a distancia de la cabaña. Capturó su toma mientras la hembra se detenía para ver a sus cuatro polluelos (a los 12 días de edad, probablemente emplumarán en unos pocos días). Detrás de ella – en la cabaña que sirve como un escondite convenientemente espacioso – el biólogo registró sus observaciones”.

Polar Bear in Ice Skating Performance

“Show Business” por Kirsten Luce (EUA). Ganadora, Fotoperiodismo de vida silvestre: Imagen individual.
“Una mano levantada señalando al oso que se ponga de pie, la otra sosteniendo una vara, la entrenadora dirige el espectáculo de la pista de hielo. Un bozal de alambre impide que el oso polar muerda, y una red de seguridad azul rodea la pista de circo. Es un espectáculo impactante, no por el enorme depredador que se alza sobre la pequeña mujer con su traje de patinaje sobre hielo, sino por la desigual dinámica de poder expresada por la postura del oso y el conocimiento de que no está actuando voluntariamente. Pero para los visitantes del circo viajero ruso, aquí en la ciudad de Kazán, Tatarstán, es una forma de entretenimiento. Ignoran cómo se ha entrenado al oso polar y lo que debe soportar entre bastidores – incluyendo el hecho de que, cuando no actúa, probablemente pasa la mayor parte del tiempo en una jaula de transporte. Este oso polar es una de las cuatro hembras que, según se informa, fueron capturadas (“abandonada”, según la entrenadora) en la Tierra de Francisco José de Rusia cuando tenía dos años de edad y que sigue actuando 18 años más tarde – una propiedad valiosa para el Circo sobre Hielo, el único circo conocido que posee osos polares. Para la fotógrafa, que ha pasado un par de años informando sobre la explotación y el abuso de los animales, esta fue la más simbólica de todas las escenas de explotación que ha filmado, presentando como lo hace un icono ártico de lo salvaje”.

Wildlife Photographer of the Year: Sitio web | Facebook | Instagram

My Modern Met obtuvo permiso del Museo de Historia Natural – Wildlife Photographer of the Year para reproducir estas imágenes.

Artículos relacionados:

Estas son las fotos finalistas del premio del público del concurso Wildlife Photographer of the Year

Tierno momento entre dos leones gana el Premio del Público en el concurso Wildlife Photographer of the Year

Estas son las imágenes ganadoras del concurso Wildlife Photographer of the Year 2018

Un vistazo a lo que podemos esperar de los Comedy Wildlife Photography Awards 2020

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO