Estas son las imágenes ganadoras del concurso BigPicture de fotografía del mundo natural

fotografia de conejo en la nieve

“Shelter in Place” por Andy Parkinson. Ganador del premio principal.
Para conseguir esta toma íntima de una liebre de montaña (Lepus timidus) acurrucada durante una tormenta de nieve en Escocia, Andy Parkinson soportó semanas de frío y un viento que le arrojaba fragmentos de hielo en la cara. Por otro lado, la única especie de conejo endémico de Gran Bretaña está completamente acostumbrada a estas condiciones inhóspitas. Grupos de veinte o más liebres se reúnen cada invierno para comer ericáceas en las laderas de sotavento, donde la nieve tiende a ser menos profunda. Antes de descansar, saltan sobre sus huellas para confundir a los depredadores. Y mientras algunos sobrellevan las tormentas en madrigueras, esta hembra creó su propio refugio, haciéndose bolita para conservar el calor y minimizar la exposición al mal clima. Es una estrategia ingeniosa para sobrevivir al tipo de clima que lleva a la mayoría de las criaturas [a vivir] en interiores o bajo el suelo. A pesar de su fortaleza, las liebres de montaña son los mamíferos cuya población está disminuyendo de forma más rápida en Gran Bretaña debido a la caza no regulada y la pérdida de su hábitat. Parkinson espera que llamar la atención sobre estos notables conejos convenza a los legisladores para protegerlos.

Una vez más, el concurso BigPicture de fotografía del mundo natural nos muestra escenas extraordinarias de la naturaleza en cada rincón del planeta. Cada año, este evento organizado por la Academia de Ciencias de California atrae a los mejores fotógrafos de naturaleza y vida silvestre, quienes inscriben sus imágenes más impactantes. Como siempre, el nivel de la competencia es muy alto y, en esta ocasión, el premio mayor fue para una fotografía de un valiente animal haciéndole frente a una tormenta de nieve.

El fotógrafo Andy Parkinson, quien colabora en National Geographic, se llevó el premio mayor por su espectacular imagen de una liebre de montaña. Capturada en medio de una tormenta de nieve en Escocia, el conejo casi se mimetiza con el entorno. Estas liebres están acostumbradas a condiciones extremas; sin embargo, estas criaturas–la única especie de liebre endémica de Gran Bretaña– se han visto amenazadas por la caza y la pérdida de su hábitat. La visión de Parkinson de este resiliente animal cobra vida a través de un retrato artístico de la liebre mientras la tormenta cae a su alrededor. La nieve acumulada en su pelaje relata cuán tenaces deben ser estos mamíferos para sobrevivir a temperaturas tan frías.

El resto de los finalistas y ganadores también muestran una destreza increíble. Entre ellos está Greg Lecoeur, cuya experiencia en la fotografía subacuática le ha valido otro premio como ganador de la categoría Vida Acuática. Su imagen de unas focas cangrejeras nadando alrededor de un iceberg nos muestra un fragmento de la vida en el Ártico. De hecho, a través de las diferentes categorías, podemos ver cómo se desarrolla la vida silvestre en todo el mundo, pasando del norte de Kenia y la búsqueda de un grupo para rehabilitar jirafas, al oeste de España, donde un río que alguna vez estuvo lleno de vida ahora se agrieta y se seca por culpa de la minería.

Estas imágenes aparecieron originalmente en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el medio oficial de difusión del  concurso BigPicture de fotografía del mundo natural de la Academia de Ciencias de California. 

Los ganadores y finalistas del concurso BigPicture de fotografía del mundo natural retratan la vida silvestre alrededor del mundo.

fotografia de jirafa abrazada

“Guardians of the Giraffes” por Ami Vitale. Ganadora, Historia fotográfica (una de seis imágenes).
Muy a menudo, dice Ami Vitale, la fotografía de naturaleza excluye a los humanos cuyas vidas están entrelazadas con el mundo natural. Su proyecto de una década de duración, con el que documenta los lazos entre la gente de Samburu y la vida silvestre en el norte de Kenia, revierte este descuido, contando la historia de cómo la gente de Samburu se convirtió en defensora de los animales salvajes y su hábitat.
Desde que la gente de Samburu ha pastado el ganado, su sustento ha chocado con los elefantes, rinocerontes, jirafas y otros grandes mamíferos con quienes comparten su tierra natal. Pero cuando los cazadores furtivos diezmaron las poblaciones de elefantes (Mammalia proboscidea) en las últimas décadas, los pastores de Samburu se dieron cuenta de que su ganado también estaba sufriendo. Los elefantes promueven el crecimiento del pasto limpiando matorrales y árboles pequeños, por lo que a medida que su número se reduce, hay menos pasto para que las vacas consuman. En respuesta, la población de Samburu lanzó un santuario para rehabilitar a los elefantes huérfanos, junto con otros programas de conservación que benefician a especies amenazadas como la jirafa reticulada (Giraffa camelopardalis reticulata), que aparece aquí. Estos esfuerzos están cambiando las actitudes de Samburu hacia la vida silvestre, y muestran cómo la salud de las comunidades humanas y animales está conectada. “Las comunidades indígenas son la clave para salvar a los grandes animales de África”, dice Vitale. “Donde estas comunidades están intactas, la caza furtiva ha disminuido dramáticamente”.

fotografía de guepardo atacando

“Speed and Strategy” por Yi Liu. Ganador, Vida salvaje terrestre.
Aunque son los animales terrestres más rápidos del mundo, la caza no es tarea fácil para un guepardo (Acinonyx jubatus). El terreno–en su mayoría sin árboles–de la sabana africana les da a los antílopes, impalas y otros ungulados tiempo suficiente para detectar a los depredadores que se acercan, e incluso una ligera ventaja puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Para evitar alertar a sus presas, los guepardos comienzan a cazar cerca del suelo, donde su pelaje manchado les ayuda a mezclarse con el terreno. Cuando se acercan a 60 metros de su objetivo, los guepardos aceleran a un ritmo vertiginoso, alcanzando 95 kilómetros por hora en cuestión de segundos. Pero los depredadores felinos aún deben tener en cuenta la velocidad de su presa, en este caso un impala (Aepyceros melampus), que puede zigzaguear a más de 80 kilómetros por hora. Para acortar la distancia, este guepardo hizo tropezar a su presa mientras intentaba escapar, demostrando que a veces, la estrategia es tan importante como la velocidad.

fotografia de hipopotamos en rio

“Hippo Huddle” por Talib Almarri. Finalista, Vida salvaje terrestre.
Cada invierno, a medida que las aguas del río Okavango de Botsuana se extienden por su vasto delta, una gran variedad de vida salvaje africana se congrega para comer, beber, nadar y sumergirse. Este humedal estacional fue especialmente importante en 2019, cuando la sequía severa dejó a las poblaciones humanas y animales desesperadas por agua. El ganado, los elefantes, los cocodrilos y otras criaturas compitieron por cualquier agua que pudieran encontrar en los estanques del delta.
Entre los que buscaban refugio se encontraban manadas de hipopótamos (Hippopotamus anfibio). Estos herbívoros semiacuáticos están bien equipados para pasar horas cada día en el agua: sus fosas nasales y ojos se encuentran tan arriba de su cabeza que pueden respirar y ver mientras están mayormente sumergidos. También son nadadores elegantes, y pueden contener la respiración por hasta cinco minutos. Pero incluso sus habilidades acuáticas y su impresionante peso no podían competir con el delta seco y lodoso del año pasado. Al menos 200 hipopótamos quedaron atrapados en el barro y lograron sobrevivir solo porque los funcionarios de vida silvestre de Botswana bombearon agua para ayudarlos a escapar. A medida que las temperaturas aumentan, tales sequías pueden volverse más frecuentes en gran parte de África.

fotografia del Río Tinto

“A River Gone Awry” por Juan Jesús González Ahumada. Ganador, Arte de la naturaleza.
A lo largo del río Tinto, en el oeste de España, las capas de sedimento multicolor se combinan con agua tan roja como la sangre para producir un efecto de otro mundo. Pero la extraña coloración, que se muestra aquí en una foto de barro agrietado en la orilla del río, tiene orígenes familiares: la escorrentía de milenios de minería en los alrededores de la Sierra Morena ha causado una acidificación desenfrenada y niveles tóxicos de metales disueltos. La contaminación es tan extrema que la NASA ha utilizado el río y los microbios resistentes que viven ahí como un indicador de las condiciones de vida en Marte.
Como era de esperar, el agua es inutilizable para las comunidades que viven cerca de ella, al menos por ahora. En 2016, una colaboración entre un equipo de investigadores españoles que investigaron la mineralogía del río y un grupo de investigadores franceses que intentaron descontaminarlo hicieron un descubrimiento importante. Cuando el agua se purificó, los sólidos sobrantes contenían una alta concentración de partículas microscópicas de aluminio, un producto valioso que se puede vender para compensar el costo de la descontaminación.

fotografia de murcielago

“Pond Skim” por Piotr Naskrecki. Ganador, Vida alada.
En el Parque Nacional Gorongosa, en el extremo sur del Gran Valle del Rift de África, el agua respira con las estaciones. Los lagos y ríos que se desbordan durante los meses de invierno se reducen a charcos y goteos en verano. Para muchas especies, incluido el murciélago de dedos largos de Mozambique (Miniopterus mossambicus), esta estación seca se traduce en viajes más largos para conseguir un sorbo de agua muy necesario.
A medida que nuestro planeta se calienta y las sequías aumentan tanto en frecuencia como en intensidad, los oasis estacionales de los que dependen los murciélagos se están secando. Sin el agua adecuada, los murciélagos sanos comienzan a debilitarse, haciéndolos más susceptibles a enfermedades que ya han tenido efectos devastadores en su poblaciones alrededor del mundo. Los que sobreviven a veces se ven obligados a beber de cuerpos de agua hechos por el hombre, una bendición para los murciélagos, pero un riesgo potencial para las personas que beben de esas mismas fuentes de agua, ya que los murciélagos portan una serie de enfermedades zoonóticas. A menudo es en estas interfaces entre especies donde surgen [enfermedades] letales como el ébola y el nuevo coronavirus.

fotografia de focas cangrejeras en Iceberg

“Berg Buffet” por Greg Lecouer. Ganador, Vida acuática.
El fotógrafo francés Greg Lecouer desafió las aguas gélidas para captar esta peculiar visión de la vida debajo del hielo antártico, donde se encontró con una tripulación de focas cangrejeras (Lobodon carcinophaga). Torpes y laboriosas en tierra, las focas cangrejeras son nadadores elegantes y ágiles que pasan toda su vida en la zona de hielo que rodea el continente helado. Alentados por las corrientes polares, los icebergs parten de los glaciares continentales, transportando minerales y nutrientes desde la tierra hacia el océano. Una vez que llegan al mar, los icebergs se derriten lentamente, liberando nutrientes críticos a su paso y proporcionando a las focas comida y refugio. Las aguas fertilizadas provocan una floración de fitoplancton que atrae al krill, que, a pesar del nombre de las focas cangrejeras, es la comida favorita de las focas.

pajaros asesinados por gatos domesticos

“The Cost of Cats” por Jak Wonderly. Ganador, Humano/Naturaleza.
Cada año, el personal de WildCare, una organización de rescate de animales de California, tiene la tarea de rehabilitar cientos de aves y otros animales salvajes mutilados por gatos domésticos al aire libre. Los 200 que se muestran aquí no sobrevivieron. “Quería crear una imagen para mostrar algunos de los impactos que nuestras mascotas tienen en la vida silvestre que rodea nuestras casas”, dice Jak Wonderly.
Uno de esos impactos es un mundo con menos cantos de pájaros. Solo en los Estados Unidos, más de 2 mil millones de aves son asesinadas por gatos anualmente. Otras naciones, incluyendo a Australia y Nueva Zelanda, han tratado de proteger la vida silvestre nativa imponiendo restricciones a los dueños de gatos, como los “toques de queda para gatos” que requieren que los gatos estén en el interior después del anochecer. Pero debido a que es poco probable que tales medidas ganen fuerza en América del Norte, Wonderly tomó esta foto devastadora. Al ilustrar el sufrimiento que causan los gatos domésticos que deambulan libremente, espera provocar una discusión sobre soluciones alternativas para reducir el número de muertes causadas por nuestras mascotas.

trompa de elefante en cocina

“Snack Attack” por Gunther De Bruyne. Finalista, Humano/Naturaleza.
Después de un intento fallido de tomar un bocadillo, este elefante africano de sabana (Loxodonta africana) sacó sus frustraciones contra el techo de una cocina al aire libre en el Parque Nacional Kasungu de Malawi. El fotógrafo y biólogo Gunther De Bruyne dice que tal destrucción fue común durante su estadía en una estación de investigación allí. Pero, agrega De Bruyne, hay una razón por la cual los elefantes de Kasungu son inusualmente peligrosos: él y otros científicos han descubierto que los elefantes de regiones muy cazadas tienden a ser más agresivos.
En 1977, más de 1,000 elefantes deambularon por Kasungu. Para 2015, la caza furtiva había reducido la población a solo 50. Si bien las recientes prohibiciones sobre el marfil podrían estar cambiando la situación y ahora hay más de 80 elefantes en el parque, la recuperación lleva tiempo, especialmente entre animales tan inteligentes y longevos como los elefantes. Quizás en la próxima visita de De Bruyne, el techo de la cocina permanecerá en pie.

rocio del sol planta

“A Sticky Situation” por Edwin Giesbers. Ganador, Paisajes, paisajes marinos y flora. 
Inocentemente posado en las delgadas espinas rojas de una drosera de hojas oblongas (Drosera intermedia), las cuentas de néctar atraen a los insectos como guarniciones dulces en un cóctel letal. Cuando un insecto aterriza para tomar el néctar, el rocío carnívoro riza lentamente sus hojas alrededor de él , liberando enzimas digestivas que licúan a sus presas desprevenidas en una comida digerible. Si un rocío del sol atrapa algo no comestible, libera rápidamente al delincuente no nutritivo de su alcance.
El nitrógeno y el fósforo de los insectos que comen permiten que las droseras prosperen en lugares donde la mayoría de las plantas no pueden sobrevivir, como el suelo ácido y pobre en nutrientes de los pantanos y las ciénagas. Estas adaptaciones fascinaron a Charles Darwin, quien escribió en 1860 que se preocupaba “más por la drosera que por el origen de todas las especies”. No obstante, Darwin esperaría 15 años antes de publicar sus controvertidas sospechas de que, de hecho, algunas plantas comen animales.

fotografia de ranas

“Hold on Tight” por Mathieu Foulquié. Finalista, Vida acuática.
Debajo de la turbulencia de una pequeña cascada en el río Lez de Francia, un sapo común (Bufo bufo) se aferra a la vida. Sin embargo, no es su propia vida: el macho está ayudando a asegurar la supervivencia de su especie al fertilizar los huevos de su compañera mientras los pone. Conocido como amplexus, que en latín significa “abrazo”, este comportamiento de apareamiento es común entre los anfibios y otros animales cuyos huevos deben ser fertilizados externamente. Los machos desarrollan temporalmente glándulas en los dedos de los pies, conocidas como almohadillas nupciales, para ayudarlas a agarrar el abdomen hinchado de las hembras. Luego, cuando la hembra libera miles de óvulos en hebras perladas y gelatinosas, el macho los recubre con esperma.
Decenas de sapos que buscan compañeros para esta antigua danza reproductiva son asesinados cada primavera por vehículos motorizados. Afortunadamente, algunas comunidades europeas han construido canales e incluso alistado voluntarios para trasladar sapos para ayudarlos a cruzar las carreteras y llegar a sus parejas.

hongos en el bosque

“Mushroom Magic” por Agorastos Papatsanis. Finalista, Paisajes, paisajes marinos y flora.
A pesar de la apariencia etérea de esta foto, estos hongos comestibles (Macrolepiota procera) no inducirán ninguna alucinación. Pero eso no significa que no sean mágicos. De hecho, cuanto más aprendemos sobre los hongos, más magia parecen albergar. Desde ayudar a los árboles a comunicarse hasta producir metabolitos que combaten el cáncer, los científicos solo han comenzado a descubrir las fantásticas características de los hongos.
La raíz de muchas de estas capacidades es el papel único que desempeñan los hongos en el medio ambiente. Como descomponedores primarios, los hongos descomponen la materia orgánica de plantas y animales muertos. A cambio, los hongos se llenan de nutrientes y minerales esenciales, algunos de los cuales pueden conferir beneficios antioxidantes, antimicrobianos y anticancerígenos a los humanos. Esta misma capacidad también hace que los hongos sean remediadores ambientales excepcionales, ingiriendo las toxinas y los metales pesados ​​que varias prácticas industriales han filtrado en el suelo.

BigPicture Natural World Photography Competition: Sitio web | Facebook | Instagram

My Modern Met obtuvo permiso de BigPicture Natural World Photography Competition para reproducir estas imágenes.

Artículos relacionados:

Las impresionantes imágenes ganadoras del concurso de fotografía 2019 de The Nature Conservancy

Conoce a los increíbles ganadores del concurso Bird Photographer of the Year 2019

Increíbles ganadores del concurso BigPicture de fotografía del mundo natural

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO