La historia detrás de ‘La escuela de Atenas’, la obra maestra de Rafael

escuela de atenas de rafael

Este artículo puede contener links de afiliados. Si realizas una compra, My Modern Met puede obtener una comisión. Por favor lee nuestra divulgación de afiliados para mayor información.

Antes de cumplir 30 años, Rafael Sanzio ya era un pintor reconocido que había alcanzado el estrellato en el mundo del arte. En la cima de su carrera, este maestro del Renacimiento italiano había sido invitado por el papa para vivir en Roma, donde pasaría el resto de sus días. En 1509, el artista comenzó a decorar la primera de cuatro habitaciones en el Palacio Apostólico. En conjunto, las estancias de Rafael–junto con el techo de la Capilla Sixtina pintado por Miguel Ángel–ejemplifican la técnica del fresco presente en algunas de las obras más famosas del Alto Renacimiento.

En particular, el fresco de La escuela de Atenas ha llegado a simbolizar el matrimonio del arte, la filosofía y la ciencia; un sello distintivo del Renacimiento italiano. Pintada entre 1509 y 1511, esta obra se encuentra en la primera de las cuatro salas diseñadas por Rafael, la Estancia della Segnatura.

Pero, ¿qué significa esta famosa pintura? Veamos qué representó la icónica La Escuela de Atenas para Rafael como artista y cómo este fresco ha convertido en un símbolo del Renacimiento. En ese momento, una comisión del Papa era la cúspide de la carrera de cualquier artista, y para Rafael, fue la validación de una carrera floreciente.

dibujo de la escuela de atenas de rafaael

Dibujo preparatorio de “La escuela de Atenas”

Rafael estaba en Florencia cuando recibió la noticia de que el Papa Julio II, el mismo hombre que comisionó a Miguel Ángel para pintar el techo de la Capilla Sixtina, le pidió que decorara los apartamentos en el segundo piso del Palacio del Vaticano. El papa tenía la esperanza de eclipsar las pinturas del Renacimiento temprano que su predecesor, el papa Alejandro VI, había hecho en los apartamentos Borgia, que estaban debajo. Esto puede verse como una elección audaz, ya que Rafael nunca había ejecutado frescos tan complejos como lo requería esta comisión. En ese momento, el joven pintor era conocido principalmente por pequeños retratos y pinturas religiosas sobre madera, además de algunos retablos. Algunos creen que su amigo Bramante, quien fue el arquitecto de San Pedro, lo recomendó para el trabajo. Ambos habían crecido en Urbino y se conocían bien.

Rafael estuvo a la altura del desafío, creando un extenso catálogo de bocetos preparatorios para todos sus frescos. Estos luego se ampliarían en los dibujos a gran escala para ayudar a transferir el diseño al yeso húmedo. El pintor trabajó mismo tiempo que Miguel Ángel, y se cree que esto ayudó a impulsar e inspirar a Rafael al estimular su naturaleza competitiva.

 

Estancia della Segnatura

Sala della Segnatura

Estancia della Segnatura. (Foto: 0ro1 [CC BY-SA 3.0 o GFDL], de Wikimedia Commons)

La escuela de Atenas es uno de los cuatro frescos de la pared en la Estancia della Segnatura. La sala fue diseñada para ser la biblioteca de Julio II y, por lo tanto, el concepto general de Rafael equilibra el contenido de lo que habría estado en el estudio del Papa.

La tradición de decorar bibliotecas privadas con retratos de grandes pensadores era algo común en el siglo XVI, pero Rafael llevó esta idea a un nivel completamente nuevo con composiciones masivas que reflejaban filosofía, teología, literatura y jurisprudencia. Leídos en su conjunto, las obras buscaban transmitir el intelecto del Papa y habrían provocado una discusión entre las mentes cultas que tuvieron la suerte de entrar en este espacio privado.

La Escuela de Atenas fue el tercer cuadro que completó Rafael después de La disputa del Sacramento (que representa la teología) y El Parnaso (que representa la literatura). Al colocarlo frente frente a La disputa y  como símbolo de la filosofía, establece un contraste entre creencias religiosas y laicas.

Toma un recorrido virtual de la Estancia della Segnatura en el sitio web de los Museos Vaticanos.

 

La escuela de Atenas

detalle de la escuela de atenas

Ambientada en una inmensa ilusión arquitectónica pintada por Rafael, La escuela de Atenas es una obra maestra que representa visualmente un concepto intelectual. En la pintura, Rafael utilizó agrupaciones de figuras para presentar una lección compleja sobre la historia de la filosofía y las diferentes creencias que desarrollaron los grandes filósofos griegos.

Rafael ciertamente habría estado al tanto de las exhibiciones privadas de la Capilla Sixtina–una obra en progreso en ese momento–que eran organizadas por Bramante. Aunque el trabajo de Rafael, en muchos sentidos, podría verse como más complejo debido a la cantidad de figuras colocadas en una escena, ciertamente fue influenciado por el trabajo de Miguel Ángel. Esto es particularmente evidente por la figura extendida que piensa en primer plano, como veremos pronto.

De hecho, la influencia moderna se filtra con más frecuencia de lo que uno pensaría, particularmente cuando se trata de los rostros usados ​​para ciertas figuras en La escuela de Atenas. Echemos un vistazo, grupo por grupo, para separar el concepto y ver quién aparece en este famoso fresco.

 

¿Quiénes son las figuras en La escuela de Atenas?

 

Platón y Aristóteles

detalle de la escuela de atenas

Las dos figuras principales de la obra aparecen directamente debajo del arco y en el punto de fuga del fresco, un truco de composición para atraer la atención del espectador hacia la parte más importante de la pintura. Aquí vemos a dos hombres que representan efectivamente las diferentes escuelas de filosofía: Platón y Aristóteles.

Un Platón anciano se encuentra a la izquierda, apuntando con el dedo al cielo. A su lado está su alumno Aristóteles. En una exhibición de soberbio escorzo, Aristóteles extiende su brazo derecho directamente hacia el espectador. Cada hombre sostiene una copia de sus libros en su mano izquierda: Timeo para Platón y Ética nicomáquea para Aristóteles.

Se cree que el gesto de Platón hacia el cielo hace referencia a su teoría de las formas. Esta filosofía sostiene que el mundo “real” no es el físico, sino un reino espiritual de ideas llenas de conceptos e ideas abstractas. El reino físico, para Platón, es meramente las cosas materiales e imperfectas que vemos e interactuamos a diario. Curiosamente, algunas personas creen que Rafael usó el rostro de Leonardo da Vinci para Platón, basándose en las similitudes de su autorretrato.

Por el contrario, la mano de Aristóteles es una representación visual de su creencia de que el conocimiento proviene de la experiencia. El empirismo, como se le conoce, teoriza que los humanos deben tener evidencia concreta para apoyar sus ideas y está muy basado en el mundo físico.

Los académicos sostienen que esta división de filosofías, ubicada en el centro de La escuela de Atenas, es el tema central de la pintura.

Entonces, ¿quiénes son los demás? La inspiración detrás de todas las figuras no es completamente clara, ya que Rafael no le dio a todos sus personajes con atributos que delaten su identidad. Afortunadamente, hay bastantes en los que los académicos están de acuerdo.

 

Sócrates

detalle de la escuela de atenas

A la izquierda de Platón, Sócrates es reconocible gracias a sus rasgos distintivos. Se dice que Rafael pudo utilizar un busto antiguo retrato del filósofo como guía. También se le identifica por el gesto de su mano, como lo señaló Giorgio Vasari en Las vidas de los más excelentes arquitectos, pintores y escultores italianos. “Incluso la manera de razonar de Sócrates es expresada: sostiene el índice de su mano izquierda entre eso y el pulgar de la derecha, y parece como si estuviera diciendo ‘Tú me concedes esto y esto'”.

Entre la multitud que rodea a Sócrates se encuentran sus estudiantes, incluido el general Alcibíades y Esquines de Esfeto.

 

Pitágoras

detalle de la escuela de atenas

En primer plano, Pitágoras aparece sentado con un libro y un tintero, también rodeado de estudiantes. Aunque Pitágoras es bien conocido por sus descubrimientos matemáticos y científicos, también creía firmemente en la metempsicosis. Esta filosofía establece que cada alma es inmortal y, al morir, se traslada a un nuevo cuerpo físico. A la luz de esto, tiene sentido que lo coloquen en el lado del fresco “regido” por Platón.

 

Euclides

detalle de la escuela de atenas

En simetría con la posición de Pitágoras en el otro lado, Euclides está inclinado para demostrar algo con una brújula. Sus jóvenes estudiantes tratan con entusiasmo de captar las lecciones que les está enseñando. El matemático griego es conocido como el padre de la geometría, y su amor por los teoremas concretos con respuestas exactas demuestra por qué es retratado en el lado de Aristóteles de La escuela de Atenas. Los expertos creen que Euclides es un retrato del amigo de Rafael, Bramante.

 

Claudio Ptolomeo

detalle de la escuela de atenas

El gran matemático y astrónomo Ptolomeo está justo al lado de Euclides, de espaldas al espectador. Con una túnica amarilla, sostiene un globo terrestre en la mano. Se cree que el hombre barbudo parado frente a él sosteniendo un globo celeste es el astrónomo Zoroastro. Curiosamente, el joven parado al lado de Zoroastro, mirando al espectador, no es otro que el mismo Rafael. La incorporación de este tipo de autorretrato no es algo insólito para la época; sin embargo, incorporar su propia imagen a una obra de tal complejidad intelectual es una elección atrevida.

detalle de la escuela de atenas

 

Diógenes

diogenes en la escuela de atenas

Es universalmente aceptado que el caballero mayor tirado en los escalones es Diógenes. Fundador de la filosofía cínica, fue una figura controvertida en su época, pues vivió una vida sencilla y criticó las convenciones culturales.

 

Heráclito

heraclito en la escuela de atenas

Una de las figuras más llamativas de la composición es un hombre pensativo sentado en primer plano, con la mano en la cabeza en una posición clásica de “pensador”. Esta figura no aparece en los dibujos preliminares de Rafael y el análisis de yeso muestra que se agregó más tarde. Los historiadores del arte Roger Jones y Nicholas Penny escriben en su libro Raphael que es “probablemente el primer intento de Rafael de apropiarse de parte del peso pesado de los profetas y las sibilas sixtinas de Miguel Ángel”.

La naturaleza taciturna del personaje provocó que durante mucho tiempo el personaje fuera considerado un retrato del propio Miguel Ángel. En el ámbito de los filósofos, la figura representada es Heráclito, un pionero de la sabiduría autodidacta. Heráclito era un personaje melancólico y no disfrutaba de la compañía de los demás, lo que lo convertía en uno de los pocos personajes aislados del fresco.

 

Estatuas

estatuas en la escuela de atenas

Completando la escena de Rafael, dos grandes estatuas aparecen en nichos en la parte trasera de la escuela. A la derecha de Platón, vemos a Apolo, mientras que a la izquierda de Aristóteles está Minerva, la diosa de la sabiduría y la justicia; una representante adecuada del lado de la filosofía moral del fresco. Curiosamente, su posicionamiento también la acerca al fresco de Rafael sobre la jurisprudencia, que se desarrolla directamente a su izquierda.

Apolo, reconocible por su lira, representa el lado de la filosofía natural. Como dios de la luz, la música, la verdad y la curación, su posición lo coloca junto al fresco del Parnaso de Rafael que representa la literatura y la poesía.

Desde su creación, La Escuela de Atenas fue un éxito, valiéndole a a Rafael más encargos por parte del Papa y convirtiéndolo en uno de los artistas más cotizados de Roma. Aunque la vida de Rafael fue corta–murió en 1520 a los 37 años–su impacto ha perdurado a lo largo de los siglos. Todavía se le considera uno de los grandes maestros del Renacimiento italiano, y su trabajo continúa inspirando a los artistas de nuestros días.

 

Todas las imágenes vía Wikimedia Commons excepto donde se indique lo contrario.

Artículos relacionados:

La historia y el legado de la misteriosa ‘Mona Lisa’ de Leonardo da Vinci

8 Artistas del Renacimiento que transformaron el mundo del arte

La importancia de ‘El nacimiento de Venus’, la obra maestra renacentista de Botticelli

El significado del famoso “Hombre de Vitruvio” de Leonardo da Vinci

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO