Descubre cómo se celebra la famosa Feria de Abril en Sevilla

Mujeres vestidas con trajes de flamencas

Foto: fotos de stock de joserpizarro/Shutterstock

En Sevilla, pocos eventos son tan importantes como la Feria de Abril. También conocida como la Feria de Sevilla, esta fiesta anual se celebra una o dos semanas después de la Semana Santa, y es una verdadera celebración del modo de vida y la alegría de los sevillanos.

Durante la fiesta, los sevillanos visten sus mejores galas tradicionales  y se reúnen en casetas para comer, beber y bailar. Aunque inició como una feria de ganadería, la Feria de Abril es hoy una de las celebraciones más características de la ciudad, una donde el color, la música y la danza son omnipresentes. Desde paseos a caballo hasta bailes tradicionales, la Feria de Sevilla tiene muchos detalles maravillosos por explorar.

 

El origen de la Feria de Abril

Cartel de la Feria de Abril de 1912

Cartel de las fiestas de primavera de 1912. (Foto: Wikimedia Commons dominio público)

Las ferias y mercados han sido una ocurrencia común en toda Europa desde la Edad Media. En ese entonces, las ferias eran frecuentadas por mercaderes que traían todo tipo de mercancías del exterior. La primera feria de la que se tiene registro en España ocurrió en 1152 en Valladolid, siendo aprobada por el rey Alfonso VII. Sevilla no tendría ferias establecidas hasta 1254, cuando Alfonso X decretó que se realizarían dos ferias mercantiles al año: una en abril y otra en septiembre, cerca del día de san Miguel.

Con el paso de los siglos, estas ferias sevillanas dejaron de celebrarse. En 1846, dos concejales llamados Narciso Bonaplata (de origen catalán) y José María Ibarra (del País Vasco) propusieron reinstaurar la celebración de estos eventos, presentando el proyecto al Ayuntamiento como una feria agrícola y ganadera. Se decidió que la feria de la primavera tendría lugar el 18, 19 y 20 de abril, y tras la aprobación de la reina Isabel II, se celebró la primera feria con 25,000 asistentes.

Aunque en un principio solo habían 19 casetas, el evento poco a poco fue creciendo hasta convertirse en uno de los eventos sociales favoritos de la sociedad sevillana. Hoy en día, la Feria de Abril tiene lugar en un recinto ferial de 1,200,000 metros cuadrados ubicado entre los barrios de Los Remedios y Tablada. En 2019, más de 4 millones de personas visitaron el recinto ferial durante los seis días de celebración, un número récord.

 

La fiesta

Caballos frente a la portada de la Feria de Abril

Foto: Fotos de stock de LucVi/Shutterstock

El recinto ferial se divide en tres secciones: el Real de la Feria, la Calle del Infierno y los aparcamientos. En el Real de la Feria encontramos las casetas (construcciones temporales similares a una carpa de fiesta), que pueden ser públicas o privadas. Decoradas con diseños tradicionales, las casetas son el segundo hogar del sevillano durante las fiestas, y son donde ocurre buena parte de la convivencia. La Calle del Infierno es como se le conoce popularmente al parque de atracciones que se instala en la feria. Aquí encontramos actividades feriales para todas las edades, desde juegos mecánicos y tómbolas hasta atracciones infantiles.

La semana festiva inicia el sábado con la “noche del alumbrao“, cuando se enciende la portada a la entrada del recinto ferial. Esta monumental construcción cambia año con año y suele inspirarse en algún monumento de la ciudad. La portada es decorada con miles de bombillas, y suele ser el principal punto de encuentro para los sevillanos. Esa noche se come pescaíto frito, un platillo rebosado típico de la región, y se beben vinos como moscatel, manzanilla y fino.

Baliarinas de flamenco en la Feria de Abril de Sevilla

Foto: Fotos de stock de KikoStock/Shutterstock

Uno de los elementos más característicos de la Feria de Abril son los vestidos de flamenca. Uno de los trajes regionales de Andalucía, este ceñido atuendo de volantes que portan las bailaoras de flamenco se consagró a partir de la Exposición Iberoamericana de 1929. El vestido se complementa con una mantilla (siendo el mantón de Manila el más emblemático), flores y peinetas en el cabello recogido, pendientes grandes y zapatos de tacón. Es común que las mujeres muestren la belleza de sus atuendos bailando sevillanas, una danza tradicional que se baila en parejas y que se realiza en series de cuatro.

El paseo de caballos y enganches es otro de los puntos focales del evento. Hermosos ejemplares equinos son paseados por la ciudad tirando de carruajes antiguos. Es posible realizar recorridos por Sevilla de esta manera, ofreciendo una nueva manera de experimentar los sitios más famosos de la ciudad.

La fiesta finaliza el sábado siguiente con un espectáculo de fuegos artificiales que puede verse desde el río Guadalquivir, dando cierre a un evento verdaderamente único en el mundo.

 

Artículos relacionados:

La Plaza de España, un monumental símbolo de la unión de naciones en Sevilla

La historia de la Giralda, el campanario más emblemático de Sevilla

La cautivadora historia del Real Alcázar de Sevilla y el arte que ha inspirado

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO