La Plaza de España, un monumental símbolo de la unión de naciones en Sevilla

Plaza de España en Sevilla

Foto: Fotos de stock de S-F/Shutterstock

Los extraordinarios avances tecnológicos de la Revolución Industrial dieron origen a una riqueza inesperada en varios países del mundo. Con el propósito de exhibir sus logros, muchas naciones empezaron a organizar exposiciones universales, donde podían mostrar tanto sus inventos y avances industriales como su cultura.

En 1929, una de estas exposiciones daría origen a uno de los sitios más emblemáticos de Sevilla: la Plaza de España. Ubicada en el parque de María Luisa, esta magnífica construcción semicircular fue la pieza central de la Exposición Iberoamericana, que buscaba mejorar las relaciones internacionales entre España y sus antiguas colonias.

 

La Exposición Iberoamericana

Póster de la Exposición Iberoamericana de 1929

Foto: Wikimedia Commons (dominio público)

La Exposición Iberoamericana requirió 19 años de planeación. En 1911, el arquitecto sevillano Aníbal González comenzó la planeación arquitectónica de los edificios que formarían parte de la muestra, que tenía como propósito mejorar las relaciones de España y los países con lo que tenía lazos históricos o coloniales.

Que se eligiera a Sevilla para acoger la exposición no fue una sorpresa considerando la historia de la ciudad. Antes de la construcción del puerto de Cádiz, Sevilla era el principal centro portuario del reino español; de hecho, Cristóbal Colón partió desde el puerto sevillano en la primera expedición hacia América. Los países que fueron invitados incluían a varias antiguas colonias españolas—como México, Perú, Argentina, Colombia y Estados Unidos—así como dos naciones con una unión política a España: Portugal y Brasil, su antigua colonia. De los 18 países participantes, 10 construyeron pabellones para alojar sus exhibiciones.

La Exposición Iberoamericana se realizó en conjunto con la Exposición Internacional de Barcelona entre 1929 y 1930, y aunque fue de menor tamaño, las autoridades de la ciudad no escatimaron en gastos. Además de construir numerosos pabellones y sitios de exhibición, también se colocó una réplica exacta de la Santa María—la carabela de Cristóbal Colón—en el río Guadalquivir.

 

La pieza central de la muestra

Vista de la Plaza de España desde dentro del edificio

Foto: Fotos de stock de LucVi/Shutterstock

Al tratarse de una exposición universal, el edificio principal de la muestra no solo debía de ser monumental, sino que también debía representar a España y a las regiones que lo conforman. Para su diseño, Aníbal González se inspiró en el estilo del Renacimiento español, e incluyó elementos mudéjares y modernos.

Esta plaza semicircular tiene una superficie total de 50,000 metros cuadrados, y está orientada hacia el río Guadalquivir. Las personas tienen acceso a los edificios a través de cuatro puentes, que representan los antiguos reinos españoles. En la parte interior de la curva del edificio encontramos 48 bancos que se encuentran ricamente recubiertos de cerámica. Colocados en orden alfabético, en estos bancos quedan representadas todas las provincias de España, excepto Sevilla. Cada provincia está representada con su escudo, un mapa y una ilustración en cerámica de algún evento histórico de la región.

Banco de Badajoz en la Plaza de ESpaña, Sevilla

Banco de la provincia de Badajoz. (Foto: Gzzz vía Wikimedia Commons [CC BY-SA 4.0])

Sobre los bancos, podemos encontrar numerosos bustos de personajes ilustres de la historia española, como Francisco de Quevedo y Diego Velázquez. Las torres de estilo barroco en los extremos miden 74 metros, y llegaron a ser criticadas por competir con la Giralda en cuanto a altura.

Además de representar el “abrazo” hermano de España hacia las otras naciones, en este edificio también se ubicaba el Salón del Descubrimiento de América. Entre los mapas y documentos expuestos hay numerosas cartas que Cristóbal Colón escribió durante sus viajes a América, así como el testamento del conquistador Hernán Cortés.

 

La Plaza de España hoy

Plaza de España en Sevilla al atardecer

Foto: Fotos de stock de alberto cervantes/Shutterstock

Inicialmente, se planeaba que el edificio de la Plaza de España pasara a formar parte de la Universidad de Sevilla. Sin embargo, al finalizar la Exposición Iberoamericana el edificio comenzó a ser utilizado como sede del gobierno y de la Capitanía General de Sevilla. Hoy en día, la Plaza de España alberga al Museo Militar de la ciudad, así como la subdelegación del gobierno de España.

Dada su belleza, la Plaza de España ha sido el escenario perfecto para una gran variedad de películas famosas. Desde el cuartel inglés en El Cairo en Lawrence de Arabia hasta la capital del planeta Naboo en Star Wars Episodio II: El ataque de los clones, la Plaza de España sigue cumpliendo con su función original de maravillar a todo aquel que la visita.

 

Artículos relacionados:

La cautivadora historia del Real Alcázar de Sevilla y el arte que ha inspirado

La historia de la Giralda, el campanario más emblemático de Sevilla

Descubre El Escorial, la obra maestra arquitectónica del Siglo de Oro español

El Palacio de Cristal de Madrid: de invernadero exótico a galería de arte público

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO