Home / Arte / Historia del arteLa fascinante historia detrás de las famosas gárgolas de la catedral de Notre Dame

La fascinante historia detrás de las famosas gárgolas de la catedral de Notre Dame

Grutescos Catedral de Notre Dame Gárgolas Catedral de Notre Dame Quimeras Catedral de Notre Dame Esculturas Catedral de Notre Dame

Quimera de Notre-Dame (Foto: Jose Ignacio Soto vía Shutterstock)

La catedral de Notre Dame de París es una de las obras maestras de la arquitectura gótica. Construida durante la Edad Media, la catedral ha recibido a fieles y visitantes durante siglos, despertando su admiración gracias a sus altas torres, sus vitrales etéreos y sus cautivadoras esculturas.

Entre las figuras grabadas de santos y profetas, en el exterior de la catedral se encuentran una gran variedad de grutescos, criaturas de piedras cuya función es proteger a la iglesia de los espíritus malvados. Cuando las esculturas también sirven para canalizar agua se conocen como gárgolas, término que suele utilizarse erróneamente para referirse a toda la familia de los grutescos.

Los grutescos de Notre Dame incluyen tanto gárgolas como una colección de curiosas esculturas decorativas llamadas quimeras. Aunque estas últimas no drenan agua, han pasado a ser conocidas también como “gárgolas” y son uno de los rasgos más famosos de la catedral.

Grutescos Catedral de Notre Dame Gárgolas Catedral de Notre Dame Quimeras Catedral de Notre Dame Esculturas Catedral de Notre Dame

Catedral de Notre Dame (Foto: Alexandra Lande vía Shutterstock)

Las gárgolas originales

La construcción de Notre Dame comenzó en 1160 bajo la dirección del obispo Maurice de Sully, y fue terminada casi 200 años después. Las gárgolas no eran un elemento básico de la arquitectura francesa cuando comenzó el proyecto. Sin embargo, para mediados del siglo XIII el estilo gótico comenzó a popularizarse, y con él, también las gárgolas.

Inspirándose en modelos antiguos encontrados en templos egipcios, romanos y griegos, durante la Edad Media muchos arquitectos comenzaron a decorar sus edificios con gárgolas. Para reimaginar este concepto ancestral recurrieron al folclor francés; específicamente, a la historia del siglo VII de san Román y La Gargouille, un monstruo escupefuego cuya cabeza fue clavada en una iglesia para que drenara agua.

Grutescos Catedral de Notre Dame Gárgolas Catedral de Notre Dame Quimeras Catedral de Notre Dame Esculturas Catedral de Notre Dame

Estatua de san Román con la Gargouille a sus pies (Foto: Giogo vía Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0)

El crecimiento de las catedrales góticas vino acompañado de la necesidad de tener buenos sistemas de drenaje. Esto, además de la naturaleza supersticiosa de la iglesia católica de la época, hizo que las gárgolas encajaran a la perfección en el diseño de las construcciones.

Para cuando la construcción de Notre Dame terminó en 1345, sus muros exteriores estaban cubiertos de docenas de gárgolas de piedra caliza. Actuando como guardianes y canalones, estas criaturas tienen una apariencia distintiva que consiste en un cuerpo hueco y estilizado, un cuello largo y una cabeza expresiva parecida a la de un animal. A menudo también tienen alas emplumadas, orejas grandes y puntiagudas y extremidades con garras pegadas a su cuerpo.

Grutescos Catedral de Notre Dame Gárgolas Catedral de Notre Dame Quimeras Catedral de Notre Dame Esculturas Catedral de Notre Dame

Gárgolas de Notre Dame (Foto: Peter Cadogan vía Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

¿A qué se debe esta apariencia tan uniforme? Según el historiador de arte Michael Camille, las gárgolas en las catedrales se parecen porque eran efímeras. “Las gárgolas en las catedrales medievales se pudrían rápidamente si hacían bien su trabajo de drenar agua, por lo que tan solo un siglo después debían de ser reemplazadas”, escribe Camille en The Gargoyles of Notre-Dame: Medievalism and the Monsters of Modernity. “A diferencia de los santos tallados en piedra en los umbrales de las puertas, las gárgolas se tallaban en piedra caliza, que es mucho menos duradera; las gárgolas de verdad eran inevitablemente reemplazables”.

Grutescos Catedral de Notre Dame Gárgolas Catedral de Notre Dame Quimeras Catedral de Notre Dame Esculturas Catedral de Notre Dame

Gárgolas en un costado de Notre Dame (Foto: Sharon Mollerus vía Shutterstock)

El enfoque y la estética de las gárgolas contrasta con el de las quimeras, que poseen características únicas y parecen ser irremplazables. Sin embargo, a diferencia de las gárgolas, estas esculturas no son un elemento original de Notre-Dame. Contrario a lo que se piensa normalmente, las quimeras ni siquiera se remontan a la Edad Media: todas fueron esculpidas en el siglo XIX.

Las famosas quimeras

Grutescos Catedral de Notre Dame Gárgolas Catedral de Notre Dame Quimeras Catedral de Notre Dame Esculturas Catedral de Notre Dame

Charles Nègre, “Henri Le Secq near the ‘Stryge’ chimera,” 1853 (Foto vía Wikimedia Commons Public Domain)

A principio del siglo XIX, Notre Dame estaba pasando por una crisis. Aburridos del estilo gótico y con el auge de la arquitectura barroca, los parisinos casi pedían la demolición de la catedral en ruinas.

Afortunadamente, el escritor, dramaturgo y conservacionista francés Victor Hugo encontró la forma de salvarla. Para recordarle al público su importancia histórica, el autor escribió El jorobado de Notre Dame, una novela que celebra el misterio y la belleza de la catedral gótica. Como resultado del éxito del libro hubo un renovado interés en la iglesia, lo que llevó al rey a ordenar su renovación.

En 1844, los arquitectos Jean-Baptiste-Antoine Lassus y Eugène Viollet-le-Duc fueron comisionados para renovar la antigua catedral. El duo de arquitectos empleó a un equipo de artesanos para reparar los elementos existentes y añadir otros nuevos, incluyendo una aguja de 750 toneladas, estatuas de cobre y las hoy famosas 56 quimeras.

A diferencia de las gárgolas, estas estatuas no sobresalen de las paredes exteriores. En cambio, todas están colocadas en la Galerie des Chimères, un balcón que conecta los dos campanarios. Desde ahí se asoman a la balaustrada, donde vigilan la ciudad y adornan la catedral con sus inigualables siluetas.

Galerie des chimeres. Notre-Dame de Paris

La Galerie des Chimères

La colección de quimeras de Notre Dame incluye animales terroríficos, híbridos fantásticos y criaturas mitológicas. Dos en particular han sido bautizadas con el paso de los años gracias a sus características únicas: Wyvern, un dragón alado de dos patas, y Stryga (también conocido como “la gárgola que escupe”), una criatura con cuernos, con la cabeza en las manos y la lengua de fuera.

Grutescos Catedral de Notre Dame Gárgolas Catedral de Notre Dame Quimeras Catedral de Notre Dame Esculturas Catedral de Notre Dame

Wyvern (Foto: starryvoyage vía Shutterstock)

Grutescos Catedral de Notre Dame Gárgolas Catedral de Notre Dame Quimeras Catedral de Notre Dame Esculturas Catedral de Notre Dame

Stryga (Foto: Savvapanf Photo vía Shutterstock)

Otros personajes famosos (aunque sin nombre) son un demonio con un solo cuerno, un híbrido de cabra y humano, una garza emplumada y un elefante poco aterrador.

 

Los grutescos hoy

Hoy en día, los visitantes de la catedral de Notre Dame pueden ver tanto a las estilizadas gárgolas como a las estáticas quimeras. Para una mejor vista de ambos tipos de grutescos, los visitantes curiosos pueden subir a las torres y caminar a través de la Galerie des Chimères. Para llegar ahí es necesario subir los 387 escalones de dos escaleras de caracol, pero sin duda valdrá la pena encontrarse de frente con estas curiosas criaturas.

Grutescos Catedral de Notre Dame Gárgolas Catedral de Notre Dame Quimeras Catedral de Notre Dame Esculturas Catedral de Notre Dame

Las quimeras de cerca (Foto: S.Borisov vía Shutterstock)

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Find out how by becoming a Patron. Check out the exclusive rewards, here.

CONTENIDO PATROCINADO