La historia detrás ‘El beso’, la resplandeciente pintura de Gustav Klimt

El beso Gustav Klimt Klimt the Kiss Klimt Kiss

El beso, 1907-1908

El artista austriaco Gustav Klimt es conocido por sus retratos etéreos y ricos en patrones. Hoy en día, muchos de estos lienzos se consideran obras maestras, aunque El beso, una pieza particularmente exquisita, parece destacar sobre el resto.

Con resplandecientes tonos dorados, formas estilizadas e iconografía sentimental, el cuadro El beso ha encantado al público desde que fue terminado en 1908. Actualmente, esta maravillosa pieza se encuentra en la célebre Österreichische Galerie Belvedere de Viena, aunque su ilustre legado trasciende las raíces austriacas de Klimt.

Contexto histórico y artístico

Como miembro de la Secesión de Viena y  pionero del simbolismo—una corriente de arte europeo caracterizada por motivos místicos, un enfoque personal sobre las artes visuales y una estética similar al contemporáneo art nouveau—Gustav Klimt adoptó una postura vanguardista hacia la pintura. Su estilo distintivo es particularmente evidente en El beso, que fue pintado durante su luminosa “etapa dorada”.

Los trabajos que produjo durante este periodo presentan planos pronunciados y delicados detalles hechos de pan de oro. Inspirado por los mosaicos bizantinos, estos destellos le dan a cada pieza una apariencia brillante que acentúa la naturaleza etérea del tema y el estilo de Klimt. Además de El beso, Retrato de Adele Bloch-Bauer I (1907), Judith I (1901), y Serpientes acuáticas I (1904) también comparten esta estética resplandeciente.

El beso Gustav Klimt Klimt the Kiss Klimt Kiss

Retrato de Adele Bloch-Bauer I, 1907

El beso Gustav Klimt judith i

Judith I, 1901

Gustav Klimt

Serpientes acuáticas I, 1904

Temática

El beso de Klimt retrata una pareja abrazada y arrodillada en un campo de flores silvestres cubiertas de hierba. El hombre, vestido con una túnica estampada geométricamente y con una corona de hojas en la cabeza, sostiene la cara de la mujer mientras se inclina para besarla. La figura femenina, cuyo vestido colorido y con diseños orgánicos contrasta con la ropa de su pareja, lleva flores en el pelo. Mientras envuelve sus brazos alrededor del cuello de su pareja, sus ojos se cierran pacíficamente, enfatizando la tranquilidad e intimidad de la escena.

The Kiss Gustav Klimt Klimt the Kiss Klimt Kiss

El beso, 1907-1908

Klimt exploró el amor en varias veces en su trabajo. En El árbol de la vida, un mosaico de su serie Stoclet Frieze, dos figuras que tienen un parecido sorprendente con las presentadas en El beso –tanto en composición como en estética– aparecen en un abrazo íntimo similar.

Gustav Klimt cuadros

El árbol de la vida, Stoclet Frieze, 1909

el beso Gustav Klimt el arbol de la vida

El árbol de la vida, Stoclet Frieze (detalle)

Esta tendencia sentimental también es evidente en Amor, una pieza temprana pintada en 1895. Si bien, estilísticamente, esta obra tiene poco en común con las pinturas más conocidas de Klimt, su tema romántico transmite su interés en explorar y capturar el amor. “Quien quiera saber algo sobre mí “, dijo,” debería mirar atentamente mis imágenes y reconocer ahí lo que soy y lo que quiero”.

Gustav Klimt Amor

Amor, 1895

Como se puede ver en La familia, otra pintura dorada de Klimt, la tendencia del artista hacia esta iconografía no se limita al amor romántico. En esta pieza, una madre y un padre dormidos abrazan a su hijo. Al igual que El beso, la escena ofrece una visión tranquila de una relación íntima.

La familia Gustav Klimt

La familia, 1909

A continuación: Más detalles sobre El beso

PÁGINA 1/2

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO