Conoce la historia de la deslumbrante “época dorada” de Gustav Klimt

Klimt Gold Leaf Painting on Canvas

Detalle de  “Retrato de Adele Bloch-Bauer I”

El artista austriaco Gustav Klimt es uno de los artistas simbolistas más famosos de la historia. A lo largo su exitosa carrera, produjo pinturas académicas, dibujos de figuras humanas e incluso objetos de arte decorativo. Aún así, es más conocido por la colección de obras doradas y deslumbrates que produjo durante su época dorada.

Esta etapa duró aproximadamente una década, pero ha llegado a caracterizar el estilo de Klimt y ha dado lugar a algunas de las pinturas más conocidas y apreciadas del arte moderno.

Contexto

Gustav Klimt comenzó su carrera profesional en 1880, cuando él, su hermano y un amigo formaron la “Compañía de Artistas”. El trío a menudo recibía encargos para pintar murales en Viena. Si bien estas pinturas públicas a gran escala estaban hechas inicialmente en un estilo académico y presentaban temas clásicos, muchas de ellas presagiaron el papel de Klimt en el Movimiento Secesionista y el posterior inicio de su revolucionaria fase dorada.

Gustav Klimt Paintings Secessionist Building

El Palacio de la Secesión de Viena (Foto: Jorge Royan vía Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0)

Klimt cofundó el Movimiento Secesionista en 1897. En rechazo a la escena artística tradicionalmente conservadora de Viena, Klimt y otros secesionistas brindaron a los artistas contemporáneos de Viena una plataforma para compartir su trabajo. Este movimiento liberador inspiró y permitió a Klimt experimentar con su arte y desarrollar un estilo simbolista inspirado en los movimientos art nouveau y Arts and Crafts.

A medida que su estilo de pintura se volvió cada vez más moderno, también cambió su enfoque sobre los materiales. Durante los primeros años del movimiento, Klimt comenzó a incorporar pan de oro en sus obras, lo que marcó el comienzo del periodo más exitoso y brillante de su carrera.

 

La época dorada

 

Primeros ejemplos

Pallas Athena es a menudo considerada como la primera pieza de la fase dorada de Klimt. Completada en 1898, esta pintura al óleo representa a la diosa griega Atenea vestida con una armadura y adoptando una pose desafiante. Si bien esta pieza aún presenta la influencia clásica presente en sus primeras piezas, su audaz uso del oro y la presencia de patrones apuntan hacia la siguiente etapa de la obra de Klimt.

Gold Leaf Painting on Canvas

“Pallas Athena”, 1898 (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

Otro ejemplo temprano de este período es Judith I. Como muchas de sus obras posteriores, esta pintura consiste en un retrato de una mujer (en este caso es Judith: una figura bíblica famosa por matar a Holofernes, un invasor) rodeada de diseños decorativos y sobre un fondo dorado. De manera similar, Klimt también representa la figura femenina con matices eróticos, un enfoque que se volvería intrínseco a su práctica durante este periodo.

Gold Leaf Painting on Canvas

“Judith I”, 1901 (Foto: Gemeente Museum vía Wikimedia Commons, dominio público)

En 1902, Klimt se adentró más en su fase dorada con el Friso de Beethoven. Este mural de 2.15 metros de largo fue creado para la 14.ª exposición secesionista de Viena. Rinde homenaje al compositor y pianista alemán Ludwig van Beethoven ofreciendo una interpretación visual de su novena sinfonía. También presenta los planos opulentos, los motivos y figuras místicos y los acentos ornamentales que han llegado a caracterizar las pinturas doradas de Klimt.

Klimt Golden Phase Beethoven Frieze

Detalle del “Friso de Beethoven”, 1902 (Foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

El apogeo del periodo dorado

La fase dorada de Klimt alcanzó la cúspide con tres obras clave: Retrato de Adele Bloch-Bauer I, El friso Stoclet y El beso. 

Como pintor de éxito y figura destacada en la escena artística contemporánea de Viena, a Klimt se le encargaba a menudo que pintara retratos de mujeres de clase alta de la capital. La más conocida de estas obras es Retrato de Adele Bloch-Bauer I (1907), una pieza que presenta a la esposa de un rico banquero judío. Aunque esta pieza retrata a una mujer que vivió al mismo tiempo que Klimt, su audaz uso del oro le da una sensación etérea que recuerda a un mosaico bizantino, lo que ilustra la calidad atemporal de la “nueva mujer vienesa”.

Klimt Woman in Gold Leaf Painting on Canvas

“Adele Bloch-Bauer I”, 1907 (Foto: Neue Galerie vía Wikimedia Commons, dominio público)

Entre 1905 y 1911, Klimt creó el Friso Stoclet, una serie de tres mosaicos extravagantes encargados para el comedor del Palacio Stoclet en Bruselas. El punto focal de todo el conjunto es el Árbol de la Vida, una representación estilizada de un árbol con ramas arremolinadas y en espiral, un intrincado trabajo de patrón y motivos simbólicos inspirados en el arte antiguo. El árbol se complementa con figuras, que incluyen una elegante bailarina y una pareja que tiene un parecido sorprendente con los amantes que aparecen en El beso. En sus estudios para el friso, Klimt adornó la escena con acentos dorados.

Gold Leaf Painting on Canvas Klimt Tree of Life

Estudio de un “Árbol de la vida”, ca. 1905-1909 (Foto: The Yorck Project vía Wikimedia Commons, dominio público)

La obra más famosa de Klimt, El beso, fue terminada en 1908. Retrata a un hombre y una mujer que se abrazan pacíficamente en un campo de flores brillantes. Revestidos con patrones contrastantes y predominantemente compuestos por formas doradas, plasman el enfoque decorativo de la fase dorada de Klimt.

Gold Leaf Painting on Canvas Klimt The Kiss

“El beso”, ca. 1907-1908 (Foto: Google Arts & Culture vía Wikimedia Commons, dominio público)

 

Obra posterior

Alrededor de 1911, Klimt dejó de decorar sus lienzos con pan de oro. En cambio, comenzó a incorporar intrincados planos de color caleidoscópico en sus composiciones, que culminaron en diseños que recuerdan a tapices tejidos o decoración con incrustaciones.

Gustav Klimt Paintings

“Muerte y vida”, ca. 11910-1915 (Foto: Google Arts & Culture vía Wikimedia Commons, dominio público)

Klimt trabajó en este estilo hasta su muerte en 1918. Si bien estas obras siguen siendo una parte clave de su cartera (Muerte y vida recibió el primer premio en la Exposición Internacional de Arte de Roma de 1911), son las piezas brillantes de su periodo dorado las que parecen para sobresalir del resto.

Gold Leaf Painting on Canvas

Detalle de “El beso”

Artículos relacionados:

Obras maestras monumentales: 8 de las pinturas famosas más grandes de la historia

Una nueva exposición digital de Klimt incluye pinturas perdidas en un incendio en 1945

Estos retratos inspirados en la obra de Klimt celebran la belleza de la juventud negra

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]