Home / Arte / Historia del arteLa historia del color rojo: Desde pinturas antiguas hasta zapatos Louboutin

La historia del color rojo: Desde pinturas antiguas hasta zapatos Louboutin

Historia del color rojo

Foto: Kenneth Dedeu vía Shutterstock
Este post puede contener links de afiliados. Si realizas una compra, My Modern Met puede obtener una comisión. Por favor lee nuestra divulgación de afiliados para mayor información.

El rojo es más que uno de colores primarios; data de la prehistoria y fue uno de los primeros colores usados por los artistas. Al ser atractivo y cálido por naturaleza, el rojo –que va de tonos anaranjados hasta vinos profundos– ha tenido un significado especial para muchas culturas.

En varias regiones del mundo, el rojo simboliza alegría y buena suerte. De hecho, en muchos países asiáticos, las novias usan prendas rojas el día de su boda, ya que representa fertilidad y fortuna. En Europa, el rojo se relacionó con los aristócratas y el clero. Su asociación con la sangre de Cristo lo hizo especialmente importante para la iglesia católica, tanto que el título de cardenal proviene del color que usaban tradicionalmente los cardenales católicos romanos. En la actualidad, la cultura occidental suele asociar este color con el amor.

Presente en el arte y los textiles desde tiempos inmemoriales, el color rojo es poderoso y elegante. Echemos un vistazo a algunos de los tonos más importantes presentes en el arte y aprendamos más sobre la fascinante historia de este color. Si deseas conocer más, Red: The History of a Color (en inglés) es una visión integral de todo lo relacionado con el rojo.

Ocre rojo

Ocre rojo en cuevas de Altamira

Un bisonte en una cueva en Altamira, España, pintado entre el 15,000 y 16, 500 a.C.(Foto: Museo Nacional y centro de investigación de Altamira [Dominio público],, vía Wikimedia Commons)

Una de las formas más antiguas del rojo proviene de la arcilla, dada la tonalidad roja de este mineral. De hecho, se ha encontrado evidencia de que las personas en la Edad de Piedra tardía molían ocre rojo para usarlo como pintura corporal. El rojo, junto con el blanco y el negro, fue uno de los tres colores utilizados por los artistas en la era del Paleolítico, pues era fácil de obtener en la naturaleza. Las pinturas rupestres prehistóricas en Altamira, España, que datan entre 15000 y 16500 a.C., son uno de los ejemplos más antiguos de pinturas con ocre rojo.

El rojo también fue importante en la antigua China. Este color aparece en piezas de cerámica negra y roja que datan entre 5000 y 3000 a.C.. También se han encontrado rastros de ocre rojo en la paleta de un pintor dentro de la tumba del rey Tut en Egipto.

Dato curioso: En el antiguo Egipto, el ocre rojo era usado por las mujeres para darle color a sus labios y mejillas. Durante las celebraciones, las personas pintaban sus cuerpos con este pigmento, ya que en la cultura egipcia, el rojo se asociaba con la vida, la salud y la victoria. El ocre rojo también se usó en pinturas murales.

 

Cinabrio

Pompeya villa de misterios

Villa de los Misterios, Pompeya. (Foto: Wikimedia Commons)

Los tonos de este rojo van de un brillante escarlata a un ladrillo profundo. El cinabrio recibe su nombre del mineral con el que está hecho: un sulfuro de mercurio altamente tóxico que fue utilizado desde la época de los egipcios. El brillante color fue el preferido de los antiguos romanos, quienes lo usaron extensivamente para la decoración, como aún puede verse en los murales de Pompeya. De hecho, el cinabrio era tan valioso en la época romana que era más costoso que el azul egipcio y el ocre rojo de África. Desde el siglo XII, el cinabrio también se usó en lacas talladas de China. En la antigüedad, los pigmentos bermellones estaban hechos de cinabrio, pero esto no debe confundirse con las pinturas también llamadas “bermellón” que surgieron después.

Dato curioso: En la época de los romanos, casi todo el cinabrio provenía de minas en Almadén, España. (Tristemente, los trabajadores generalmente eran prisioneros y esclavos que fueron obligados a trabajar en un ambiente altamente tóxico).

Cinabrio

Cristales de cinabrio. (Foto: Albert Russ vía Shutterstock)

 

Bermellón

tiziano bermellon

Pala Pesaro” Tiziano, 1519-1526. (Foto: WikiArt)

Se cree que los chinos fueron los primeros en producir bermellón sintético, probablemente desde el siglo IV A.C. El pigmento resultante, llevado a Europa por alquimistas árabes, fue usado ampliamente por los pintores del Renacimiento. En particular, las capas de este brillante color destacan en la obra de Tiziano. Si bien esta pintura suele ser de color rojo anaranjado, uno de sus defectos es que tiende a oscurecerse con el tiempo, convirtiéndose en un marrón púrpura oscuro. El bermellón siguió siendo el pigmento rojo más popular durante el siglo XX, hasta que su toxicidad y su costo hicieron que la mayoría de los artistas empezaran a utilizar el rojo de cadmio. En China, la importancia del bermellón ha hecho que se le conozca como “rojo chino“. Se cree que el color es un símbolo de la vida y la buena fortuna, por lo que se usaba para pintar templos y el carruaje del emperador.

Dato curioso: En la época medieval, el bermellón sintético era tan caro como el pan de oro. Por lo tanto, se usaba sólo en los aspectos más importantes de los manuscritos ilustrados. Para las letras rojas dentro del texto se usaba plomo rojo, un material más barato.  

Rojo chino en la ciudad prohibida

La Ciudad Prohibida, Pekín. (Foto: Hung Chung Chih vía Shutterstock)

 

Carmesí

tinte rojo carmesí

Manto de coronación de Roger II de Sicilia (1133–4), carmesí teñido con kermes. (Foto:  Wikimedia Commons)

Este intenso color rojo, que se inclina hacia el púrpura, está hecho de cuerpos secos de kermes hembras. Estos pequeños insectos, que se alimentan de la savia de los robles de hoja perenne, fueron criados comercialmente para producir tintes y pinturas. El carmesí hecho de kermes pasó a la historia con la introducción del carmín, hecho a base de grana cochinilla. Esto se debió en parte al hecho de que se necesita doce veces la cantidad de kermes para lograr la misma intensidad del color de la grana cochinilla.

Dato curioso: El carmesí hecho de kermes también recibe el nombre de “carmesí natural” para evitar confusiones con el carmín. Después, el carmesí comenzó a ser producido con Alizarin, el primer pigmento rojo de origen sintético. La pintura carmesí Alizarin fue una de las favoritas de Bob Ross, quien lo usaba cotidianamente en su programa de televisión.

 

Carmín

La novia judía de Rembrandt

“La Novia Judía,” Rembrandt. 1666. (Foto: Wikiart)

Al igual que el carmesí, el carmín está hecho de material orgánico, a diferencia del bermellón o el azul ultramarino, que provienen de minerales. Este pigmento está hecho de grana cochinilla, un pequeño insecto que vive en los nopales y tunas (cactus). Llegó a Europa en la primera mitad del siglo XVI, después de que los colonizadores españoles se encontraran con el rojo brillante usado por los aztecas. El carmín es un hermoso y profundo rojo que fue utilizado por prácticamente todos los grandes pintores de esa época, como Rembrandt, Vermeer y Velázquez. El pigmento debe ser usado con cuidado, ya que el tono puede cambiar si es expuesto a la luz.

Dato curioso: La grana cochinilla fue el objeto de importación más valioso del siglo XVI detrás del oro y la plata. Usado en pinturas y tintes, el carmín era un símbolo de riqueza. Muchos aristócratas europeos usaban ropa teñida con grana cochinilla, ya que producía un rojo mucho más intenso que las variedades de kermes disponibles en Europa.

Plomo rojo (Minium)

Vincent Van Gogh plomo rojo

“El café de noche”, Vincent van Gogh, 1888. (Foto: WikiArt)

El plomo rojo, o minium, es otro material altamente tóxico que habría sido fabricado por primera vez en China durante la dinastía Han. De hecho, se considera que el plomo rojo es uno de los primeros pigmentos sintéticos, ya que se obtiene al tostar pigmento de plomo blanco. Cuanto más tiempo pase el plomo blanco sobre las brasas, más se acercará a un tono rojo naranja. Al ser menos costoso que el pigmento hecho de cinabrio, fue ampliamente utilizado en manuscritos medievales, así como en pinturas en miniatura de Persia y la India.

A Vincent van Gogh le gustaba el plomo rojo, por lo que usó ampliamente en su obra. Desafortunadamente, este pigmento se desvanece con el tiempo si se expone a la luz, por lo que el rojo en sus pinturas ha perdido intensidad.

Dato curioso: La palabra “miniatura” viene de “minium”, ya que los artesanos que trabajaron en manuscritos medievales eran conocidos como miniadores.

historia del color rojo cultura persa

Escena en el palacio, Mir Sayyid Ali, 1539–1543. (Foto: Wikimedia Commons)

 

Rojo de cadmio

Matisse rojo cadmio

“Interior con helecho negro” Matisse, 1948. (Foto: WikiArt)

Gracias a su solidez, el rojo de cadmio se volvió popular en el siglo XX, y se comercializó desde 1910. Henri Matisse era un admirador este brillante pigmento, y fue el primer pintor reconocido en usarlo en sus obras. Si bien los niveles de sulfuro de cadmio en el pigmento no son muy tóxicos, en 2014 la Unión Europea contempló una posible prohibición al cadmio debido a la preocupación de que podría contaminar el suministro de agua cuando los artistas limpiaban sus pinceles. Afortunadamente, investigaciones posteriores demostraron que estos temores eran infundados.  El rojo de cadmio sigue siendo muy común en las paletas de muchos artistas.

Dato curioso: Matisse intentó, sin éxito, convencer a Renoir de usar el rojo de cadmio. Aunque eran amigos cercanos, Renoir volvió a usar su pigmento usual después de probarlo una vez.

Rojo chino

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Christian Louboutin (@louboutinworld) on

Muchos tonos de rojo han sido parte de la historia de la en la moda, pero el diseñador Christian Louboutin hizo de un tono específico su sello distintivo: el rojo chino (que no debe confundirse con el bermellón, que a veces también se conoce como rojo chino). En 1992, presentó sus zapatos con suelas rojas, que rápidamente se convirtieron el elemento distintivo de su marca. Este tono (Pantone 18-1663 TPX) se convirtió en un emblema de la marca, por lo que Louboutin lo ha convertido en una marca registrada en varios países. Ahora, los zapatos con suelas rojas de este diseñador son vistos como un símbolo de lujo y elegancia, y son usados a menudo por la élite de la moda y las celebridades en eventos exclusivos. Más que un color, este rojo se ha convertido en un símbolo de riqueza y estilo.

Dato curioso: Louboutin descubrió su característico rojo por accidente. Mientras trabajaba en un prototipo, sintió que faltaba algo en su diseño. Fue entonces que notó a una de sus asistentes pintando sus uñas de rojo, y decidió usar ese color para la suela de sus zapatos.   

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO