Conoce la historia y controversias en torno al magnífico penacho de Moctezuma

Réplica del penacho de Moctezuma en el Museo de Antropología de la Ciudad de México.

Réplica del penacho de Moctezuma en el Museo de Antropología de la Ciudad de México. (Foto: Thomas Ledl vía Wikimedia Commons [CC BY-SA 4.0])

La historia prehispánica de México es verdaderamente fascinante. Desde pirámides hasta esculturas gigantescas, hoy muchos sitios y artefactos nos ofrecen una mirada a la vida de los antiguos pueblos mesoamericanos. Uno de los objetos que más han cautivado la imaginación del público a lo largo de los siglos es el famoso penacho de Moctezuma, que, según la leyenda, perteneció al tlatoani o gobernante de los mexicas.

Aunque se ha convertido en un símbolo prehispánico, esta pieza también es una de las más controvertidas: específicamente, porque desde hace siglos está en posesión del gobierno de Austria. La pertenencia del penacho ha sido un punto delicado en las relaciones diplomáticas entre México y Austria desde hace tiempo. Aún así, se mantiene en posesión de este gobierno europeo, y sigue siendo una de las piezas centrales del Museo de Etnología de Viena. Pero ¿cómo acabó allí?

 

¿Qué es el penacho de Moctezuma?

Ilustración del encuentro entre Hernán Cortés y Moctezuma

Ilustración del encuentro entre Hernán Cortés y Moctezuma. (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])

El penacho de Moctezuma, conocido oficialmente como penacho del México antiguo, es un quetzalapanecáyotl—un aditamento prehispánico hecho de plumas de quetzal. Además de las características plumas esmeralda de esta ave, el tocado incluye plumas cafés de pájaro vaquero, rojas de espátula y azules de charlador turquesa, así como 1500 piezas de oro, plata y cobre con tres formas principales: medias lunas, discos y escamas.

Contrario a lo que podría sugerir su nombre, el penacho no era la corona de Moctezuma. Los emperadores aztecas utilizaban una especie de tiara de oro llamada copilli, que se ataba en la nuca y terminaba en punta sobre la frente. Aunque aún no se tiene un consenso general, se cree que el penacho pudo haber tenido un fin ceremonial y religioso.

 

De México a Austria

Ilustración del penacho de Moctezuma de

Ilustración del penacho de Moctezuma. Zelia Nuttall, 1895. (Foto: Wikimedia Commons [dominio público])


Se cree que el penacho del México antiguo llegó al Viejo Mundo a manos del conquistador Hernán Cortés. Según varios historiadores, el artefacto pudo ser un regalo del gobernante mexica Moctezuma Xocoyotzin tras la llegada del explorador español a las costas mexicanas a principios del siglo XVI. El penacho recibe su nombre más conocido de esta teoría, aunque no existen pruebas concretas de que el artefacto en realidad haya sido usado por el tlatoani.

Sea cual sea su origen, sabemos que Cortés obsequió el ornamentado penacho al rey Carlos I de España y V de Alemania, de la Casa de Habsburgo. Después de esto, no se supo nada del penacho hasta que fue registrado en el inventario de bienes del archiduque Fernando II de Habsburgo—pariente de Carlos I—tras su muerte en 1595. Después, entre 1799 y 1802, el penacho fue trasladado al Castillo de Ambras con otros artefactos para protegerlos durante las guerras napoleónicas. Finalmente llegó a Viena en 1806, y 72 años después pasaría a ser oficialmente propiedad del Estado austriaco.

 

¿Podrá volver a México?

Interior del Museo de Etnología de Viena

Interior del Museo de Etnología de Viena. (Foto: Wikimedia Commons [(CC BY-SA 3.0)]

A lo largo de los siglos, muchas personas—tanto en México como en Austria—han intentado lograr que el penacho regrese a su país de origen. México ha pedido la devolución de la pieza en varias ocasiones, y en 2011 estuvo a punto de concretarse. En ese entonces, el gobierno mexicano ofreció enviar a Austria el carruaje del emperador Maximiliano de Habsurgo como parte de un intercambio temporal. Sin embargo, el acuerdo nunca se concretó. Adicionalmente, un grupo de especialistas mexicanos y austriacos realizó la restauración del penacho entre 2010 y 2012, y concluyeron que su traslado sería imposible debido a su fragilidad ante cualquier tipo de vibración.

El gobierno mexicano volvió a solicitar su traslado en 2020, en el marco de los 200 años desde la Independencia, los 500 años desde la conquista española y los 700 desde la fundación de Tenochtitlán. Sin embargo, el curador del Museo Etnológico de Viena, Gerard van Bussel, señaló que tendrían que pasar diez años antes de que el penacho pudiera ser trasladado, ya que cualquier vibración en el aire podría destruirlo. “Me gustaría conocer a la persona dispuesta a asumir esa responsabilidad”, dijo.

Aunque es una noticia triste para los mexicanos amantes de la historia, no debes preocuparte mucho si no planeas viajar a Viena pronto. En 1940, un artista mexicano realizó una réplica del penacho de Moctezuma, que hoy en día se exhibe en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.  Si bien no es idéntico al original—ya que el artista tuvo que trabajar a partir de imágenes de archivo—sigue siendo una gran manera de acercarnos a las maravillas del México antiguo.

 

Artículos relacionados:

Todo lo que debes saber sobre las enigmáticas cabezas olmecas

Esta máscara de serpentina es uno de los grandes misterios de la Pirámide del Sol de Teotihuacán

7 Cosas que quizás no sabías sobre Chichén Itzá

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO