Esta tabla egipcia de hace 4,000 años muestra los errores de ortografía de un estudiante

Ancient Egyptian Student's Writing Board Shows Teacher's Corrections From 4,000 Years Ago

Tabla de escritura de un estudiante del periodo del Reino Medio, hacia 1981-1802 a.C. Las marcas rojas son las de un profesor corrigiendo la ortografía de su alumno. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Si alguna vez has recibido un examen lleno de correcciones en rojo de tu maestro, no te preocupes: no eres el único. Esta forma habitual de corregir el trabajo de los alumnos es una antigua tradición educativa, tal como demuestra un antigua tabla de escritura egipcia de la colección del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. La tabla de gesso, que data de entre 1981 y 1802 a.C., durante el periodo del Reino Medio, era una herramienta útil para que los aprendices de escriba practicaran su caligrafía mientras copiaban textos para que sus maestros los inspeccionaran.

La burocracia y la industria del antiguo Egipto requerían una gran cantidad de registros y correspondencia. Para satisfacer esta necesidad, los jóvenes prometedores se formaban como escribas desde una edad temprana. Estos aprendices aprendían de un maestro escriba, que les instruía en las habilidades técnicas de la escritura, así como en las formas adecuadas de los documentos, como las cartas del gobierno, los testamentos y los formularios de impuestos. La escritura formal que utilizaban los antiguos egipcios en sus tumbas y monumentos tallados eran los jeroglíficos, una compleja escritura de unos 1,000 caracteres distintos que representaban sonidos y conceptos. Sin embargo, esta escritura era laboriosa y no era ideal para la gran cantidad de papeleo que requería la vida egipcia.

Hacia el año 3,000 a.C. se desarrolló una solución al problema de los escribas. Una versión cursiva de los jeroglíficos conocida como hierática se convirtió en la escritura dominante utilizada en los documentos administrativos y religiosos. La tabla del estudiante es un gran ejemplo de esta escritura. Como describe el egiptólogo William C. Hayes en su libro El cetro de Egipto, este ejercicio fue escrito por un estudiante llamado Iny-su, hijo de Sekhsekh. Le escribe (por lo visto en broma) a su hermano Peh-ny-su, tratándolo como una figura de autoridad rica. La carta es una práctica para crear esa correspondencia formal y deferente más adelante, una habilidad útil para un escriba en la industria o el gobierno. Los aprendices de escriba como Iny-su debían practicar la escritura y memorizar estos útiles documentos y cartas.

Fragmentos de la tabla de escritura de un escriba, ca. 2130–1981 a.C. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Los conocimientos modernos sobre los escribas egipcios y sus escritos proceden en gran medida de los artefactos encontrados en las tumbas y otros lugares antiguos. Los modelos a escala encontrados en las tumbas muestran a los escribas sentados en el suelo, a menudo con las piernas cruzadas. Sostienen tablillas muy parecidas a la que utilizaba Iny-su. Estos tableros de escritura estaban hechos de madera y podían estar enmarcados en materiales preciosos como el ébano. Se escribía sobre la superficie del tablero y luego se pintaba con gesso blanco (como hacen los artistas con sus lienzos). De este modo, los estudiantes podían practicar su caligrafía y las tablas podían volver a usarse. Los aprendices de escriba también solían practicar en ostraca, piezas de cerámica rotas que se reciclaban para escribir. Los escribas más experimentados también podían utilizar tablillas de piedra, papiro, cuero o arcilla.

Las correcciones del maestro escriba aparecen en tinta roja, uno de los muchos colores con los que disponían los escribas egipcios. Los arqueólogos han encontrado pigmentos coloridos conservados en paletas dejadas por los antiguos artesanos. Una paleta de escritura estándar podía contener dos colores de tinta, así como cálamos, o pinceles de caña. La tinta se mezclaba con pigmentos y una goma ligera. Antes de escribir, el escriba podía afilar sus cálamos con un cuchillo. Para obtener una punta más parecida a la de un pincel, también podía masticar el extremo de la caña. Los errores se podían pintar o raspar dependiendo de la superficie de escritura. El joven Iny-su estaba comenzando su carrera cuando completó esta tarea de escritura hace 4,000 años. Al igual que otros escribas egipcios, era una parte vital de los asuntos cotidianos del reino.

Una tabla de escritura del Antiguo Egipto de 4,000 años de antigüedad muestra la tarea de escritura de un aprendiz de escriba que es corregida por su maestro con tinta roja.

Scribes Granary Tomb Figurines

Escribas del modelo de granero de Meketre, del Reino Medio, entre 1981 y 1975 a.C. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Los aprendices aprendían su oficio de los maestros escribas, que les enseñaban la caligrafía y las formas adecuadas de las cartas y documentos utilizados en la burocracia egipcia.

Writing Board with Formal Hieroglyphics

Tablero de escritura de un aprendiz de escriba, que muestra jeroglíficos formales extrañamente espaciados y de formas inexpertas. Del Primer Periodo Intermedio, hacia el 2030 a.C. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Los tableros de escritura se reutilizaban una y otra vez al pintar sobre el trabajo de un alumno con gesso blanco.

Scribes Palette With Ink and Reed Brushes

Paleta inscrita para Smendes, sumo sacerdote de Amón, hacia 1045-992 a.C. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Los escribas escribían sobre tableros, cerámica y papiros con tinta, cálamos y paletas.

Egyptian Writing Board for Apprentice Scribe

Tablero de escritura al que le falta la mayor parte del gesso que lo cubría. Del Reino Medio, hacia 2030-1981 a.C. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Ya sea en jeroglífico formal o en escritura hierática cursiva, los escribas dejaron una gran cantidad de escritos y fueron importantes trabajadores en el antiguo Egipto.

Scribe's Knife from the Burial of Amenemhat

Cuchillo de escriba en la tumba de Reino Nuevo, alrededor de 1504-1447 a.C. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

h/t: [Open Culture]

Artículos relacionados:

Investigadores descubren que la daga de Tutankamón está hecha de un meteorito

La historia del color azul: desde el Antiguo Egipto hasta los nuevos descubrimientos científicos

Este recorrido virtual te lleva al interior de la tumba de un faraón egipcio

Descubren un antiguo puesto de comida rápida en perfectas condiciones en Pompeya

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO