Estos son los ganadores del concurso BigPicture de fotografía del mundo natural 2021

Kangaroo Escaping from Australian Bushfires

“Hope Amidst the Ashes” por Jo-Anne McArthur. Ganadora del gran premio.
Los incendios forestales han devastado el paisaje australiano en los últimos años, y han quemado unos 17 millones de hectáreas tan solo en 2019 y 2020. Desatados ​​por sequías y temperaturas récord, los incendios forestales han destruido hábitats y poblaciones de vida silvestre por igual, y los científicos están preocupados de que estos eventos se vuelvan aún más comunes con el cambio climático. A pesar de esta tendencia, los conservacionistas siguen comprometidos con la protección de los lugares y las especies que hacen que esta nación insular sea única.
En enero del año pasado, poco después de un devastador incendio forestal cerca de la costa sureste de Australia, la fotógrafa Jo-Anne McArthur se unió a uno de esos esfuerzos mientras un equipo de una organización llamada Vets for Compassion buscaba koalas heridos y hambrientos en una plantación de eucaliptos. Allí se encontró con esta hembra de canguro gris oriental (Macropus giganteus), y un cachorro en su bolsa, que de alguna manera habían sobrevivido al cataclismo. Para McArthur, fue un momento poderoso: dos de las especies más emblemáticas de Australia, el canguro y el eucalipto, se encuentran en un momento preocupante en su historia. Pero los individuos frente a su lente también eran símbolos de esperanza, de que la vida puede persistir contra viento y marea.

Cada año, la Academia de Ciencias de California pide a los fotógrafos que envíen sus mejores fotos que muestren la biodiversidad de la Tierra. Los ganadores y finalistas del concurso BigPicture de fotografía del mundo natural celebran la belleza de la naturaleza, así como los desafíos que enfrentan animales y hábitats. Las fotografías ganadoras, que originalmente aparecieron en bioGraphic, son todo un espectáculo.

La fotógrafa Jo-Anne McArthur ganó el gran premio por su imagen Hope Amidst the Ashes (esperanza entre las cenizas). McArthur tomó esta foto mientras acompañaba a la organización Vets for Compassions mientras buscaban koalas heridos en los incendios forestales australianos. Rodeada por el bosque quemado, una canguro gris oriental hembra aparece orgullosa con su hijo a salvo en su bolsa. Este poderoso momento de supervivencia es una metáfora de la resiliencia de todo el país y muestra que debemos tener esperanza ante la adversidad.

Los otros ganadores y finalistas forman parte de varias categorías como vida acuática, arte de la naturaleza, vida alada y vida terrestre. Las imágenes nos llevan desde el helado Yukón hasta los mares tropicales de Palau. Al reconocer estas increíbles fotografías del mundo natural, los organizadores esperan que las personas se sientan inspiradas para proteger y conservar la diversidad de vida que se encuentra en nuestro planeta.

Estas imágenes aparecieron originalmente en bioGraphic, una revista en línea sobre ciencia y sostenibilidad y el patrocinador oficial de medios del concurso BigPicture de fotografía del mundo natural de la Academia de Ciencias de California.

Mira más ganadores y finalistas del concurso BigPicture de fotografía del mundo natural 2021.

Leopard Seal About to Eat a Penguin

“Facing Reality” por Amos Nachoum. Finalista, vida acuática.
Con sus pieles sedosas, ojos grandes y sonrisas perpetuas, las focas leopardo (Hydrurga leptonyx) pueden verse muy tiernas descansando en los témpanos de hielo de la Antártida. Sin embargo, podemos decir con seguridad que los pingüinos tienen una perspectiva diferente sobre estos poderosos depredadores. Con un peso de hasta 600 kilogramos, así como poderosas mandíbulas forradas con dientes afilados y largas aletas delanteras que las impulsan a través del agua a velocidades de hasta 37 kilómetros por hora, las focas leopardo son capaces de atrapar y someter una amplia gama de presas. Pocos animales están a salvo en su presencia. Los estudios han demostrado que las focas leopardo se alimentan de todo, desde krill, peces, pulpos y cangrejos hasta pingüinos y otras focas. Un estudio reciente realizado en la península Antártica, no muy lejos de donde el fotógrafo Amos Nachoum capturó esta imagen de una foca leopardo que se alimenta de un joven pingüino papúa (Pygoscelis papua), encontró que los pingüinos constituyen aproximadamente una cuarta parte de la dieta de la foca leopardo durante todo el año. Esa proporción aumenta a casi el 50 por ciento para las focas leopardo hembras más grandes, especialmente cuando tienen crías. A medida que las regiones polares continúan calentándose de manera desproporcionada en comparación con el resto del mundo, los científicos se esfuerzan por comprender mejor estos comportamientos alimentarios y su potencial para afectar las poblaciones de especies vulnerables.

Spores Rising from Mushroom Cap

“Rain Dance” por Sarang Naik. Ganador, arte de la naturaleza.
Bailando bajo el resplandor de la linterna del fotógrafo Sarang Naik, una nube dorada de esporas se eleva desde las branquias de un sombrero de hongo en las afueras de Toplepada, India. A su debido tiempo, este polvo mágico de duendes creará más hongos, y no solo de la forma que podrías pensar. Si bien una pequeña cantidad de estas poderosas motas aterrizarán en un suelo lo suficientemente fértil para producir los filamentos subterráneos ramificados que engendran nuevos hongos, muchas más esporas encontrarán su camino hacia la atmósfera para cumplir un propósito igualmente importante. Cada año, millones de toneladas de esporas de hongos se pulverizan en la atmósfera, donde proporcionan el núcleo sólido para la condensación del agua en nubes y lluvia, dando vida a los bosques de todo el mundo y sustentando a las generaciones futuras de hongos. Sin embargo, este ciclo puede ir en ambos sentidos. A medida que las sequías empeoren con el cambio climático, aparecerán menos hongos, lo que a su vez disminuye las lluvias provocadas por esporas, que pueden conducir a sequías más intensas en el futuro.

Sword-billed hummingbird in Ecuador

“Taking a Load Off” por Nicolas Reusens. Finalista, vida alada.
Si bien no hay escasez de perchas en las tierras altas ecuatorianas, pocas parecen tan hechas a la medida para los pies pequeños como el pico largo y delgado de un colibrí pico de espada (Ensifera ensifera). Lo que podría parecer un jovencito que se toma un descanso bajo la mirada exasperada de su padre, resulta ser un ave de otra pluma: un oportunista colibrí moteado (Adelomyia melanogenys) que simplemente busca ahorrar un poco de energía. Para los colibríes, especialmente las especies que viven en los bosques nubosos andinos frescos y húmedos como estos dos, las calorías, las que consumen y las que conservan, son clave para la supervivencia y la reproducción. Después de todo, por muy pequeños que sean, pueden ser necesarios cientos de visitas de flores al día para mantener a un colibrí en funcionamiento. Por lo tanto, una percha convenientemente ubicada, y una que viene con sus propias capacidades de detección de depredadores, es difícil de dejar pasar.

Kermode Bear Shaking Off Water

“Boss” por Michelle Valberg. Ganadora, vida terrestre.
En una isla remota en el norte de Columbia Británica, la fotógrafa Michelle Valberg se agachó en el suelo, tratando de no olvidar respirar. Varios metros delante de ella, un oso Kermode (Ursus americanus kermodei) —una subespecie del oso negro americano— había hundido la cabeza en un río en busca de huevas de salmón, y sabía lo que probablemente sucedería a continuación. Cuando el gran oso necesitó un respiro, sacó la cabeza del agua y la sacudió, enviando gotas de agua brillantes en espiral alrededor de su cabeza.
Si bien la mayoría de los osos Kermode que deambulan por las islas costeras de la región son negros, entre el 10 y el 25 por ciento son blancos. Esta coloración distintiva no es una condición albina, ya que los osos tienen la piel y los ojos pigmentados. Sin embargo, es un rasgo heredado que es completamente recesivo, y los científicos se habían preguntado durante mucho tiempo por qué los osos de morfología blanca, a menudo llamados osos espirituales u osos fantasmas, eran tan comunes en las islas. En 2009, un equipo de investigadores de la Universidad de Victoria monitoreó la competencia en la pesca del salmón entre los osos Kermode blancos y negros y descubrió que mientras que los osos negros tenían un poco más de éxito cuando pescaban de noche, los osos blancos tenían mucho más éxito durante el día. Los osos espirituales, como el que fotografió Valberg, son muy conspicuos desde el punto de vista humano, pero este no es el caso de un salmón que mira hacia arriba a través del agua. Contra un cielo brillante, un depredador blanco es en realidad menos visible que uno oscuro, razón por la cual tantas aves marinas y limícolas tienen plumaje blanco.
En este día en particular, el oso frente a Valberg podría haber sido de cualquier color; las huevas que se alineaban en las rocas del lecho del río eran una comida fácil. Relajado y confiado, hizo breve contacto visual con Valberg antes de volver a bajar la cabeza al agua. “Sentí un nudo en la garganta”, dice sobre ese momento, que resume lo que la fotografía de la vida silvestre significa para ella: la oportunidad de “mirar a los ojos de la naturaleza y vernos reflejados, para comprender que, después de todo, somos intrínsecamente entrelazados”.

Seal Underwater with Face Mask Floating By

“Sign of the Tides” por Ralph Pace. Ganador, humano/naturaleza.
Aunque por fin se vislumbra un mundo pospandémico, las cicatrices del COVID-19 perdurarán en los años venideros, en especial nuestro medio ambiente. Desde el comienzo de la pandemia, la producción de plásticos de un solo uso se ha disparado, en gran parte impulsada por el aumento de equipos de protección personal epidemiológicamente necesarios pero ecológicamente devastadores. Según un estudio, se usaron 129 mil millones de mascarillas y 65 mil millones de guantes en todo el mundo cada mes durante la pandemia, y es probable que hasta el 75 por ciento de los cuales terminen en vertederos o en el océano. Gran parte de ese equipo, incluida esta máscara que está investigando un curioso león marino de California (Zalophus californianus), está fabricado con plásticos duraderos que tardan cientos de años en descomponerse. Sin embargo, si algo nos ha mostrado el año pasado es que todo se puede lograr con recursos y determinación. Quizás pronto emerja una nueva imagen de nuestro enfoque de los productos de un solo uso.

Aerial Photo of Volcanos in the Fjallabak Nature Reserve

“Another Planet” por Fran Rubia. Ganador, paisajes, paisajes marinos y plantas. 
Lo que a primera vista parece ser lava que fluye por las laderas de estos volcanes islandeses es, de hecho, óxido de hierro depositado durante erupciones pasadas. A diferencia de Geldingadalir, un volcán a solo 20 minutos de Reykjavík que ha estado en erupción activa desde el 19 de marzo de 2021, la última erupción aquí, en la Reserva Natural de Fjallabak, tuvo lugar en 1480.
El clima de la reserva es árido y frío, y la temporada de crecimiento se limita a unos dos meses al año, por lo que la vegetación es escasa y las montañas con vetas minerales dan al paisaje gran parte de su color. El fotógrafo Fran Rubia quedó impresionado por su cruda belleza, especialmente cuando la vio por primera vez desde arriba. “Cuando levanté el dron para un vuelo de reconocimiento, me sorprendió la gran cantidad de óxido de hierro dentro de los volcanes”, dice. La fotografía que tomó más tarde ese día le hizo reflexionar sobre la importancia de preservar esos lugares. “Como la imagen parece estar fotografiada en otro mundo, en otro planeta, me pareció un lugar primordial sin ninguna alteración humana, lo que la hacía aún más especial”.

Close Up of a Dustbin-lid Jellyfish

“Down the Hatch” por Angel Fitor. Finalista, arte de la naturaleza.
Esta hermosa y fascinante vista puede muy bien ser lo último que ven muchas desventuradas criaturas oceánicas antes de ser víctimas de la aguamala (Rhizostoma pulmo). Esta especie es una de las medusas más grandes del mundo, ya que alcanza 90 centímetros o más de diámetro. Se extiende desde el Atlántico norte y Sur hasta el Mediterráneo y el mar Negro. Aunque la mayoría de las veces se le ve muerta y aplastada en las playas, en el agua, la campana translúcida de la medusa de barril adquiere una forma de hongo, bordeada por una cinta violeta brillante de órganos sensoriales. Ocho brazos con volantes se arrastran detrás de la campana, sometiendo a la presa y tirando de ella hacia la boca de la medusa. Al retroiluminar su toma, el fotógrafo Angel Fitor pudo capturar esos brazos aquí con un detalle íntimo y ominoso.

Couple of Ravens Doing Reciprocal Grooming

“Beak to Beak” por Shane Kalyn. Ganador, vida alada.
Los cuervos comunes (Corvus corax) generalmente tienen una pareja de por vida, y este momento íntimo y de pico abierto capturado por el fotógrafo Shane Kalyn es probablemente un ejemplo de aseo recíproco que sirve tanto para solidificar los lazos sociales como para mantener limpio el plumaje. Por tierno que sea este comportamiento, a veces pone a las aves en riesgo de una intervención agresiva de otros miembros de su especie. Un estudio de 2014 realizado por científicos de la Universidad de Viena reveló que los cuervos a menudo interrumpen las sesiones de aseo entre otros individuos emparejados, especialmente aquellos con vínculos más tenues. Estas intervenciones son un intento aparente de evitar que las parejas vecinas desarrollen los tipos de vínculos de pareja fuertes que conducen a un mayor éxito reproductivo. Como señala la científica Kaeli Swift, “abrazar los resultados de este estudio requiere aceptar la idea de que un animal, especialmente un pájaro, es capaz de anteponer las recompensas futuras a los riesgos o pérdidas actuales. Como seres humanos, este tipo de planificación futura es una habilidad que damos por sentada, pero es una gran hazaña cognitiva”. Para las aves con una capacidad documentada para usar herramientas y resolver acertijos, es solo una hazaña impresionante más que agregar a la lista.

Barracuda in Palau’s Blue Corner

“New Kid in School” por Yung-Sen Wu. Ganador, vida acuática.
Con arrecifes montañosos, más de mil especies de peces tropicales y varias especies de tiburones que habitan en los corales, el Blue Corner de Palau, ubicado a unos 40 kilómetros al suroeste de Koror, es considerado uno de los mejores sitios de buceo del mundo. Pero contemplar su belleza no es tarea fácil. Las corrientes impredecibles que cambian de velocidad y dirección en cualquier momento pueden acabar con la energía del buceador más experimentado y enviarlo a toda velocidad hacia el arrecife o mar adentro.
Dadas estas condiciones turbulentas, es difícil imaginar que el fotógrafo subacuático Yung-Sen Wu no sintiera un poco de celos por cómo la barracuda aerodinámica (Sphyraena sp.), que buscaba para fotografiar, nada sin esfuerzo. Conocidas más por su destreza en la caza que por su hospitalidad, las barracudas tardaron en aclimatarse a la presencia de Wu. Sin embargo, en el transcurso de cinco días, Wu desafió las corrientes de Blue Corner a diario en un esfuerzo por ganarse su confianza, y finalmente se le permitió ingresar al banco en su último día allí para capturar esta impactante imagen.

Grizzly Bears in the Yukon

“Ice Bears” por Peter Mather. Ganador, historia fotográfica (una de seis imágenes).
En el territorio canadiense del Yukón, los osos pardos (Ursus arctos horribilis) retrasan su hibernación para atrapar las últimas rachas de salmón de la temporada. A medida que las temperaturas caen por debajo de los -20 grados Celsius, la piel empapada de agua de los osos pardos se congela en una araña de carámbanos que tintinean con cada paso. Los pueblos indígenas locales cuentan historias de flechas incapaces de penetrar la armadura helada de los osos. Desafortunadamente, los osos de hielo del Yukón, como se les conoce, se enfrentan a nuevas amenazas para las que su armadura no es rival. El cambio climático y otras actividades humanas están provocando escasez de salmones, reducción de los caudales de los ríos e inviernos más cortos, todo lo cual pone en peligro la forma de vida de los osos de hielo.

Venus Flytrap Eating a Fly

“Nutritional Supplement” por Nick Kanakis. Finalista, paisajes, paisajes marinos y plantas.
A pesar de sus modestas proporciones y su rareza en la naturaleza, la Venus atrapamoscas (Dionaea muscipula) es una de las plantas más reconocibles del mundo; su forma icónica sugiere más que simplemente el potencial carnívoro de la atrapamoscas. Ese cambio de roles, una planta que come animales, se ha convertido en una novedad popular para muchas personas, impulsando un lucrativo mercado de plantas cultivadas y, lamentablemente, la caza furtiva de plantas silvestres también. Sin embargo, en sus bosques nativos de pino de hoja larga (Pinus palustris) de las Carolinas, ser carnívora es un medio de supervivencia. Allí, la especie pasa la vida al igual que otras plantas, aprovechando la energía de la luz solar para producir su alimento. Sin embargo, a diferencia de muchas otras plantas, la Venus atrapamoscas también debe atrapar nutrientes vitales que faltan en los suelos en los que crece. Con hojas con bisagras que se cierran al más mínimo toque de gatillos similares a pelos en sus superficies, es altamente especializada para hacer precisamente eso, algo que esta mosca (Toxomerus sp.) que no molestaba a nadie en un bosque de Carolina del Norte en noviembre pasado aprendió de la manera difícil.

Concurso BigPicture de fotografía del mundo natural: Sitio web | Facebook | Instagram

My Modern Met obtuvo permiso de BigPicture Natural World Photography Competition para reproducir estas imágenes.

Artículos relacionados:

Estas son las espectaculares fotos ganadoras del concurso Bird Photographer of the Year 2020

Los ganadores del concurso Weather Photographer of the Year celebran la belleza de la naturaleza

Estas son las imágenes ganadoras del concurso BigPicture de fotografía del mundo natural

Increíbles ganadores del concurso BigPicture de fotografía del mundo natural

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.

CONTENIDO PATROCINADO

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]