Estudio descubre que no hay diferencias funcionales entre los cerebros de hombres y mujeres

Review Finds Few Differences Between Male and Female Brains Debunking Neurosexism

Foto: Fotos de stock de PAVLO S/Shutterstock

Un artículo de revisión publicado en Neuroscience and Biobehavioural Reviews ha analizado treinta años de estudios sobre el cerebro para llegar a la conclusión de que se han encontrado muy pocas diferencias entre el cerebro masculino y el femenino. De hecho, si se ignora el hecho de que los cerebros masculinos suelen ser más grandes (lo que no mejora la cognición), el sexo solo representa el uno por ciento de las diferencias observadas.

Los artículos de revisión científica suelen presentar el estado de un campo de investigación tal y como se ha desarrollado en los últimos años. El metaanálisis de los estudios publicados es una herramienta poderosa. El equipo de investigación—dirigido por la neurocientífica Lise Eliot—analizó tres décadas de estudios con cadáveres y resonancias magnéticas centrados en el estudio del cerebro en busca de posibles diferencias basadas en el sexo. La revisión publicada por Eliot y su equipo es un resumen de los hallazgos realizados durante un periodo crucial en el estudio de la neurociencia. El auge de los estudios desde la década de 1990 es indicativo de los enormes avances en la tecnología de las imágenes cerebrales, entre otras razones.

Al revisar los estudios anteriores, el equipo descubrió que el campo de estudio de las diferencias sexuales en el cerebro se ha visto probablemente obstaculizado de forma significativa por lo que se conoce como sesgo de publicación. En los campos científicos, muchos experimentos que producen resultados no significativos (por ejemplo, ninguna diferencia entre los cerebros masculino y femenino) simplemente desaparecen en los archivos de los investigadores personales sin ser publicados. En consecuencia, los estudios publicados se inclinan hacia los que “descubren” algo, en este caso una diferencia basada en el sexo. En su análisis de campo, los autores demostraron este sesgo que ha contribuido al neurosexismo: la creencia persistente, basada en estudios sesgados, de que los cerebros femeninos están menos desarrollados, tienen menos capacidad espacial, son menos lógicos, etc.

Human Brain Neuroscience Neurobiology

Foto: Fotos de stock de YURCHANKA SIARHEI/Shutterstock

Además de señalar el sesgo general que existe en este campo hacia la publicación de narrativas que muestran diferencias, los autores también cuestionaron los datos que se han publicado para calibrar cuánta diferencia se ha descubierto realmente. Los resultados son rotundos: el cerebro humano es increíblemente similar en estructura y funcionamiento en ambos sexos. La diferencia más notable—que los cerebros masculinos adultos son en promedio un 11% más grandes—se conoce desde el siglo XIX. En el siglo XIX, esto se consideraba una prueba científica de la inferioridad del cerebro femenino. Sin embargo, este tamaño adicional se atribuye sobre todo a materia blanca y no hay ninguna correlación que indique que los cerebros más grandes sean “mejores” para la cognición. Que el cerebro masculino sea más grande produce los mismos efectos que un cerebro femenino más grande que otro del mismo sexo.

Al aislar y eliminar el tamaño del cerebro como diferencia, el equipo descubrió que los hallazgos publicados en los últimos 30 años no apoyan la idea de que los cerebros humanos sean dimórficos, es decir, que se presenten en dos formas distintas. De hecho, parecen ser bastante monomórficos. En cuanto a las diferencias en la estructura del cerebro y la lateralidad (dominio de un lado del cerebro), el sexo parece representar estadísticamente menos del uno por ciento de la diferencia. Este hallazgo desmiente por completo la idea de que los hombres usan más el lado izquierdo (lógicos, razonables) y las mujeres más el derecho (emocionales, artísticas). Este mito se remonta al siglo XIX, cuando incluso se atribuía explícitamente el uso de un hemisferio del cerebro a cada sexo.

En lugar de estructuras cerebrales masculinas y femeninas, esta reciente revisión de campo sugiere una nueva dirección para estudiar el cerebro humano como monomórfico. Los neurocientíficos están empezando a replantear su forma de abordar el cerebro y la diferencia de sexos. A medida que la ciencia y la sociedad continúan explorando los matices del género y el sexo, las diferencias del cerebro humano se están explorando de nuevas maneras. Un artículo de 2015 descubrió que el cerebro es, de hecho, un “mosaico” de características, algunas de las cuales aparecen más comúnmente en los hombres o en las mujeres. Esa investigación también concluyó que “los cerebros humanos no pueden clasificarse en dos clases distintas: cerebro masculino/cerebro femenino”. Aunque el sexo y el género están asociados a ciertos comportamientos e incluso a trastornos psiquiátricos basados en la química del cerebro, la revisión del equipo de Eliot describe estas cuestiones como mucho más complejas que una simple dicotomía de cerebros basada en el sexo.

El artículo de revisión liderado por Eliot es una nueva etapa en el debate de “naturaleza versus crianza” en lo que respecta al cerebro, y desenreda ciertos hilos confusos. Por ejemplo, no hay pruebas de que los cerebros femeninos sean innatamente menos capaces de un pensamiento lógico avanzado que los masculinos. Sin embargo, se ha observado que la socialización suele enseñar a las jóvenes que no deberían ser buenas en matemáticas, lo que hace que haya menos mujeres en las ciencias. Sin embargo, en la Alemania Oriental de la Guerra Fría, las estructuras sociales radicales que enfatizaban una mayor paridad de género que en la Alemania Occidental, demostraron estar correlacionadas con mejores resultados en matemáticas y confianza entre las niñas. En resumen, el cerebro y el comportamiento humano son muy variables y son influenciados por las expectativas culturales, la socialización e incluso factores como la epigenética. Como señalan los autores de la revisión, la “neuroplasticidad de por vida” (la adaptabilidad de nuestros cerebros) significa que todos estos factores deben ser considerados por los neurocientíficos.

Mientras que los detalles científicos se analizan en los laboratorios y en las revistas académicas, el neurosexismo que desacredita este artículo de revisión sigue siendo omnipresente en la cultura popular. Con el lanzamiento de la exitosa serie Gambito de dama en 2020, salió a relucir el escaso número de ajedrecistas mujeres, especialmente en los niveles más altos de competición. Muchos ajedrecistas masculinos han hablado de esto durante décadas, atribuyéndolo con frecuencia a las diferencias en los cerebros femeninos (así como a otras nociones anticuadas sobre los roles de género). Para desmentir este caso de neurosexismo popular, Wei Ji Ma—profesora de neurociencia en la Universidad de Nueva York y también maestra de ajedrez—escribió un artículo para Slate explicando por qué no hay pruebas que demuestren que el “cableado” del cerebro tenga algo que ver con las mujeres en el ajedrez. Aunque es fácil para la cultura popular jugar con las nociones de diferencia sexual en los cerebros humanos, es mejor para todos nosotros hacer caso a la ciencia y dejar atrás el neurosexismo.

h/t: [IFL Science]

Artículos relacionados:

¿Azul o verde? El color que veas dice mucho sobre cómo funciona tu cerebro

Toma este test para descubrir si tienes el “superpoder” del reconocimiento facial

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO