Descubre la Cueva de las Manos, una joya paleolítica en Argentina

Cueva de las Manos en Argentina

Foto: Fotos de stock de Mandy2110/Shutterstock

Desde hace miles de años, el ser humano se ha valido del arte para dejar su huella en el mundo. Aunque muchas de las expresiones artísticas creadas por los humanos antiguos no han sobrevivido al paso del tiempo, las pinturas rupestres que encontramos en todas partes del mundo nos ofrecen una mirada fascinante a las vidas de estas personas. En la Patagonia argentina, una cueva nos ofrece algunos de los mejores ejemplos de arte paleolítico de todo el continente: la Cueva de las Manos, llamada así por los cientos de huellas humanas que cubren sus muros.

Ubicada en una zona remota a la orilla del río Pinturas, en la provincia argentina de Santa Cruz, esta magnífica cueva incluye algunas de las pinturas rupestres más antiguas del país. La cueva y su arte fueron descubiertas por el naturalista y explorador Francisco Pascasio Moreno en 1876; sin embargo, las investigaciones arqueológicas no iniciaron hasta la década de 1960. La cueva tiene 10 metros de alto, 15 de ancho y 20 de profundidad, y su ubicación a 88 metros de altura dificulta su acceso. Aún así, quienes se aventuren a este sitio serán premiados con una colección de pinturas sin igual.

 

Las pinturas rupestres de la Cueva de las Manos

Aunque no lo parezca, el arte de la Cueva de las Manos no fue pintado todo al mismo tiempo. Utilizando el método de datación por radiocarbono, los arqueólogos han podido distinguir tres etapas principales: el primero, donde destacan las escenas de caza; el segundo, en el que fueron creados los esténciles de manos; y el tercero, en donde vemos seres fantásticos y figuras más abstractas.

 

Primer periodo (7,350 – 5,350 a.C.)

Dibujos de guanacos en la Cueva de las Manos

Foto: Fotos de stock de Adwo/Shutterstock

No sabemos con exactitud quiénes fueron los pueblos que habitaron este sitio; sin embargo, las pinturas más antiguas de la cueva y los artefactos de piedra que se encontraron dentro nos permiten saber que eran cazadores a distancia. En este primer periodo predominan escenas de caza protagonizadas por figuras humanas y guanacos. Este animal sudamericano tenía una importancia especial para estos grupos, ya que era cazado por su carne, grasa y huesos. En los muros de la cueva vemos escenas de persecución, donde una o más personas atacan a grupos de guanacos con armas largas y bolas de piedra.

 

Segundo periodo (5,350 – 1,500 a.C.)

Aceramiento de las pinturas rupestres de manos en la Cueva de las Manos

Foto: Fotos de stock de Tory Kallman/Shutterstock

Las llamativas pinturas de manos realizadas durante este periodo son las que le dan nombre a la cueva. Se tienen registro de 829 huellas de manos izquierdas en este sitio, y 31 de la derecha. Sus colores varían—yendo desde tonos rojizos y anaranjados hasta blanco, negro, ocre e incluso verde—y su tamaño también. No parece haber gran diferencia entre la cantidad de manos masculinas y femeninas, y están presentes manos de niños, jóvenes y adultos por igual.

Y ¿cómo se pintaron estas manos? Las pinturas fueron realizadas en negativo, utilizando la mano del artista como esténcil. Para ello, la persona debía apoyar la mano en la pared de piedra y, tras poner la pintura en la boca, escupir el pigmento para marcar su contorno. El propósito de las huellas aún se desconoce; hay quien cree que podría haberse tratado de alguna ceremonia ritual, mientras que otros piensan que simplemente fue una forma de expresión artística.

 

Tercer periodo (1,350 a.C. – 550 d.C.)

Pinturas rupestres en la Cueva de las Manos, Argentina

Foto: Fotos de stock de sunsinger/Shutterstock

En este último periodo, el arte de las cuevas se volvió mucho más esquemático. Aunque algunas de las huellas de manos pertenecen a esta época, aquí predominan las figuras estilizadas de humanos y de animales como lagartos y guanacos. También encontramos otras formas más abstractas, como zigzags, círculos concéntricos y conjuntos de puntos. Estas pinturas se caracterizan por sus colores intensos, particularmente el rojo y el amarillo.

 

La Cueva de las Manos hoy

Entrada a la Cueva de las Manos

Entrada a la Cueva de las Manos. (Foto: Marianoc vía Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0)

Dada su importancia histórica y arqueológica, la Cueva de las Manos fue designada Monumento Histórico Nacional de Argentina en 1993 y forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Sin embargo, el turismo desmedido podría presentar un peligro a estas milenarias pinturas: ya se han encontrado pintas, graffitis y roturas en las paredes provocadas por los turistas. La preservación de este sitio es de vital importancia si queremos descubrir los misterios que rodean a los creadores de estas magníficas obras de arte.

 

Artículos relacionados:

6 Datos increíbles sobre las pinturas rupestres de la cueva de Altamira

La historia de una escultura de 15,000 años de antigüedad que apareció una cueva francesa

“La Capilla Sixtina de la antigüedad”: Investigadores descubren miles de pinturas rupestres en el Amazonas

Esta increíble pintura rupestre de un jabalí tiene 45,000 años de antigüedad

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO