Desdobla la elaborada historia y simbolismo de la grulla de origami

Paper Crane

Foto: Ron Lach

Cuando piensas en origami, seguro te viene a la mente la imagen de una grulla de papel. Pero ¿alguna vez te has preguntado por qué esta elegante ave se volvió un sinónimo de la papiroflexia? El significado de la grulla de origami en Japón tiene se remonta a la antigüedad, y el pájaro de papel se popularizó después de que una niña llamada Sadako Sasaki lo utilizara para enviar un mensaje poderoso. Hoy en día, la gente sigue haciendo y regalando grullas de origami como símbolo de esperanza y amor. Sigue leyendo para descubrir la historia y el significado de la grulla de papel.

 

Una breve historia del origami en Japón

Paper Crane

“Orizuru o tsukuru shōjo” por Isoda Koryūsai, 1772 o 1773 (Foto: Biblioteca del Congreso)

El primer proceso de fabricación de papel surgió en China durante el periodo Han Oriental (25-220 d.C.). El papel se introdujo posteriormente en Japón durante el siglo VI; y aunque muchas otras culturas se dedicaron a doblar papel, fueron los japoneses quienes lo convirtieron en una forma de arte. El origami se conocía inicialmente como orikata (formas plegadas). Sin embargo, la artesanía pasó a conocerse como origami en 1880. El término proviene de las palabras japonesas oru (plegar) y kami (papel). Cuando se empezó a practicar el origami, el papel era caro, por lo que la artesanía era solo para las élites. Los monjes japoneses elaboraban figuras de papel para los rituales sintoístas y para decorar las ceremonias formales. No fue hasta el periodo Edo de Japón (1603-1868)—cuando el papel se hizo más asequible—que el origami empezó a considerarse una actividad de ocio. La gente común comenzó a practicar el origami y a regalar sus creaciones de papel a amigos y familiares. Y hoy en día, el origami sigue siendo un pasatiempo popular en Japón y en todo el mundo.

 

La importancia de la grulla

Paper Crane

Instrucciones de origami del libro “Hiden Senbazuru Orikata” (El secreto para plegar mil grullas) de Akisato Ritō, 1797 (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

En Japón, China y Corea, se cree que la grulla es una criatura mítica que vive 1.000 años. Sin embargo, los japoneses son especialmente aficionados a la grulla, y a menudo se refieren a ella como el “ave de la felicidad“. Se cree que la grulla representa la buena fortuna y la longevidad, y que sus alas proporcionan protección. Incluso existe una oración tradicional que a veces recitan las madres preocupadas por sus hijos:

“Oh, bandada de grullas celestiales
cubran a mi hijo con sus alas”.

La tradición japonesa del orizuru (ori– “plegado”, tsuru “grulla”), o grulla de papel, comenzó en el Japón feudal (1185-1603 d.C.), cuando la gente se regalaba las figuras de papel como símbolo de honor y lealtad. Sin embargo, fue hasta el siglo XVI cuando se registró oficialmente el arte de la grulla de origami. Hiden Senbazuru Orikata (“El secreto para plegar mil grullas”), publicado en Japón en 1797, es el primer libro conocido sobre el origami. En él aparecen las primeras instrucciones conocidas sobre cómo hacer grullas de papel, junto con innumerables ejemplos de diferentes tipos.

En el folclore japonés, se afirma que a una persona se le puede conceder un deseo si pliega 1,000 grullas de origami (esta práctica se llama senbazuru en japonés). El pájaro de papel se convirtió posteriormente en un símbolo de esperanza y sanación en tiempos difíciles, y el plegado de las 1,000 grullas de papel se popularizó con la historia de una joven llamada Sadako Sasaki.

 

La historia de Sadako Sasaki y las mil grullas de papel

Cuando Sadako Sasaki tenía dos años, estuvo expuesta a la radiación de la bomba atómica que devastó Hiroshima en 1945. A los 12 años, la exposición a la radiación la llevó a desarrollar leucemia, y le dieron solo un año de vida. La joven comenzó a hacer 1,000 grullas de papel con la esperanza de que se le concediera su deseo de recuperarse de su enfermedad. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo y su colección de grullas de origami crecía, su objetivo cambió. Sasaki decidió desear la paz mundial en lugar de su propia vida. A medida que su estado empeoraba, nunca dejó de hacer grullas de papel y sus compañeros de clase incluso se unieron para ayudarla. Cuando falleció, fue enterrada con una corona de 1,000 grullas de papel, y se convirtió en un símbolo de paz y amor. Sasaki ahora es recordada en el Parque Memorial de la Paz de Hiroshima, donde se encuentra una estatua de ella sosteniendo una grulla gigante, llamada Monumento a la Paz de los Niños.

Cada año, miles de personas acuden al Monumento a la Paz de los Niños para colocar coronas de 1,000 grullas. Y la grulla de origami sigue encarnando el deseo desinteresado de Sasaki de sanar el mundo, más de 70 años después.

Paper Crane

Monumento a la Paz de los Niños en el Parque Memorial de la Paz de Hiroshima (CC0 1.0), vía Wikimedia Commons

 

¿Quieres hacer tu propia grulla de origami? Así se hacen:

Artículos relacionados:

11 Innovadores artistas de origami que hacen maravillas con papel plegado

Artista del origami crea un caballero medieval con una sola hoja de papel

Las tapas de alcantarilla de Japón tienen diseños increíbles

Kirigami: el antiguo arte de cortar papel y cómo se mantiene vivo hasta el día de hoy

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, actualmente está realizando un Máster en Gestión Cultural en la Universidad Carlos III de Madrid. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO