5 Edificios barrocos que celebran la extravagancia de este movimiento arquitectónico

Edificios que ejemplifican la arquitectura barroca

De izquierda a derecha: exterior del Palacio de Versalles, interior del Palacio de Versalles, fuente en la Plaza de San Pedro, interior de San Carlo alle Quattro Fontane, exterior de San Carlo alle Quattro Fontane, exterior del Palacio de Versalles, exterior de San Carlo alle Quattro Fontane, interior de la Basílica de San Pedro

Aún si no puedes nombrar un solo edificio de estilo barroco, seguramente puedes imaginar las cualidades de la arquitectura barroca: extravagancia, dramatismo y ostentación. El movimiento barroco se hizo muy popular en Europa a principios del siglo XVII y se mantuvo hasta el siglo XVIII, extendiéndose por numerosos países—e incluso continentes—a medida que los europeos llevaban la estética del diseño a sus colonias. Además de las características de la arquitectura barroca, la principal finalidad era inspirar asombro a todos los que la vieran.

El Barroco, como la mayoría de los movimientos, no se limitó a la arquitectura, sino que también puede encontrarse en la literatura, la pintura, la escultura, la música y otras formas de arte. La palabra “Barroco” tiene una larga historia y se remonta del inglés y francés, pasando por el portugués y finalmente a la palabra latina que significa verruga. La palabra portuguesa baroco, que significa perla deforme o defectuosa, es la que más se acerca al origen del movimiento.

Aunque esto pueda parecer mucha información sobre la palabra “Barroco”, es importante entenderla en referencia al movimiento. Significa celebrar lo improbable de una obra, así como diseñar la sorpresa y el asombro en una pieza. En la música, esto se traduce en la improvisación y los cambios repentinos en un movimiento, y en el arte, a veces se traduce en el trampantojo, un estilo artístico que “engaña a la vista” y manipula la perspectiva. En arquitectura, el Barroco significa complejidad y ornamentación que crea una sensación de asombro.

En este artículo, desglosaremos las características comunes que definen la arquitectura barroca y te presentaremos cinco de nuestros edificios favoritos diseñados en el estilo barroco. ¡Puede que encuentres el próximo destino en tu lista de viajes!

 

Características de la arquitectura barroca

Es difícil separar la arquitectura barroca del arte y la escultura. Dado que la ornamentación era un componente tan importante de este estilo arquitectónico, estos edificios también nos presentan otros medios que siguen los mismos ideales.

 

Grandeza

Galería de los Espejos en Versalles

Foto: Fotos de stock de Takashi Images/Shutterstock)

La grandeza, o dramatismo, es una de las características más obvias de la arquitectura barroca. De este tema surgen también otras características como la ornamentación o las curvas. En las iglesias, la grandeza de la arquitectura se utilizaba para inspirar temor y hacer que los visitantes se sintieran conectados con Dios o se sintieran pequeños en comparación con el tamaño de Dios (y de la Iglesia). La grandeza, en este sentido, suele significar tamaño—tanto en altura como en el tamaño del edificio—pero la grandeza también puede aplicarse a la cantidad de ornamentación y decoración.

 

Formas irregulares

Fachada de San Carlo alle Quattro Fontane

(Foto: Fotos de stock por MisterStock/Shutterstock)

Tiene sentido que la arquitectura barroca presente curvas inesperadas y formas orgánicas, teniendo en cuenta que el término se traduce aproximadamente como “de forma irregular”. Estos movimientos aparecen regularmente en las grandes fachadas y suelen ser entradas cóncavas o lugares de estatuas. Sin embargo, estos movimientos de diseño orgánico pueden encontrarse en cualquier lugar de la arquitectura barroca, especialmente en las bóvedas de las catedrales o iglesias.

 

Ornamentación y estatuas

Detalles ornamentados en un edificio barroco

(Foto: Fotos de stock de Lucian Milasan/Shutterstock)

En la arquitectura, la ornamentación se refiere a la decoración no estructural que se utiliza a menudo para añadir complejidad visual a un edificio. Los interiores barrocos son definitivamente complejos. Casi todas las superficies están decoradas con obras de arte, esculturas u ornamentos en piezas estructurales del edificio. Un ejemplo de esta ornamentación interior son las cartelas. Estos elementos escultóricos decorativos añaden complejidad a los espacios interiores. Otras representaciones comunes utilizadas son las armas, los trofeos, las frutas y los querubines.

 

Techos pintados

Techos pintados de estilo barroco

(Foto: Fotos de stock de muharremz/Shutterstock)

Los techos pintados, al menos en las iglesias, se utilizaban a menudo para que los visitantes tuvieran la sensación de estar contemplando el cielo más allá de la iglesia. Los techos también se pintaban al estilo barroco. A menudo se trataban de piezas en trampantojo que engañaban a la vista para que las piezas sólidas parecieran tener más profundidad. Los techos pintados también se asocian con el Barroco pleno y tardío, ya que los límites del arte y la arquitectura se ampliaron (y mucho).

 

Ejemplos de arquitectura barroca

 

San Carlo alle Quattro Fontane

San Carlo alle Quattro Fontane en Roma, Italia

San Carlo alle Quattro Fontane en Roma, Italia (Foto: Fotos de stock de Khirman Vladimir/Shutterstock)

San Carlo alle Quattro Fontane, que se traduce como San Carlos en las Cuatro Fuentes, es un ejemplo perfecto de arquitectura barroca. En la fachada frontal se aprecia claramente la inusual curvatura de la “perla deforme” que da nombre al estilo. Fue diseñada por el arquitecto Francesco Borromini, uno de los padres fundadores de la arquitectura barroca romana, y es probablemente su obra más conocida.

San Carlo fue diseñado como una adición a un monasterio en un sitio pequeño. Para acomodar la estructura añadida, Borromini diseñó una inusual planta de cruz griega con curvas convexas en lugar de bordes rectos. Estas curvas también se encuentran en la inusual fachada con curvas convexas y cóncavas para crear un edificio ondulante.

Aunque ahora vemos estas características como indicativas de la arquitectura barroca, el diseño de Borromini fue revolucionario e inspiró a otros arquitectos de la época a usar algunas de las mismas ideas. Utilizó las curvas principalmente para satisfacer los difíciles requisitos del emplazamiento, pero la belleza de las curvas ayudó a definir la arquitectura barroca.

San Carlo alle Quattro Fontane en Roma, Italia

San Carlo alle Quattro Fontane en Roma, Italia (Foto: Fotos de stock de Stefano_Valeri/Shutterstock)

Escultura en la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane

San Carlo alle Quattro Fontane en Roma, Italia (Foto: Fotos de stock de DFLC Prints/Shutterstock)

 

Palacio de Versalles

Galería de los Espejos en el Palacio de Versalles

Palacio de Versalles en Versalles, Francia (Foto: Fotos de stock de Mister_Knight/Shutterstock)

El Palacio de Versalles—y más concretamente, su famosa Galería de los Espejos—podría ser el ejemplo más evidente de arquitectura barroca. Mientras que el San Carlo alle Quattro Fontane de Borromini ayudó a definir el estilo, el Palacio de Versalles encarna la cumbre del arte y el diseño en el Barroco tardío.

Este castillo comenzó como un pequeño pabellón de caza encargado por el rey Luis XIII y posteriormente fue ampliado por su hijo, el rey Luis XIV. El palacio fue la residencia oficial de la realeza francesa desde 1682 hasta 1789, durante los reinados de Luis XIV y Luis XVI, hasta que comenzó la Revolución francesa. La revolución significó que gran parte de las riquezas del palacio se utilizaron para financiar la lucha y el rey Luis XVI abandonó Versalles para irse a París, marcando la última vez que el lugar se utilizaría como residencia real. El palacio siguió siendo una maravilla mundial y se convirtió el lugar de muchos acontecimientos históricos como la Proclamación del Imperio Alemán y el Tratado de Versalles que puso fin a la Primera Guerra Mundial.

Aunque el palacio está inspirado en el estilo barroco de Roma y de toda Italia, también se diseñó en un estilo claramente francés. En la actualidad, el palacio cuenta con unas 2,300 habitaciones, además del parque y los jardines franceses.

La Galería de los Espejos fue diseñada por el arquitecto Louis Le Vau (que fue el arquitecto de todo el palacio), el diseñador de interiores Charles Le Brun y el paisajista Andrew Le Notre. Encarna todas las cualidades del estilo barroco francés: diseños curvos, cúpulas altas, techos pintados y complejidad visual a través de la ornamentación.

Fachada del Palacio de Versalles

Palacio de Versalles en Versalles, Francia (Foto: Fotos de stock de Mistervlad/Shutterstock)

Jardines del Palacio de Versalles

Palacio de Versalles en Versalles, Francia (Foto: Fotos de stock de Bartlomiej Rybacki/Shutterstock)

 

Basílica de San Pedro

Fachada de la Basílica de San Pedro

Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano (Foto: Fotos de stock de Vladimir Sazonov/Shutterstock)

La Basílica de San Pedro a menudo es considerada la más grandiosa de todas las iglesias cristianas. Aunque a menudo se piensa que es una obra completamente renacentista, gran parte de San Pedro puede considerarse en realidad barroca.  Gian Lorenzo Bernini era el arquitecto y escultor más influyente del diseño barroco. Su trabajo en la Basílica de San Pedro, incluyendo el baldaquino y la Plaza de San Pedro, hacen que esta obra sea barroca.

El baldaquino es un gran ejemplo de un elemento arquitectónico que hubiera sido renacentista de no ser por Bernini. Las columnas de este arquitecto eran de bronce y estaban decoradas con hojas y abejas. Las piezas escultóricas curvas sustituyeron a los elementos renacentistas más monumentales.

Además de la escala arquitectónica, Bernini también adoptó un enfoque barroco en el rediseño del lugar. La plaza se diseñó como una parte de la ciudad que debía integrarse con todo su entorno, lo que difiere radicalmente del enfoque de Bramante o Miguel Ángel de crear un edificio monumental independiente.

Techo de la Basílica de San Pedro

Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano (Foto: Fotos de stock de Mahara/Shutterstock)

Plaza de San Pedro

Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano (Foto: Fotos de stock de Calin Stan/Shutterstock)

 

Capilla de la Sábana Santa

Techo de la Capilla de la Sábana Santa

Capilla de la Sábana Santa en Turín, Italia (Foto: Fotos de stock de Hari Seldon/Shutterstock)

La Capilla de la Sábana Santa, o Cappella della Sacra Sindone, es una capilla dedicada a la Sábana Santa de Turín. Algunos creen que esta tela lleva la imagen de Jesús de Nazaret y que fue el mismo sudario en el que fue enterrado. El edificio fue diseñado por el arquitecto Guarino Guarini específicamente para albergar esta santa reliquia.

Al igual que muchas obras barrocas, la capilla presenta una impresionante cúpula, hecha en parte gracias a la formación de Guarini como matemático. Sin embargo, esta cúpula causaría problemas estructurales más tarde, cuando un trozo de mármol se cayó, obligando a cerrar el edificio. La capilla tuvo más mala suerte cuando un incendio en 1997 dañó gravemente el edificio.

La Capilla de la Sábana Santa reabrió al público en septiembre de 2018 y ahora está abierta para que los turistas vean los icónicos interiores barrocos con materiales contrastantes y una increíble cúpula en espiral.

Capilla de la Sábana Santa en Turín, Italia

Capilla de la Sábana Santa en Turín, Italia (Foto: Fotos de stock de D.serra1/Shutterstock)

Exterior de la Capilla de la Sábana Santa en Turín

Capilla de la Sábana Santa en Turín, Italia (Foto: Fotos de stock de Aliaksandr Antanovich/Shutterstock)

 

 

Los Inválidos

5 Incredible Buildings That Celebrates the Extravagance of Baroque Architecture

Los Inválidos en París, Francia (Foto: Fotos de stock de RobArt Photo/Shutterstock)

El Hôtel National des Invalides, mejor conocido como los Inválidos en español, es un impresionante conjunto de edificios. Es famoso por albergar la tumba de Napoleón y por la larga lista de acontecimientos históricos que tuvieron lugar allí. El nombre proviene de su función principal: crear un hospital y un lugar de retiro para los veteranos de guerra.

En la actualidad, el complejo alberga algunos museos, como el Musée de l'Armée (el museo militar), el Musée d'Histoire Contemporaine (el museo de historia contemporánea) y el Musée des Plans-Reliefs (el museo de maquetas militares).

El principal elemento arquitectónico es la cúpula de los Inválidos, que se inspiró en la cúpula de la Basílica de San Pedro (quizá el ejemplo perfecto de las cúpulas barrocas). Este proyecto es también un gran ejemplo del estilo barroco francés que también se encuentra en el Palacio de Versalles.

Cúpula de los Inválidos en París, Francia

Los Inválidos en París, Francia (Foto: Fotos de stock de Christopher Barles/Shutterstock)

Los Inválidos en París, Francia

Los Inválidos en París, Francia (Foto: Fotos de stock de Mistervlad/Shutterstock)

Artículos relacionados:

Barroco: Un extravagante periodo en la historia del arte y la arquitectura

8 Cuadros de Diego Velázquez, el gran maestro del Barroco español

5 Catedrales góticas que representan lo mejor de este estilo arquitectónico

7 Fuentes mundialmente famosas que desbordan belleza

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.

CONTENIDO PATROCINADO