Home / Arte / Historia del arteEl arte de Beatrix Potter: desde estudios científicos hasta célebres cuentos para niños

El arte de Beatrix Potter: desde estudios científicos hasta célebres cuentos para niños

Beatrix Potter Art Beatrix Potter Books Peter Rabbit Book

Foto: Wikimedia Commons Dominio Público
Este post puede contener links de afiliados. Si realizas una compra, My Modern Met puede obtener una comisión. Por favor lee nuestra divulgación de afiliados para mayor información.

Pocos autores infantiles se han robado los corazones del mundo como Beatrix Potter. Inspirándose en la flora y fauna de la campiña inglesa, Potter escribió e ilustró 28 libros, incluyendo el queridísimo The Tale of Peter Rabbit (conocido como El cuento de Perico, el conejo travieso en España y El cuento de Pedrito Conejo en Hispanoamérica). Si bien muchas personas están familiarizadas con estos títulos, pocos saben que los primeros trabajos de Potter incluyeron estudios científicos—una práctica inspirada en su eterno amor por la naturaleza.

Primeros encuentros con el mundo natural

Beatrix Potter nació en 1866, en el seno de una familia de artistas en Londres. Su padre, un abogado, también se dedicaba a la fotografía, mientras que su madre era una talentosa bordadora. Tuvo una infancia de clase alta, caracterizada por su educación en casa y visitas regulares a los mejores museos de la ciudad.

Beatrix Potter Art Beatrix Potter Books Peter Rabbit Book

Beatrix Potter con su padre, Rupert, y su hermano, Bertrand. (Foto: Wikimedia Commons Dominio Público)

Desde pequeña, Potter era una apasionada de las plantas y de los animales. Además de dibujar a sus propias mascotas—incluyendo perros, ranas y un murciélago—también retrataba a criaturas que encontraba en su jardín, como erizos, ratones y conejos. Además, su familia solía hacer viajes a las zonas rurales de Escocia e Inglaterra, donde conocía nuevos ecosistemas y estudiaba especímenes desconocidos.

Estas experiencias dieron forma al interés de Potter por el mundo natural, culminando tanto en un amor duradero por la ciencia como en un enfoque único de la ilustración. “Gracias a Dios nunca me enviaron a la escuela”, dijo ella. “Habría borrado algo de originalidad”.

Ilustraciones científicas

Como una joven adulta, la fascinación de Potter por las ciencias de la tierra tomó muchas formas. Además de coleccionar fósiles y realizar excavaciones arqueológicas, estimuló este interés a través de su arte. Sus dibujos científicos son protagonizados por todo tipo de organismos, incluyendo insectos, peces y hongos, el tema más prolífico de Potter.

Ilustraciones científicas de Beatrix Potter

Ilustración micológica del sistema reproductivo de un hongo (1897) por Beatrix Potter (Foto: Wikimedia Commons Dominio Público)

Artísticamente, Potter se inclinaba por pintar hongos silvestres debido a sus cualidades estéticas. “El interés de Beatrix por dibujar y pintar hongos comenzó como una pasión por pintar hermosos especímenes dondequiera que los encontrara”, explica la historiadora Linda Lear en Beatrix Potter: A Life in Nature. “Se sintió atraída por los hongos, primero por sus efímeras cualidades de hadas y luego por la variedad de su forma y color y por el desafío que representaba pintarlos en acuarela”.

Desde un punto de vista científico, se interesó por la reproducción de los hongos, lo que la llevó a estudiar este tema en profundidad y a compilar sus hallazgos en un documento, On the germination of the Spores of the Agaricineae (“Sobre la germinación de las esporas de las agaricineae”). Sin embargo, al ser una aficionada—y, muy probablemente, por ser mujer—sus hallazgos fueron debatidos y, en última instancia, descartados. “Este desaire fue probablemente lo que llevó a Beatrix a centrarse más en el dibujo y la pintura”, concluye el Victoria and Albert Museum.

The Tale of Peter Rabbit

Libros de Beatrix Potter-El cuento de Pedrito Conejo

Foto: Wikimedia Commons Dominio Público

En 1893, mientras Potter seguía estudiando ilustración científica, escribió una carta a Noel Moore, el hijo de cinco años de un antiguo maestro suyo. En ella, optó por hacer bocetos de conejos en lugar de escribir. “No sé qué escribirte,” escribió ella, “así que te contaré la historia de cuatro conejitos, cuyos nombres eran Flopsy, Mopsy, Cottontail, y Peter”.

Inspirándose en Peter Piper, un conejo real y “muy travieso” de su infancia, este pequeño llevó a Potter a escribir su primer libro: The Tale of Peter Rabbit. La historia trata de un conejito que desafía las órdenes de su madre y entra al jardín de vegetales de un anciano. Después de explorar—y de comer todo en el jardín—es perseguido por el hombre. Apenas logra escapar y regresa a casa, y su madre lo manda a la cama con dolor de estómago.

Peter Rabbit Pedrito Conejo Perico Conejo Beatrix Potter

Foto a la izquierda: Wikimedia Commons Dominio Público; Foto central: Wikimedia Commons Dominio Público; Foto a la derecha: Wikimedia Commons Dominio Público

Historia de éxito

Aunque en un principio fue rechazado por seis editoriales diferentes, el libro finalmente fue aceptado en Frederick Warne & Co, una editorial británica. La pequeña historia resultó ser inmensamente popular con el público, lanzando a Potter al estrellato y resultando en varios libros más como The Tale of Tom Kitten, The Tale of Jemima Puddle-Duck y The Tale of Benjamin Bunny.

Ilustraciones de Beatrix Potter

Foto a la izquierda: Wikimedia Commons Dominio Público; Foto central: Wikimedia Commons Dominio Público; Foto a la derecha: Wikimedia Commons Dominio Público

En todos ellos, Potter detalla las encantadoras aventuras de los animalitos antropomórficos, presentando experiencias de su infancia a través de una lente madura. “Recuerdo que solía creer a medias y jugar con las hadas cuando era niña”, dijo Potter. “¿Qué cielo puede ser más real que retener el mundo espiritual de la infancia, templado y equilibrado por el conocimiento y el sentido común?”

Más tarde, Potter cumplió el sueño de su vida y se mudó a Lake District, una pintoresca región de Inglaterra. Aquí, explica el Victoria and Albert Museum, “por fin pudo dedicarse de lleno al papel de mujer agricultora, disfrutando de las tareas físicas y cotidianas, como ayudar en la preparación de la paja y destapar desagües enlodados”.

Arte de Beatrix Potter

Beatrix Potter fuera de su Hillside House en Cumbria, Inglaterra (Foto: Wikimedia Commons Dominio Público)

En su vejez, Potter se interesó por la conservación, que practicó apasionadamente hasta su muerte en 1943.

Legado

Hoy en día, Beatrix Potter sigue siendo una de las autoras infantiles más populares a nivel mundial. Sus libros han sido traducidos a 36 idiomas y continúan cautivando a las nuevas generaciones en todo el mundo. Esto es especialmente cierto en el caso de The Tale of Peter Rabbit: es uno de los libros más vendidos de todos los tiempos, con más de 45 millones de copias vendidas.

Dicho esto, sus comienzos en la ciencia no deben ser pasados por alto. Desde sus dibujos infantiles de animales hasta sus estudios formales de especímenes, estas experiencias pusieron a Potter en el camino hacia el arte que conocemos y amamos al día de hoy.

Libros de Beatrix Potter

Foto: Oxyman vía Wikimedia Commons Dominio Público

Artículos relacionados:

Ilustraciones botánicas de 300 años de antigüedad y el arte que inspiran hoy

Berthe Morisot: la artista que rompió barreras para convertirse en la primera mujer impresionista

Base de datos en línea compila el trabajo de mujeres artistas de los siglos XV al XIX

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO