Niño ucraniano con un número de teléfono escrito en la mano recorre mil kilómetros solo para llegar a Eslovaquia

De acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, más de 10 millones de personas en Ucrania han huido de sus hogares desde que inició la invasión rusa. Esto representa casi una cuarta parte de la población de Ucrania. De esos 10 millones, 6.5 millones han sido desplazados dentro de su propio país y 4 millones han cruzado las fronteras hacia naciones vecinas en busca de seguridad. A pesar del terror y la incertidumbre que seguramente hay en la mente cada persona, hay algunas historias que ofrecen un poco de alivio y esperanza. Una de esas historias involucra a un niño de 11 años llamado Hassan Al-Khalaf. Su aventura ha cautivado los corazones de millones alrededor del mundo tras huir de su país, devastado por la guerra, por su cuenta.

Al-Khalaf viajó unos mil kilómetros en tren a través de Ucrania con solo una bolsa de plástico, un pasaporte y un número de teléfono escrito en la mano. Su familia vivía en Zaporizhzhia, sede de la planta de energía nuclear más grande de Europa, que recientemente fue atacada por las tropas rusas. Yulia Pisetskaya, la madre del niño, no tuvo más remedio que mandar a su hijo solo en un tren a Eslovaquia, ya que ella tenía que quedarse para cuidar a su anciana madre.

Como un verdadero héroe, Al-Khalaf tuvo que sobrellevar con una buena cara una de las experiencias más difíciles de su vida. Al llegar a la frontera, la ternura, la valentía y la determinación del niño convencieron a los funcionarios que lo ayudaron a cruzar la frontera hacia Eslovaquia. Las autoridades se comunicaron con sus familiares gracias al número de teléfono escrito en su mano. Una vez que el niño cruzó con la frontera, voluntarios eslovacos lo mantuvieron abrigado y le proporcionaron comida y agua. “Estaba muy asustado”, admite Al-Khalaf. “Me sentía horrible. Tenía muchas ganas de llorar porque siempre he estado con mi mamá y esta fue la primera vez que tuve que alejarme de ella”. Poco después, el niño se reunió con sus cuatro hermanos mayores en Eslovaquia. Aunque aliviados de tener a su hermano pequeño a salvo y con ellos, todavía estaban preocupados por su madre.

“No podía dejar a mi madre. Ella tiene 84 años y no se puede mover, así que mandé a mi hijo en tren a la frontera eslovaca donde fue recibido por personas con un gran corazón”, Pisetskaya dijo en un video publicado en Facebook. “Me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento a todos los guardias fronterizos eslovacos y los voluntarios de Eslovaquia que cobijaron a mi hijo”.

Aunque Al-Khalaf había demostrado mucha valentía, pasó por algunas dificultades en el camino. Hablando sobre la parte más aterradora de su viaje en Good Morning Britain, contó (y su hermana tradujo) que el viaje en tren le pareció aterrador ya que los vagones estaban muy llenos; había unas 300 personas en cada uno. “Los niños y la gente estaban sentados en el pasillo y todos hablaban en idiomas extranjeros y él no entendía, así que eso fue lo que más le asustó”, explica. No obstante, mantuvo la calma y se concentró en su objetivo.

Ahora, Al-Khalaf ya se ha reunido con su madre. La creciente amenaza de la guerra convenció a Pisetskaya de al menos intentar escapar con su madre y el pequeño perro de la familia. “El viaje en tren fue muy difícil”, dice también Pisetskaya. “Cientos estaban hacinados en un solo vagón. Pero tuvimos que escapar para que nuestra familia pudiera volver a estar junta”. A pesar de que la familia lo ha perdido todo, Pisetskaya ve el lado positivo y está feliz de tener a su familia reunida nuevamente.

Ahora, el niño se ha convertido en un símbolo  de la valentía ucraniana. Al-Khalaf y el resto de su familia, incluyendo su perro, han escapado de los peligros de la guerra. La página oficial de Facebook de la República Eslovaca compartió imágenes de los niños reunidos con su madre, ofreciendo un reencuentro conmovedor para esta familia después de un viaje tan largo y desafiante en medio de la huida de su país devastado por la guerra

Hassan Al-Khalaf, de 11 años, tuvo que huir solo de Ucrania porque su madre decidió quedarse para cuidar de su abuela.

Tuvo que viajar mil kilómetros para llegar a su destino. Afortunadamente, él y su madre se reunieron en Eslovaquia.

Sus cuatro hermanos mayores lo esperaban en Eslovaquia, y pronto toda la familia estuvo reunida.

¡La reunión también incluyó al perro de la familia!

Este video muestra la conmovedora reunión familiar:

h/t: [Bored Panda]

Artículos relacionados:

Voluntarios polacos arriesgan su vida para rescatar animales en la frontera con Ucrania

El presidente de Ucrania es aclamado por su liderazgo ante la invasión rusa

Pianista toca ‘What a Wonderful World’ afuera de una estación de tren en Ucrania

Niña canta ‘Let It Go’ desde un refugio antibombas en Ucrania y es elogiada por la cantante original

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]