Home / Arte / Historia del arte / “The Problem We All Live With”, la revolucionaria pintura sobre derechos civiles de Norman Rockwell

“The Problem We All Live With”, la revolucionaria pintura sobre derechos civiles de Norman Rockwell

"The Problem We All Live With," Norman Rockwell, 1963

Norman Rockwell, “The Problem We All Live With,” 1963
Este post puede contener links de afiliados. Si realizas una compra, My Modern Met puede obtener una comisión. Por favor lee nuestra divulgación de afiliados para mayor información.

A mitades del siglo XX, el movimiento por los derechos civiles trajo muchos cambios necesarios a los Estados Unidos. Tras el Renacimiento de Harlem, este movimiento nació para poner fin a la discriminación en contra de los ciudadanos afroamericanos, un problema que había afectado al país desde el final de la Guerra Civil.

Muchas figuras famosas estuvieron a la cabeza de esta lucha, siendo Martin Luther King, Jr. y Rosa Parks dos de las más conocidas. Sin embargo, el movimiento por los derechos civiles también contó con el apoyo de una persona inesperada: Norman Rockwell, un artista blanco conocido por sus visiones nostálgicas de la “América media” (Thomas Buechner, Norman Rockwell: Artist and Illustrator).

Antes de los años 60, Rockwell se hizo famoso por su trabajo en las portadas de The Saturday Evening Post. No obstante, el enfoque de Rockwell dio un giro de 180 grados durante el movimiento por los derechos civiles. El artista cambió sus ilustraciones de la vida cotidiana por pinturas profundas arraigadas en la justicia social, siendo The Problem We All Live With la más representativa.

¿Quién fue Norman Rockwell?

"Triple Self-Portrait," autorretrato Norman Rockwell, 1959

Norman Rockwell, “Triple Self-Portrait,” 1959

Norman Rockwell nació en Nueva York a principios del siglo XX. Fue un pintor sobresaliente desde la infancia, por lo que obtuvo un trabajo como artista de portadas para Boys’ Life Magazine con tan solo 18 años.

Cuatro años después, Rockwell consiguió trabajo en The Saturday Evening Post, una popular revista bimestral, y el puesto cambiaría su vida. En 47 años de carrera, Rockwell completó 322 portadas para la revista; la mayoría de ellas exploraba temas como la niñez, la vida en pareja y la fuerza laboral estadounidense.

Durante los años 60, el trabajo de Rockwell ya era muy popular entre el público. Sin embargo, en 1963 dejó su puesto en The Saturday Evening Post y comenzó a trabajar para Look Magazine. Fue en esta época que surgió su interés por la justicia social—el enfoque artístico anterior de Rockwell desapareció. “Durante 47 años mostré lo mejor de todos los mundos posibles—abuelos, cachorros—cosas así”, dijo Rockwell en una entrevista a los 75 años. “Esas cosas ya murieron, y pienso que ya era hora”.

A un año de ser contratado por Look, Rockwell produjo la que sería su más celebrada pintura sobre derechos civiles: The Problem We All Live With.

The Problem We All Live With

Museo Norman Rockwell, Massachusetts

The Problem We All Live With (“El problema con el que vivimos”) es protagonizada por Ruby Bridges, una niña afroamericana de seis años en su primer día de escuela. Con materiales escolares en la mano y un vestido blanco, Bridges luce como una estudiante de primer grado cualquiera. Sin embargo, lo que rodea a la pequeña no es típico. Escoltada por alguaciles y caminando frente a un muro con frases racistas y un tomate estrellado, la situación de Bridges es excepcional—y todo tiene que ver con política.

Después de la sentencia judicial del caso Brown contra Consejo de Educación en 1954, Bridges fue seleccionada para ser una de los estudiantes afroamericanos que iniciarían el proceso de desegregación en Nueva Orleans. Bridges fue la única estudiante enviada a la escuela William Frantz. Su camino a las puertas de la institución estuvo marcado por turbas violentas, pero la pequeña no perdió la compostura. De hecho “fue muy valiente”, dijo Charles Burks, uno de los alguaciles que la acompañaba. “Nunca lloró. Nunca se quejó. Solo siguió caminando como una pequeña soldado, y todos estamos muy orgullosos de ella”.

El problema con el que vivimos Norman Rockwell Ruby Bridges Pintura Ruby Bridges Norman Rockwell

(Foto: Wikimedia Commons Dominio Público)

No obstante, Bridges atribuye su reacción madura no a su valentía, sino a su inocencia infantil. “La niña en esa pintura tenía seis años y no sabía nada sobre racismo—yo solo estaba yendo a la escuela ese día”, explicó en 2011. “Así que cada vez que la veo, pienso en lo inocente que era y en que, como niña, no tenía idea de lo que estaba pasando”.

Apertura de exhibición de Norman Rockwell

Ruby Bridges con su retrato

Curiosamente, este elemento es evidente en la representación de Rockwell. Al pintar a los alguaciles como pinturas anónimas y al mostrar la escena desde un ángulo bajo Rockwell enfatiza tanto el tamaño pequeño como la corta edad de Bridges—y, de esta forma, muestra su inocencia.

Tres años de después de la publicación de The Problem We All Live With, Rockwell volvió a visitar este tema. New Kids in the Neighborhood (“Los nuevos niños del vecindario”) fue otra ilustración para Look Magazine, y presenta dos grupos de niños: uno blanco, y otro negro. Situada en lo que parece ser un barrio suburbano, la escena incluye de manera prominente un camión de mudanzas. Por su posición en la pintura podemos inferir que los niños negros son los “nuevos” del vecindario—y, juzgando por sus expresiones de curiosas, los niños blancos no saben qué pensar.

New Kids in the Neighborhood, 1967

Norman Rockwell, “New Kids in the Neighborhood,” 1967

De forma similar a The Problem We All Live With—y en contraste con sus anteriores representaciones de niños—New Kids in the Neighborhood ilustra el interés de Rockwell en explorar los efectos del racismo en los niños.

El legado de The Problem We All Live With

Hoy en día, Norman Rockwell sigue siendo conocido principalmente por sus encantadoras portadas del Post.  Sin embargo, sus pinturas de los derechos civiles—especialmente The Problem We All Live With—se encuentran entre sus obras más influyentes.

Como muestra de su importancia, el presidente Barack Obama  colocó The Problem We All Live With temporalmente en la Casa Blanca en 2011. Mientras él y Ruby Bridges admiraban la pintura, no pudieron evitar maravillarse ante la situación. “Creo que es justo decir que si no hubiera sido por ustedes, hoy no estaríamos aquí viendo esta pintura juntos”, señaló Obama, quien fue el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos.

Más tarde, Bridges reflexionó sobre su comentario. “El sólo hecho de que él dijera eso significó mucho para mí y siempre lo ha hecho. Pero estar hombro con hombro con la historia y ver la historia, es sólo ocurre una vez en la vida”.

Artículos relacionados:

El Renacimiento de Harlem: Cómo florecieron el arte y cultura afroamericana

Coloridos retratos hechos con telas africanas cuentan historias de una “patria ancestral”

Murales en el metro de Nueva York celebran a íconos de la historia del Bronx

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO