Raoul Dufy: el genio del color que mostró la vida en Francia en el siglo XX

Raoul Dufy naturaleza muerta

Raoul Dufy, “Naturaleza muerta”, 1928 (Foto: Wikimedia Commons [Uso justo])

En la década de 1870, los pintores vanguardistas en Francia echaron a andar el arte moderno con la fundación del impresionismo. Con la llegada del siglo XX, varios movimientos modernos vivían su apogeo a lo largo del país, como el art nouveaupostimpresionismo. Para 1905, el fauvismo también había echado raíces; con ello, artistas que trabajaban con base en el color, como Raoul Dufy, aparecieron en escena.

Aunque Dufy comenzó como acuarelista, su práctica policromática evolucionó a lo largo de sus 50 años de carrera. Ya fuese incursionando en el diseño, explorando las artes decorativas o incluso experimentando con enormes murales, este artista francés encontró inspiración en un tema que significaba mucho para él: la colorida  joie de vivre (“alegría de vivir”) de la Francia contemporánea.

 

Comienzos impresionistas

Raoul Dufy, puerto de Le Havre

Raoul Dufy, “El puerto de El Havre”, 1906 (Foto: Wikimedia Commons [Dominio público])

Raoul Dufy nació el 3 de junio de 1877 en El Havre, una ciudad portuaria en Francia. Cuando era adolescente, Dufy expresó su interés en el arte, lo que lo llevó a inscribirse en clases nocturnas impartidas por el artista francés Charles Lhuillier en la École des Beaux-Arts (Escuela de Bellas Artes) de El Havre a los 18 años. Dufy admiraba a Lhuillier, quien había estudiado con el famoso retratista neoclásico Jean-Auguste-Dominique Ingres, y señalaba que él y sus otros alumnos, como Claude Monet y Georges Braque, “tenían un gran respeto por nuestro maestro, mezclado con admiración, porque fue un verdadero artista, un gran diseñador clásico”.

Mientras estudiaba en la École des Beaux-Arts, Dufy se inspiró principalmente en el impresionismo, un movimiento que dejó de lado el realismo por impresiones fugaces de la vida cotidiana. Por lo tanto, el artista trabajó principalmente en acuarela y buscó inspiración en los paisajes terrestres y marinos de Normandía. “Infeliz el hombre que vive lejos del mar”, dijo. “El pintor necesita constantemente tener ante sus ojos un cierto tipo de luz, una cualidad brillante, una caricia aérea que bañe lo que ve”.

Raoul Dufy, Vista de Paris desde Montmartre

Raoul Dufy, “Vista de París desde Montmartre”, 1902 (Foto: Wikimedia Commons [Dominio público])

Sin embargo, Dufy se mudó lejos de la costa cuando recibió una beca para estudiar con Léon Bonnat en la École Nationale Supérieure des Beaux-Arts (“Escuela Nacional de Bellas Artes”) de París en 1900. Iniciar su carrera en la capital francesa fue clave para su éxito. Al año siguiente, su trabajo fue incluido en la Exposición de Artistas Franceses; en 1902, expuso en la galería de arte de vanguardia de Berthe Weill; y en 1903, su trabajo se mostró en el Salon des Indépendants (“salón de independientes”), una exposición anual radical fundada por Paul Cézanne, Paul Gauguin, Henri de Toulouse-Lautrec y otros maestros modernistas.

Dada su proximidad con los principales artistas de París de principios del siglo XX, no es de extrañar que, en 1905, Dufy decidiera enfocar sus esfuerzos en un nuevo y emocionante movimiento francés: el fauvismo.

 

Fauvismo

Raoul Dufy, botes en Martigues

Raoul Dufy, “Botes en Martigues”, 1908 (Foto: Wikimedia Commons [Dominio público])

El fauvismo fue cofundado por los artistas franceses André Derain y Henri Matisse. Inspirado por Luxe, Calme et Volupté de Matisse, Dufy decidió unirse a Les Fauves, adoptando las características distintivas de este movimiento: pinceladas pictóricas, formas simplificadas y una preferencia por pigmentos brillantes y audaces; específicamente, el color azul. “El azul es el único color que mantiene su propio carácter. En todos sus tonos, siempre se mantendrá azul”, dijo Dufy. “Mientras que el amarillo se ennegrece en sus tonos y se desvanece cuando se ilumina; rojo cuando se oscurece se vuelve marrón, y diluido con blanco ya no es rojo, sino otro color: rosa”.

Raoul Dufy diseño textil

Raoul Dufy, “La cacería (diseño para tela)”, 1919 (Foto: Wikimedia Commons [Dominio público])

A partir de 1905, Dufy empezó a cubrir sus lienzos con pintura azul al óleo. Acentuados por brillantes bloques de amarillos soleados, rojos profundos y verdes, estos tonos azules colorean escenas de la Francia del siglo XX, en contraste con el reluciente Mar Mediterráneo, los cielos despejados sobre París y todo lo demás. Sus pinturas policromáticas también llamaron la atención del diseñador de moda francés Paul Poiret, quien le encargó diseñar artículos de papelería brillantes y patrones textiles atrevidos. En cualquier caso, al igual que sus compañeros fauvistas, Dufy empleó el color como un medio de autoexpresión. “Lo que deseo mostrar cuando pinto es la forma en que veo las cosas con los ojos y con el corazón”, afirmó.

En 1910, Dufy adoptó una paleta de colores más apagada inspirada en las pinturas postimpresionistas de Paul Cézanne. Sin embargo, a finales de la década, tomó el camino de regreso al fauvismo y desarrolló el estilo característico que definiría su carrera.

 

Últimos años y legado

Raoul Dufy Villerville

Raoul Dufy, “Villerville”, 1935 (Foto: Wikimedia Commons [Uso justo])

A partir de 1920, las pinturas de Dufy se volvieron más coloridas que nunca. Al igual que sus primeras piezas fauvistas, las pinturas de este periodo retratan instantáneas ilustrativas de la vida y el ocio en la Francia del siglo XX. Sin embargo, lo que distingue sus pinturas posteriores de carreras de caballos, puertos ventosos y estudios iluminados por el sol de sus primeras piezas es el tratamiento de la pintura por parte del artista. Creadas con finos lavados de acuarelas y óleos vívidos, estas piezas maravillosas pinturas son altamente decorativas y refrescantemente modernas, una combinación que se presta a varias formas de arte.

Dufy incursionó en diferentes materiales durante el resto de su carrera. Este enfoque ecléctico dio como resultado un cuerpo de trabajo que incluía cerámicas, grabados en madera, diseños de set, tapices e incluso murales monumentales, como el fresco de 2 kilómetros cuadrados, La Fée Électricité. También continuó perfeccionando sus talentos textiles, añadiendo un periodo de 16 años con el fabricante de seda Bianchini-Férier, con sede en Lyon, a su portafolio.

Raoul Dufy, La Fée Electricite

Raoul Dufy, “La Fée Electricité” en el Musée d'Art moderne de la ville de Paris, Palais de Tokyo, 1937 (Foto: Flickr [Dominio público])

Desafortunadamente, en 1950, la artritis reumatoide dificultó la pintura para Dufy y, aunque un tratamiento experimental resucitó sus habilidades artísticas durante algunos años (ganó el Gran Premio Internacional de Pintura en la 26a Bienal de Venecia en 1952), falleció en 1953.

Ahora, casi 70 años después de su muerte, Dufy sigue siendo un famoso artista moderno. Aunque sus pinturas fauvistas a menudo entran en escena, sus diseños textiles también han encontrado un lugar en el centro de atención, gracias a exposiciones recientes como Poiret: King of Fashion (2007) en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y Raoul Dufy: Paintings and Textile Designs (2019) en el Panasonic Shiodome Museum of Art en Tokio.

Artículos relacionados:

¿Qué es el arte moderno? Exploramos las corrientes que definen este género vanguardista

9 Pinturas impresionistas bañadas por el sol para celebrar que el verano ya está aquí

Cómo “la Belle Époque” transformó a París en la ciudad que conocemos hoy

Regina Sienra

Regina Sienra es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Periodista y traductora originaria de la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde cursó la licenciatura en Ciencias de la Comunicación con especialidad en Periodismo. Su pasión por escribir sobre las artes visuales, la música, el cine, la literatura y el teatro ha dado vida a una carrera de casi 10 años en diversos medios culturales de México, Estados Unidos y Canadá.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO