Conoce la curiosa (y un tanto controvertida) historia detrás del ‘Juicio Final’ de Miguel Ángel

The Last Judgment by Michelangelo

El Juicio Final' de Miguel Ángel, 1536-1541. (Foto: Dominio público vía Wikipedia)

Como uno de los más grandes artistas de todos los tiempos, Miguel Ángel tiene una larga lista de obras maestras. Este genio del Renacimiento italiano fue un escultor, pintor y poeta cuyo trabajo ha dejado una huella indeleble en la historia del arte. Algunas de sus piezas más célebres se encuentran en la Capilla Sixtina, ubicada dentro de la residencia del Papa en el Vaticano de Roma.

Cuando pensamos en la Capilla Sixtina, quizás lo primero que nos viene a la mente es el increíble fresco del techo que muestra escenas del Libro del Génesis de la Biblia. Sin embargo, en la misma habitación hay otra hazaña artística de Miguel Ángel que es igual de impresionante. El Juicio Final, que fue pintado varias décadas después, es un poderoso fresco que cubre toda la pared del altar.

Esta obra de arte, que fue pintada cuando Miguel Ángel ya era un artista bien establecido, tuvo un gran impacto (y causó controversia) de manera instantánea. Si bien el juicio final de la humanidad no era un tema inusual para un artista del Renacimiento, Miguel Ángel lo hizo suyo utilizando un estilo que fue apreciado por algunos y criticado por otros.

Echemos un vistazo a la historia de este icónico fresco y descubre por qué El Juicio Final es tan adorado hoy en día.

 

La vida de Miguel Ángel después de la Capilla Sixtina

Pope Paul III by Titian

‘Retrato del papa Pablo III' de Tiziano, 1545. (Foto: Dominio público vía Wikipedia)

Después de pintar la bóveda de la Capilla Sixtina, pasaron 25 años antes de que Miguel Ángel regresara a Roma. El artista se incorporó al proyecto después de un largo y exitoso periodo trabajando para la familia Médici en Florencia. Luego de un periodo tumultuoso en el que los Médici fueron derrocados y recuperaron el poder, Miguel Ángel aceptó la oportunidad de volver a Roma.

Allí fue recibido por el papa Clemente VII, quien encargó al artista un nuevo fresco en la pared del altar de la Capilla Sixtina. Desafortunadamente, el papa moriría poco después de hacer el encargo, pero su sucesor, el papa Pablo III, se aseguró de que el trabajo se llevara a cabo.

Las obras comenzaron en 153 y finalizaron en 1541, cuando Miguel Ángel tenía 67 años.

 

Iconografía en El Juicio Final

Christ and the Virgin Mary in Michelangelo's The Last Judgment

Cristo y la Virgen María en ‘El Juicio Final' (Foto: Dominio público vía Wikipedia)

Este nuevo muro de la Capilla Sixtina tendría un tema específico: el Juicio Final. La representación de la segunda venida de Jesucristo y el juicio final de Dios sobre la humanidad fue un tema popular durante todo el Renacimiento. Por ejemplo, Giotto, considerado el padre del Renacimiento, es conocido por su versión del Juicio Final en la Capilla de los Scrovegni en Padua.

Con el tiempo, la versión de Miguel Ángel sobre el tema se ha convertido en un ícono. En el fresco, vemos más de 300 figuras pintadas magistralmente para contar esta historia. Cristo está sentado en el centro, con la mano levantada para juzgar a los condenados que se hunden en las profundidades del infierno. Con una musculatura impresionante, este Cristo es una figura imponente.

A su izquierda se encuentra la Virgen María. Fue pintada en una postura recatada en contrapposto y mira hacia los que se han salvado. Inmediatamente alrededor de esta pareja central hay un grupo de santos importantes. San Pedro, quien tiene las llaves del cielo, y San Juan Bautista se muestran a la misma escala que Cristo.

Charon and the damned in Michelangelo's The Last Judgment

Caronte y las almas de los condenamos (Foto: Dominio público vía Wikipedia)

La composición general gira en un movimiento fluido, con los salvados a la izquierda de Cristo, que se levantan de sus tumbas mientras que los condenados son enviados al infierno. En la parte inferior del fresco vemos a Caronte, una figura mitológica. En la mitología griega y romana, Caronte transportaba almas al inframundo. Aquí las lleva directamente al infierno, que está lleno de personajes macabros.

 

Símbolos ocultos en el fresco

Dentro del esquema general del cuadro, Miguel Ángel insertó varios símbolos ocultos que han llegado a deleitar al público con el paso del tiempo—aunque no siempre fueron apreciados en su época.

El primero es un autorretrato bastante espeluznante pintado en el santo justo debajo del pie izquierdo de Cristo. Está sentado en una nube con piel en la mano. Este es san Bartolomé, quien fue martirizado después de ser desollado vivo. Por lo tanto, no solo tiene el cuchillo que usaron para desollarlo, sino también su propia piel. Se cree que el rostro en la piel es en realidad un autorretrato de Miguel Ángel.

St. Bartholomew in Michelangelo's Last Judgment

San Bartolomé. (Foto: Dominio público vía Wikipedia)

Miguel Ángel también añadió su toque personal de una manera que inmediatamente despertó controversia. En la esquina inferior derecha del fresco se puede ver un grupo de los condenados. Una figura particularmente desagradable es la de un hombre que no sólo tiene orejas de burro—en referencia a su estupidez—sino que desafortunadamente se encuentra envuelto por una serpiente, que aparece mordiendo sus partes privadas.

Durante una vista previa del fresco con el Papa Pablo III, su maestro de ceremonias Biagio da Cesena inmediatamente notó un problema. De alguna manera, descubrió que esa figura poco favorecedora era un retrato suyo. El personaje en sí es en realidad Minos, el juez mitológico del inframundo, y por alguna razón, Da Cesena había provocado la ira del artista y terminó en el infierno. Cuando se quejó con el papa sobre su representación en el fresco, se dice que el papa simplemente dijo que su poder no se extendía al infierno, por lo que el retrato se mantendría como estaba.

 

Controversias en torno a El Juicio Final

Biagio da Cesena as Minos in The Last Judgment

Biagio da Cesena como Minos en ‘El Juicio Final' (Foto: Dominio público vía Wikipedia)

Da Cesena no era el único que estaba inconforme con El Juicio Final que hizo Miguel Ángel. La Iglesia aún era una institución inestable debido a la Reforma protestante, por lo que muchos dentro de la organización estaban intentando implementar reformas espirituales. Por ello, no estaban de acuerdo con que Miguel Ángel hubiera mezclado personajes mitológicos con religiosos, y definitivamente no estaban de acuerdo con la cantidad de desnudos.

Su ira fue contrarrestada por aquellos que apreciaban el arte de Miguel Ángel y sentían que la obra debía ser admirada por su genio y estilo de pintura.

Otros críticos consideraron que Miguel Ángel debería haberse adherido más al evento como se describe en la Biblia. Señalaron que Cristo debería estar sentado en un trono y que no sería posible que algunas de las telas se movieran con el viento, ya que se suponía que el tiempo se detendría el día del juicio final.

La controversia siguió creciendo en los años siguientes a la finalización del fresco. Las cosas se complicaron aún más con las nuevas reformas del arte religioso instauradas en el Concilio de Trento en 1563. En el decreto oficial, cualquier cosa “supersticiosa” o “lasciva” debía ser evitada. Y, desafortunadamente para Miguel Ángel, “los cuadros de la Capilla Apostólica deben ser tapados, y los de otras iglesias deben ser destruidos, si muestran algo obsceno o claramente falso”.

St. Catherine in Michelangelo's Last Judgment

Santa Catalina y san Blas después de ser repintados con ropa. (Foto: Wikipedia)

Esto significa que probablemente después de la muerte de Miguel Ángel, un pintor desconocido cubrió los genitales visibles con tela. El trabajo se hizo por etapas, ya que la capilla debía ser usada para asuntos oficiales en diferentes puntos. Cada intervención fue, desafortunadamente, más agresiva que la anterior. En total, se cubrieron secciones de unas 40 figuras y dos figuras fueron completamente rehechas. Afortunadamente, como las modificaciones se hicieron en fresco seco, fue relativamente fácil quitarlas.

De hecho, cuando la Capilla Sixtina fue restaurada en los años 90, se quitaron 15 ropajes añadidos después del año 1600, pues se decidió que la modificación del siglo XVI debía permanecer en su lugar para ayudar a contar la historia de la pieza.

Hoy en día, los críticos de arte han sido más amables con El Juicio Final. Mientras que algunos todavía se resisten a apreciar la voluminosa representación de la anatomía y la agrupación de figuras, en general el fresco todavía se considera una obra maestra.

Artículos relacionados:

La cautivadora historia e influencia del arte del Renacimiento italiano

8 Datos interesantes sobre Rafael, el gran maestro del Renacimiento italiano

Conoce la fascinante historia del ‘Esclavo moribundo’ y el ‘Esclavo rebelde’ de Miguel Ángel

Conoce a Masaccio, el primer gran pintor del Renacimiento italiano

Sofía Vargas

Sofía Vargas es colaboradora y redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. Ha trabajado para varias instituciones culturales en México, incluyendo la feria de arte Zona Maco. Cuando no está escribiendo, Sofía dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO