9 Pintoras europeas de los siglos XVIII y XIX que hicieron historia en el mundo del arte

Women Painters & Pioneers of the 18th and 19th Centuries

“Autorretrato” por Angelica Kauffmann, c. 1770-1775. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

La pintora impresionista del siglo XIX Berthe Morisot dijo en una ocasión: “No creo que ningún hombre trate nunca a una mujer como su igual, y es todo lo que pido porque conozco mi valor”. En ocasiones, Morisot expresó su frustración por el hecho de que sus habilidades pictóricas fueran descritas–en un tono condescendiente–como superficialmente suaves y femeninas.

Morisot, una de las protagonistas de la escena artística parisina, tenía todo para alcanzar el éxito comercial y artístico. Sin embargo, incluso esta miembro fundadora del movimiento artístico más famoso de la historia (y cuñada de Manet) tuvo que luchar para ser reconocida debido a su género. Las pintoras europeas de los siglos XVIII y XIX se enfrentaron a dilemas similares: la fama y la fortuna eran una posibilidad, pero su género podía plantear barreras adicionales a la formación formal, el reconocimiento y la exposición.

A pesar de las dificultades, estas pintoras desarrollaron nuevas técnicas y fueron pioneras en nuevos estilos de representación de sus temas. Pintaron a emperadores, reyes y princesas. Sus obras fueron codiciadas por nobles de toda Europa y barones ladrones del otro lado del Atlántico. Aunque nunca ha habido una época en la que las mujeres no estuvieran involucradas en actividades artísticas, sus obras siguen estando poco representadas en las colecciones de los museos. A menudo, sus pinturas han sido atribuidas erróneamente a hombres por espectadores e investigadores (típicamente masculinos).

El talento de las mujeres artistas sigue siendo reconocido a medida que se revalorizan las obras y se redescubren estas figuras. Sigue leyendo para saber más sobre las pintoras de la Europa de los siglos XVIII y XIX que compitieron con sus homólogos masculinos en cuanto a encargos y prestigio.

Conoce a algunas pintoras europeas de los siglos XVIII y XIX que fueron pioneras en su campo.

Angelica Kauffman (1741–1807)

Ferdinando IV and Family by Angelica Kauffmann

“Retrato de Fernando IV de Nápoles y su familia” por Angelica Kauffmann, 1783. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Nacida en Suiza, Angelica Kauffman era hija del muralista Johann Joseph Kauffman. Se formó artísticamente siendo asistente de su padre desde muy joven y copiando las obras de los antiguos maestros cuando viajaban por encargos. De joven, también se formó en Italia, donde sus pinturas y retratos históricos fueron bien recibidos.

Tras trasladarse a Londres en 1766, Kauffman fue una de las dos únicas mujeres miembros fundadores de la Royal Academy of Arts. Además de sus populares retratos de personajes aristocráticos, la artista representó muchas escenas clásicas y alegóricas. Fue una figura destacada entre sus pintores neoclásicos contemporáneos de finales del siglo XVIII.

 

Élisabeth Vigée Le Brun (1755-1842)

Marie Antoinette and her Children by Élisabeth Vigée-Lebrun

“María Antonieta y sus hijos” por Élisabeth Vigée-Lebrun, 1787. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Élisabeth Vigée Le Brun fue una pintora parisina y sigue siendo una de las artistas femeninas más conocidas de su época, con una obra que se sitúa en la transición del gusto rococó al neoclásico. Hoy en día, sus retratos de la controvertida reina francesa María Antonieta son muy conocidos. En su momento, los retratos elevaron el perfil de Le Brun entre los cortesanos del Antiguo Régimen. Nobles de Rusia, Austria e Italia también solicitaron sus obras después de que ella huyera de Francia en 1789 al inicio de la Revolución francesa.

Al igual que otros pintores neoclásicos, a veces representaba a sus sujetos como personajes mitológicos. Años después de la Revolución, la pintora favorita de la difunta reina pudo regresar a París, donde su obra a menudo sería expuesta en el prestigioso Salón.

 

Rosalba Carriera (1673-1757)

Rosalba Carriera, Young Woman with a Parrot

“Una joven dama con un loro” por Rosalba Carriera, c. 1730. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Rosalba Carriera nació en Venecia. A diferencia de muchas mujeres artistas, no aprendió a pintar de un miembro masculino de la familia. Aunque no se sabe en dónde aprendió, llegó a ser tan hábil que acabó escribiendo un manual de técnicas. Sus primeras obras de pintura en miniatura fueron muy populares entre los aristócratas europeos que viajaban por Venecia en busca de arte y lujo. Fueron tan populares que incluso se empezaron a hacer falsificaciones de ellas.

Eventualmente, Carriera dejó su huella en el ámbito del retrato utilizando pasteles para crear imágenes rococó de ensueño. El pastel no era un medio popular para el retrato formal hasta que Carriera lo popularizó. A lo largo de sus muchos años de actividad, comercializó bien su arte y pintó a innumerables miembros de la realeza y de la nobleza, muriendo como una mujer rica en 1757.

 

Marguerite Gérard (1761-1837)

"Le Chat Angora," by Marguerite Gérard and Jean-Honoré Fragonard

“Le Chat Angora” por Marguerite Gérard y Jean-Honoré Fragonard, 1780s. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Como adolescente en 1775, Marguerite Gérard viajó a París desde su casa de Grasse. Vivió con su hermana Marie-Anne Gérard y su cuñado Jean-Honoré Fragonard en el Louvre, un antiguo palacio real que entonces servía para albergar a los artistas y sus estudios. La hermana mayor de los Gérard pintaba miniaturas, mientras que su marido era un respetado pintor rococó. La joven Gérard aprendió de Fragonard.

En un principio, parece haber practicado copiando las pinturas de Fragonard en sus propios grabados. Como pintora, se centró en el arte de género que representaba escenas de la vida cotidiana. Su obra era popular entre los mecenas aristocráticos. Su cuadro de 1806 La clemencia de Napoleón fue adquirida por el propio emperador. Muchos de sus cuadros se vendieron también como grabados asequibles, lo que la convirtió en una figura artística muy conocida durante su vida.

 

Adélaïde Labille-Guiard (1749-1803)

Adélaïde Labille-Guiard Self-Portrait

“Autorretrato con dos alumnas” por Adélaïde Labille-Guiard, 1785. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

Adélaïde Labille-Guiard, una joven parisina, comenzó a pintar miniaturas antes de pasar a realizar retratos a gran escala al pastel y al óleo. Al igual que su contemporánea Élisabeth Vigée Le Brun, Labille-Guiard fue una elección popular entre la realeza y la nobleza francesa que buscaba retratos. Fue una de las cuatro mujeres a las que se les permitió entrar en la Académie Royale de Peinture et de Sculpture. Sus atrevidas y elegantes representaciones de mujeres de élite fueron muy admiradas.

A diferencia de Vigée Le Brun, Labille-Guiard no tuvo que abandonar París tras la revolución, aunque sí perdió gran parte de su clientela noble. Labille-Guiard es recordada a menudo por sus sutiles declaraciones sobre el lugar de las mujeres como estudiantes de arte. Su retrato con dos alumnas—exhibido en el salón en 1785—se considera una declaración de discreta contradicción con la norma de ese entonces que dictaba que solo cuatro mujeres podían ser miembros de la academia a la vez.

 

Marie-Denise Villers (1774-1821)

Marie Joséphine Charlotte du Val d'Ognes by Marie-Denise Villers

“Retrato de Charlotte du Val d'Ognes” por Marie-Denise Villers, 1801. (Foto: Museo Metropolitano de Arte, dominio público)

La pintora parisina Marie-Denise Villers formó parte de la generación artística que alcanzó la mayoría de edad en Francia tras la revolución. Fue una de las tres mujeres artistas de su familia y estudió pintura con François Gérard y Jacques-Louis David, así como con la pintora Anne Louis Girodet Trioson. Esta obra neoclásica representa a la joven Marie Joséphine Charlotte du Val d'Ognes. Durante mucho tiempo se pensó que era un cuadro de David. Sin embargo, en el siglo XX, los expertos del Museo Metropolitano de Arte rechazaron esta atribución y propusieron la hipótesis de que el cuadro era de Villers.

 

Rosa Bonheur (1822-1899)

"The Highland Shepherd," by Rosa Bonheur, 1859.

“El pastor de las Tierras Altas” por Rosa Bonheur, 1859. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

La pintora realista del siglo XIX Rosa Bonheur era conocida por sus impresionantes cuadros de animales, desde caballos hasta toros y conejos. Bonheur, que vivía en un castillo francés que había comprado, nunca ocultó el hecho de que era lesbiana y vivió con su pareja, Nathalie Micas, por más de 40 años. Llevaba el pelo corto, obtuvo un permiso entonces necesario para llevar ropa de hombre e incluso tuvo una leona como mascota. Fue la primera mujer artista que recibió la Legión de Honor después de que la emperatriz Eugenia visitara su estudio. La emperatriz declaró que “el genio no tiene sexo” después de ver los cuadros de Bonheur.

Bonheur se hizo muy famosa durante su vida. Conoció a innumerables jefes de Estado y fue apreciada por artistas de la talla de Eugène Delacroix y John Ruskin. Tuvo éxito en el Salón de París y fue recibida como una celebridad del mundo del arte en Londres. Su obra más famosa, La feria de caballos, fue adquirida en 1887 por el estadounidense Cornelius Vanderbilt por 53,000 dólares (unos 1.5 millones de dólares en la moneda actual). El enorme lienzo ahora cuelga en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

A pesar de todo el éxito que tuvo en vida, el legado de Bonheur se desvaneció con la llegada del impresionismo y su muerte a finales de siglo. Sin embargo, en 2020, una mujer llamada Katherine Brault compró el Château de By con la intención de revitalizar la casa de Bonheur, que había estado en desuso. Junto con sus hijas, Brault ha liderado una cruzada para preservar la memoria de la célebre artista en un museo dedicado a su obra.

 

Olga Boznańsk (1865-1940)

"Girl with Chrysanthemums," by Olga Boznańska, 1894.

“Niña con crisantemos” por Olga Boznańska, 1894. (Foto: Wikimedia Commons. dominio público)

La pintora polaca Olga Boznańsk comenzó su carrera profesional en Cracovia a finales de la década de 1880. Estudió con artistas en Alemania y aprendió a especializarse en retratos. A finales de siglo, se trasladó a París. En 1912 fue galardonada con la Legión de Honor, entre otros muchos reconocimientos.

Boznańsk pintó principalmente retratos de mujeres y niños, a menudo con flores y con una sensación de inocencia. Aunque coincidió con el final del apogeo del impresionismo, no se consideraba una de ellos. En una ocasión dijo sobre su obra: “Mis cuadros se ven muy bien porque son la verdad, son justos, no hay estrechez de miras, ni manierismo ni fanfarronería”.

 

Berthe Morisot (1841 – 1895)

"The Artist's Sister at a Window," by Berthe Morisot, 1869.

“La hermana de la artista en una ventana” por Berthe Morisot, 1869. (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Berthe Morisot fue una importante pintora impresionista que se introdujo de lleno en el mundo del arte parisino de finales del siglo XIX. Aunque expuso por primera vez en el prestigioso Salón de París en 1864, se unió a los “rechazados” (sus compañeros impresionistas) en la monumental exposición de 1874 que llegó a definir el movimiento. La artista realizó pinturas en óleo, acuarela y pastel. Aunque sus ligeras pinceladas pueden verse en las obras de algunos impresionistas masculinos, sus habilidades fueron a menudo ridiculizadas por ser “femeninas”. Pero sus cuadros, desde retratos formales hasta escenas parisinas, cuelgan en los mejores museos de arte del mundo.

Desde el punto de vista social, Morisot pertenecía a la clase alta. Era sobrina nieta de Jean-Honoré Fragonard, el artista que formó a Marguerite Gérard. Morisot se casó con Eugène Manet, hermano de su amigo el pintor Édouard Manet. Édouard Manet pintó a Morisot en varias ocasiones y llegó a pintar también a su hija Julie. Pierre-Auguste Renoir también pintaría a madre e hija.

Aunque tuvo que moverse en el mundo predominantemente masculino de los pintores impresionistas, Morisot fue respetada por su talento. Refiriéndose a la exposición de 1874 con artistas de la talla de Manet y Monet, un crítico dijo de los pintores revolucionarios: “Cinco o seis lunáticos de los cuales uno es una mujer… [cuya] gracia femenina se mantiene en medio de los desbordamientos de una mente delirante”. Hoy, las obras de Morisot son tan codiciadas como las de muchos de sus contemporáneos masculinos.

Artículos relacionados:

12 Pintoras famosas que todo amante del arte debe conocer

28 Artistas famosos que se han inmortalizado a través del autorretrato

Conoce a las mujeres artistas que dieron forma al expresionismo abstracto [Infografía]

10 Mujeres famosas de la historia que lucharon por un futuro mejor

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, es licenciada en Lenguas Modernas y Gestión Cultural por la Universidad Anáhuac. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO