Home / Arte / Historia del arte‘La muerte de Marat’: La poderosa pintura de uno de los asesinatos más famosos de la Revolución francesa

‘La muerte de Marat’: La poderosa pintura de uno de los asesinatos más famosos de la Revolución francesa

The Death of Marat by Jacques-Louis David

A mediados del siglo XVIII, el artista francés Jacques-Louis David dio vida a un nueva corriente artística. Llamado Neoclasicismo, este movimiento fue visto como un renacimiento del arte idealizado de la antigua Grecia y Roma. Aunque las pinturas neoclásicas tienen un estilo que recuerda a la antigüedad, a menudo presentan escenas y temas de la época. Este es el caso en muchas de las obras de David, como La muerte de Marat, una de sus pinturas más famosas.

La muerte de Marat fue completada en 1793, cuatro años después del inicio de la Revolución francesa. Como gran parte del arte que David creó durante esta década, La muerte de Marat es una pieza políticamente cargada que aborda un evento importante de la época. En este caso, es el asesinato de Jean-Paul Marat, un teórico político radical, amigo de David, y figura clave de la Revolución francesa.

Contexto histórico

Antes de analizar el contenido de la pintura, es importante entender el contexto de su creación—concretamente, los acontecimientos que llevaron a la muerte de Marat. Al momento de su muerte, Marat estaba profundamente involucrado en la Revolución francesa, un periodo de agitación política y social que se extendió por todo el país desde 1789 hasta finales de la década de 1790.

Neoclassical Painting

“Prise de la Bastille et arrestation du gouverneur M. de Launay, le 14 juillet 1789” (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

¿Qué provocó este levantamiento? Frustrados por la discrepancia entre la riqueza de la familia real y los ciudadanos de Francia –quienes debían pagar impuestos altos y tenían salarios muy bajos– el pueblo se rebeló contra la monarquía y exigió un cambio. Las ideas revolucionarias también fueron fuertemente moldeadas por la Ilustración, un movimiento intelectual del siglo XVIII que destacaba el individualismo. Durante este tiempo, filósofos, escritores y otros intelectuales fueron a París, donde discutieron, escribieron y distribuyeron sus ideas en forma de folletos, libros y periódicos.

Jean-Paul Marat

Henri Grevedon y Francois Seraphin Delpech, “Jean-Paul Marat”, 1824 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

Ya que la Revolución francesa surgió poco después de la Ilustración, los partidarios de la causa adoptaron y adaptaron muchos aspectos del movimiento, incluido el uso de los medios de comunicación para compartir sus ideas. Jean-Paul Marat, quien hasta entonces había sido médico y científico, abandonó su profesión para trabajar como periodista. En 1789, fundó un periódico, L’Ami du peuple (“El amigo de la gente”) para denunciar a los opositores de la causa, incluso a otros revolucionarios.

Políticamente, las opiniones de Marat se alineaban con los jacobinos, uno de los partidos más radicales que nacieron con la Revolución. Con el tiempo, Marat se convertiría en el líder de este grupo, algo que lo puso en una puja constante con los girondinos, otra facción revolucionaria que Marat atacaba regularmente desde su periódico.

Como era de esperarse, las críticas de Marat a algunos de los individuos más elitistas y grupos poderosos de Francia lo convirtieron en un objetivo importante para los adversarios. En 1790, se libró de un arresto; en 1972, se vio obligado a esconderse en varias ocasiones; y, finalmente, en 1793, fue asesinado en su propia casa.

 

El asesinato de Marat

Neoclassical Painting

Paul-Jacques-Aimé Baudry, “Charlotte Corday,” 1860 (Foto: Wikimedia Commons Public Domain)

El 13 de julio de 1793, Marat estaba escribiendo en su bañera. Equipada con una tabla de madera, su tina de baño también servía como un escritorio improvisado, ya que la incomodidad de una afección crónica de la piel a menudo lo confinaba al baño. Mientras trabajaba, su esposa le avisó que tenía visitas: una mujer llamada Charlotte Corday quería verlo. Corday afirmó tener información confidencial sobre un grupo de girondinos fugitivos, lo que despertó el interés de Marat. A pesar de la oposición de su esposa, Marat invitó a la extraña a sentarse junto a su tina para poder escribir los nombres de los delincuentes.

Al final de la conversación, Corday, una simpatizante secreta de los girondinos, sacó un cuchillo de 12 centímetros de su vestido. La mujer lo hundió rápidamente en el corazón de Marat, y luego se escondió en su casa, donde finalmente fue encontrada y arrestada. Marat llamó a su esposa, pero no había nada que hacer; murió tan solo unos segundos después.

Como amigo íntimo de Marat y miembro de los  jacobinos, Jacques-Louis David recibió dos encargos: planificar el funeral y pintar la escena de su muerte.

 

La pintura

The Death of Marat by Jacques-Louis David

Jacques-Louis David, “La muerte de Marat,” 1793 (Foto: Wikimedia Commons Dominio público)

David completó La muerte de Marat en su característico estilo neoclásico. La pieza muestra a Marat momentos después de su asesinato, y aparece desplomado sobre su bañera empapada de sangre con la pluma todavía en la mano.

Como otras pinturas neoclásicas de David, La muerte de Marat tiene una composición perfectamente equilibrada; Marat y su bañera forman un plano horizontal al frente de la escena que compensa su fondo minimalista. Este arreglo recuerda a una escena teatral, ya que el personaje principal es iluminado por una luz directa, como de un reflector, y se encuentra rodeado de una selección de accesorios estratégicamente colocados, como su lista recién escrita y el arma de asesinato, que está sobre el piso.

Otra característica neoclásica presente en La muerte de Marat es un interés en el idealismo clásico. Si bien el estilo y la mayoría de los detalles de la configuración de la bañera están basados en la vida real, David optó por darle un toque de glamour al propio Marat, dejando de lado a una representación realista de su dermatitis visible para retratarlo con una piel sin manchas. La pose de Marat, que recuerda a la Pietà, es una decisión estratégica representa a Marat como un mártir impecable.

 

Legado

much more than political dramaLa muerte Marat fue muy popular entre los revolucionarios, lo que llevó a la existencia de varias copias pintadas por los alumnos de David que fueron usadas como propaganda. Sin embargo, después de la Revolución, la pintura pasó de moda y fue escondida en algún lugar de Francia durante varios años. A mediados del siglo XIX, salió a la luz una vez más y pasó a formar parte de la colección de Museo Real de Bellas Artes en Bruselas, donde ha permanecido desde entonces.

 

Artículos relacionados:

Notre Dame en el arte: la catedral medieval que ha cautivado a los artistas durante siglos

8 personas reales que protagonizaron las pinturas más famosas de la historia

Los 10 museos de arte más visitados en el mundo

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO