Henri Rousseau: el maestro postimpresionista que creó fantásticas pinturas de la jungla

Henri Rousseau

“El sueño” (1910) (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Muchos artistas famosos de la historia no fueron apreciados en su época, pero el pintor postimpresionista francés Henri Rousseau fue especialmente objeto de burla por parte de los críticos por sus composiciones “infantiles”. Este artista autodidacta se hizo conocido por sus exuberantes escenas de selva, a pesar de no haber salido nunca de Francia ni haber visto una selva con sus propios ojos. En cambio, sus cuadros de estilo naíf, ahora icónicos, se inspiraron en libros infantiles y en el zoológico y los jardines botánicos de París.

 

¿Quién fue Henri Rousseau?

Photo of Henri Rousseau

Retrato de Henri Rousseau por Dornac (Paul Francois Arnold Cardon), 1859-1941 (foto vía Wikimedia Commons, dominio público)

Nacido el 21 de mayo de 1844, Rousseau creció en Laval, una pequeña ciudad del noroeste de Francia. En 1861 se trasladó con su familia a Angers, y Rousseau encontró un trabajo como empleado del alguacil local. Este trabajo le valió el apodo de Le Douanier, un término humorístico para referirse a su ocupación como recaudador de peajes e impuestos. Aunque no se dedicó a la pintura a tiempo completo hasta los 40 años, es muy posible que se pusiera a dibujar durante los días lentos en la oficina, ya que produjo sus primeras obras de arte en esa época.

 

Yo mismo, el autorretrato de Rousseau

Henri Rousseau

“Yo mismo: retrato-paisaje” (1890) (Foto: Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0)

En su autorretrato, titulado Yo mismo: retrato-paisaje (1890), Rousseau se retrata a sí mismo con un traje negro y una boina tradicional de artista. Está de pie frente a un paisaje con la torre Eiffel y un barco decorado con banderas del mundo. Yo mismo fue una obra de arte en constante cambio; Rousseau actualizó frecuentemente el cuadro a lo largo de los años con detalles autobiográficos adicionales. En 1901, añadió una cinta en la solapa que significaba el momento en que se convirtió en profesor de dibujo en la Asociación Filotécnica. También incluyó los nombres de sus dos esposas, Clémence y Josephine.

El género híbrido del cuadro —entre el retrato y el paisaje— no gustó a los críticos, pero Rousseau lo reivindicó con orgullo. Una vez dijo: “Soy el inventor del retrato-paisaje, como ha señalado la prensa”.

 

¿Qué es el arte naíf?

Jungle Painting by Henri Rousseau

“Paisaje exótico” (1908) (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

También conocido como primitivismo, arte pseudonaíf o falso arte naíf, el arte naíf se define como arte visual creado por una persona que carece de educación formal en arte. Las pinturas naíf suelen presentar una simplicidad infantil, una perspectiva torpe y colores planos.

Rousseau fue una figura clave del movimiento y desarrolló un estilo propio que, según muchos, reflejaba su falta de formación académica. Con proporciones incorrectas, perspectiva unilateral y colores poco naturales, la obra de Rousseau fue criticada por muchos. Para otros, sin embargo, evocaba una sensación de misterio y excentricidad. De hecho, algunos historiadores del arte afirman que el término arte naíf se originó en 1885, cuando el artista Paul Signac se puso a organizar exposiciones de la obra de Rousseau en varias galerías de renombre.

 

Desafiando a la crítica

Self Portrait of Henri Rousseau

“Autorretrato del artista con una lámpara” (1903) (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

En 1886, Rousseau expuso cuatro de sus cuadros en el Salón de los Independientes, el principal lugar de exposición de los postimpresionistas. Su obra fue ridiculizada, y un crítico comentó: “Monsieur Rousseau pinta con los pies, con una venda en los ojos”. Sin embargo, eso no desanimó a Rousseau a seguir pintando, y siguió exponiendo su obra en el Salón de los Independientes casi todos los años hasta su muerte en 1910.

Rousseau empezó a tomarse en serio su arte a los 40 años, y a los 49 se retiró de su trabajo como recaudador de impuestos para trabajar en sus cuadros a tiempo completo. El artista afirmaba que no necesitaba “ningún otro maestro que la naturaleza”, y pegaba todas las críticas negativas en su propio álbum de recortes.

 

Las pinturas de jungla más famosas de Rousseau

Henri Rousseau

“Selva tropical con monos” (1910) (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Los cuadros de la selva de Rousseau transportan al espectador a otro mundo, uno que él mismo reconstruyó a partir de su propia imaginación y de sus exploraciones en París. El artista dijo una vez: “Cuando entro en los invernaderos y veo las plantas de tierras exóticas, me parece que estoy en un sueño”.

 

Tigre en una tormenta tropical

Henri Rousseau

“Tigre en una tormenta tropical” (1891) (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Pintado en 1891, Tigre en una tormenta tropical es el primer cuadro de Rousseau sobre la selva. Se expuso en el Salón de los Independientes ese mismo año y presenta un tigre de ojos grandes y dientes que sale de la hierba. El telón de fondo presenta relámpagos, lluvia, ramas de árboles barridas por el viento y un cielo oscuro que presagia la tormenta. Esta enérgica escena fue ridiculizada por la crítica, pero hoy es celebrada como una de sus mejores obras.

 

León hambriento atacando a un antílope

Henri Rousseau

“León hambriento atacando a un antílope” (1905) (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

Otra de las obras famosas de Rousseau es León hambriento atacando a un antílope, que pintó en 1905. Entre los frondosos árboles de la selva, un león hambriento se lanza sobre el cuello del indefenso antílope, mientras una pantera y unas aves de rapiña miran desde arriba. Rousseau se basó en las poses de los dos animales en un diorama realizado para el Jardin des Plantes, un jardín zoológico que visitaba a menudo.

Rousseau escribió el siguiente pie de foto para acompañar el cuadro: “El león hambriento, lanzándose sobre el antílope, lo devora. La pantera espera el momento en que él también pueda reclamar su parte. Las aves de rapiña han arrancado trozos de carne del pobre animal que derrama una lágrima”.

Expuesto junto a obras de Henri Matisse y André Derainat en el Salón de Otoño de 1905, algunos críticos compararon al León hambriento con las pinturas rupestres. Sin embargo, se situó entre los principales artistas de la vanguardia (cuyo uso expresivo de colores vibrantes daría pie al fauvismo) y contó con el apoyo de sus admiradores, Pablo Picasso y Guillaume Apollinaire.

 

El legado de Henri Rousseau

Henri Rousseau

“La encantadora de serpientes” (1907) (Foto: Wikimedia Commons, dominio público)

A pesar de su popularidad entre sus colegas artistas, Rousseau no pudo ganarse el respeto del mundo del arte y vivió en la pobreza hasta que murió de una herida infectada en la pierna en 1910.

Los amigos de Rousseau y sus colegas artistas se unieron para promover su legado tras su muerte. El artista Max Weber presentó la obra de Rousseau al público estadounidense con una exposición en Nueva York en 1910, seguida de una exposición conmemorativa organizada por Robert Delaunay en el Salón de los Independientes.

Con el tiempo, el estilo pictórico de Rousseau se asemejó al “primitivismo” que adoptaron artistas modernos de principios del siglo XX, como Picasso y Wassily Kandinsky, que se inspiraron en formas artísticas como las máscaras tribales africanas. André Breton también calificó a Rousseau de “protosurrealista” por el carácter onírico de sus cuadros.

La obra de Rousseau también influyó en muchos artistas modernos de otros ámbitos. La poeta estadounidense Sylvia Plath hizo referencia a sus cuadros El sueño y La encantadora de serpientes en su poesía. Además, la canción The Jungle Line, de Joni Mitchell, está basada en un cuadro de Rousseau.

 

Artículos relacionados:

18 Pintores franceses que todo amante del arte debe conocer

Paul Cézanne: el pintor postimpresionista que transformó el arte moderno

Conoce la colorida obra del postimpresionista francés Émile Bernard

Sofía Vargas

Sofía Vargas es redactora en español para My Modern Met. Originaria de la Ciudad de México, actualmente está realizando un Máster en Gestión Cultural en la Universidad Carlos III de Madrid. A lo largo de su carrera ha trabajado para varias instituciones culturales y ferias de arte en México. Además de escribir, Sofía es una apasionada de la cocina y dedica su tiempo a desarrollar otras habilidades artísticas, como la cerámica y la ilustración.
HAZTE MIEMBRO DE
MY MODERN MET
Como miembro, te unirás a nuestro esfuerzo por apoyar las artes.
HAZTE MIEMBRO
Descubre los beneficios

CONTENIDO PATROCINADO