Home / ArteFrida Kahlo: la historia y el simbolismo detrás de 5 de sus pinturas más famosas

Frida Kahlo: la historia y el simbolismo detrás de 5 de sus pinturas más famosas

La artista mexicana Frida Kahlo es conocida por el simbolismo y color de sus obras, así como la gran cantidad de autorretratos que pintó a lo largo de su vida. Inspirada por lo que pasase “por [su] cabeza sin ninguna otra consideración” Kahlo usó la pintura como una manera de plasmar las dificultades de su vida personal. Los mensajes y los motivos de sus retratos, íntimos y emblemáticos en su naturaleza, pueden ser difíciles de interpretar; sin embargo, si son vistos a través de un lente contextual, el significado detrás de sus pinturas se vuelve más claro.

Frida Kahlo explora varios temas en su obra, desde su interés por sus ancestros hasta su complicada relación con la feminidad y la infertilidad. Sin embargo, sus obras más famosas parecen asociarse con dos eventos importantes en su vida: su traumático divorcio del artista mexicano Diego Rivera, y el casi fatal accidente que sobrevivió en su adolescencia. A continuación pondremos en contexto 5 de sus más famosas pinturas para poder entender los temas, pensamientos y emociones que las inspiraron.

Autorretrato con Collar de Espinas y Colibrí (1940)

Frida Kahlo Pinturas Famosas Frida Kahlo Obras FamosasA lo largo de su carrera, Kahlo hizo 55 retratos de ella misma, incluyendo Autorretrato con Collar de Espinas y Colibrí. Este cuadro es uno de sus más conocidos autorretratos debido al contexto en el que fue creado y la naturaleza simbólica de sus elementos.

Kahlo completó esta pieza en 1940, un año después de su tumultuoso divorcio del muralista Diego Rivera. Considerando el momento de su creación, se cree que Autorretrato con Collar de Espinas y Colibrí es un reflejo del estado emocional de la artista después de la traumática separación.

En esta pintura, Kahlo aparece frente a una  espesa vegetación y entre una pantera y un mono (la pareja de artistas tenía varios monos como mascotas, lo que llevó a muchos a especular que los animales eran un sustituto de los hijos que trágicamente nunca pudieron tener). Alrededor de su cuello lleva puesto un collar de espinas decorado con un colibrí negro; aunque el peculiar accesorio la hace sangrar, su expresión se mantiene estoica. Esta calmada reacción  frente al dolor es típica de Kahlo, quien—aún estando devastada por su divorcio—declaró que “al final del día podemos soportar mucho más de lo que creemos”.

Las dos Fridas (1939)

Las dos Fridas 1939 Frida Kahlo Pinturas Famosas Frida Kahlo Obras Famosas

Las dos Fridas, al igual que Autorretrato con Collar de Espinas y Colibrí, fue pintado en respuesta a su separación de Diego Rivera. En esta pieza, Kahlo explora dos versiones de sí misma. A la izquierda se retrata vestida con un traje tradicional europeo y con el corazón roto. A la derecha su corazón está intacto, y usa un traje de tehuana tradicional—estilo que adoptó durante su matrimonio con Rivera.

Sentadas sobre una misma banca, las dos Fridas se toman de la mano. Esto, sin embargo, no es lo único que las une: de sus corazones sale una sola vena, que las rodea por ambos lados. A la izquierda, Frida corta la vena con tijeras quirúrgicas, haciéndola sangrar; a la derecha, llega a un pequeño retrato de Rivera, que es sujetado por Frida y es casi invisible si no se mira con atención.

Este singular autorretrato probablemente representa el conflicto de identidad interno de la artista mientras lidiaba con su divorcio. Si bien tiene claros aspectos surrealistas, Kahlo insistía que su iconografía estaba basada en la vida real y que, por lo tanto, era un reflejo directo de su persona. “Nunca pinto sueños o pesadillas”, explicó. “Yo pinto mi propia realidad”.

Autorretrato con pelo corto (1940)

Frida Kahlo Pinturas Famosas Frida Kahlo Obras FamosasDespués de su divorcio, Kahlo buscó reinventarse. En un acto de rebeldía ante su ex marido, pintó Autorretrato con pelo corto.

Sentada sobre una silla amarilla con tijeras en las manos y largos mechones de cabello a su alrededor, la artista se retrata con pelo corto y vestida con un traje de hombre. Sobre su cabeza flota la letra de una canción popular mexicana: “Mira que si te quise, fue por el pelo; ahora que estás pelona, ya no te quiero”.

Esta versión andrógina de Frida es muy diferente a la que está presente en la mayoría de sus fotografías y retratos, con pelo largo, hermosos vestidos y joyería femenina. No obstante, esta no era la primera vez que Frida experimentaba con tener una apariencia masculina. Sorprendentemente, en varias fotos de su niñez y durante su adolescencia es aparente que la artista usaba trajes frecuentemente, aún cuando sus amigas y familiares mantenían una apariencia más “femenina”.

PÁGINA 1/2

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO