La pintura de 150 años de antigüedad que congeló un momento parisino en el tiempo

Pintura de París

Gustave Caillebotte, “Calle de París, día lluvioso”, (detalle), 1877 (Foto: The Art Institute of Chicago Dominio público)

Si quieres ver cómo era París a finales del siglo XIX, solo tienes que echar un vistazo al trabajo de los impresionistas. Fascinados por la vida contemporánea, estos artistas de vanguardia buscaron capturar impresiones fugaces de su entorno cotidiano, que a menudo plasmaban con pinceladas rápidas y sueltas. Si bien este estilo se ha vuelto representativo del impresionismo, no todos los artistas asociados con el movimiento tomaron este enfoque. De hecho, la obra del fiel y veterano impresionista Gustave Caillebotte casi cae en el realismo, siendo Calle de París, día lluvioso un excelente ejemplo de ello.

Pintada en 1877, Calle de París, día lluvioso es una de las pinturas más famosas de Gustave Caillebotte y una pieza clave del impresionismo. Sin embargo, con una estética tan aparentemente dispar, puede que te estés preguntando cómo es que Calle de París, día lluvioso forma parte del movimiento. Para responder a esta pregunta, primero debemos mirar el contexto de la pintura, comenzando con la historia de su creador.

 

Gustave Caillebotte

Autorretrato de Gustave Caillebotte

Gustave Caillebotte, “Autorretrato” ca. 1892 (Foto: Wikimedia Commons dominio público)

El pintor francés Gustave Caillebotte nació en París en 1848. Si bien se inició en el arte de niño, Caillebotte pasó su juventud estudiando derecho, trabajando como ingeniero y luchando en la guerra franco-prusiana. Sin embargo, en 1873 ingresó al École des Beaux-Arts (“Escuela de Bellas Artes”) y al año siguiente se hizo amigo de los miembros de la Société Anonyme Coopérative des Artistes Peintres, Sculpteurs, Graveurs (“Sociedad Anónima de Pintores, Escultores y Grabadores”), un grupo de pintores con sede en París que más tarde sería conocido como los impresionistas.

Los acuchilladores de parqué

Gustave Caillebotte, “Los acuchilladores de parqué”, 1875 (Foto: Wikimedia Commons dominio público)

En 1874, este grupo de artistas realizó la primera de ocho exposiciones independientes. Creada con la intención de ofrecer a los creativos con visión de futuro una alternativa a los salones de la Academia de Bellas Artes, esta nueva tradición atrajo a Caillebotte. Mientras asistía como espectador a la exposición inaugural de los impresionistas, fue invitado a exponer su obra—incluyendo su famosa obra Les raboteurs de parquet, o Los acuchilladores de parqué, que había sido rechazada por el Salón—en la segunda edición, celebrada en 1876.

La participación de Caillebotte en la exposición fue bien recibida. Aunado a las amistades que había formado con artistas como Edgar Degas y Pierre-Auguste Renoir, esto le impulsó a seguir trabajando con los impresionistas. En 1877, volvió a exhibir su trabajo en la exposición anual, siendo Calle de París, día lluvioso una de las piezas más destacadas de la muestra.

 

Calle de París, día lluvioso

Calle de París, día lluvioso

Gustave Caillebotte, “Calle de París, día lluvioso”, 1877 (Foto: The Art Institute of Chicago dominio público)

Calle de París, día lluvioso muestra una típica intersección parisina en un día particularmente gris. Concretamente, la escena tiene lugar en el Carrefour de Moscou (conocido hoy como la Place de Dublin) en el 8º distrito de la ciudad. Aunque la escena parece espontánea, la composición fue perfectamente planeada. Los edificios de estilo Haussmann—que para 1877 habían aparecido por todo París como parte del gran proyecto de modernización del barón Haussmann—se desvanecen en el fondo; las calles adoquinadas empapadas por la lluvia constituyen el primer plano; y varias figuras cubiertas con paraguas aparecen por todo el lienzo.

Aunque retratar un lugar como este no parece revolucionario hoy en día, es una de las mayores contribuciones del impresionismo al arte moderno. Una fugaz “impresión” de una escena de la ciudad contemporánea, Calle de París, día lluvioso está muy lejos de las escenas históricas, mitológicas y alegóricas que encontramos en las pinturas francesas tradicionales. Sin embargo, esta divergencia no significa que los impresionistas no se hayan inspirado en otros movimientos. De hecho, Caillebotte estuvo profundamente influenciado por la fotografía, una forma de arte practicada por su hermano, Martial.

Gustave Caillebotte

Martial Caillebotte, Gustave Caillebotte y Bergère en la Place du Carrousel, 1892 (Foto: Wikimedia Commons dominio público)

Cuando nació el impresionismo, la fotografía era una práctica nueva y revolucionaria. Interesados en explorar las capacidades artísticas de esta tecnología en ciernes, muchos impresionistas—específicamente Degas, uno de los amigos más cercanos de Caillebotte—recortaban sus composiciones como si fueran fotografías cándidas. Este enfoque dio lugar a composiciones asimétricas con sujetos que parecían desprenderse del lienzo.

Caillebotte empleó esta técnica en muchos de sus cuadros, incluyendo Calle de París, día lluvioso. Es evidente sobre todo en la forma en que el artista colocó a sus sujetos dentro de la composición—especialmente la figura del extremo derecho del cuadro, que, con la mitad de su cuerpo fuera del marco, parece estar colándose en la composición. De manera similar, algunas de las figuras del fondo están obstruidas, no por el borde del lienzo, sino por transeúntes, paraguas e incluso un caballo.

El recorte deliberado no es el único reflejo fotográfico evidente en Calle de París, día lluvioso. Caillebotte también buscó evocar la forma en que una cámara enfoca ciertos objetos, es decir, borroso en el fondo, mayormente claro en el primer plano, y nítido en el medio. El estilo realista de Caillebotte y sus influencias contemporáneas se prestan a esta técnica, ya que permitieron al artista emparejar sus característicos trazos precisos con pinceladas más sueltas e “impresionistas”.

 

La pintura hoy

Instituto de Arte de Chicago

Foto: Wikimedia Commons (CC BY 2.0)

Calle de París, día lluvioso se mantuvo en posesión de la familia Caillebotte hasta 1955, cuando fue adquirida por el prolífico coleccionista de arte Walter P. Chrysler Jr. Menos de una década después, Chrysler la vendió a Wildenstein and Company, un histórico concesionario de arte, que a su vez la vendió al Instituto de Arte de Chicago en 1964.

Casi 65 años después, Calle de París, día lluvioso sigue siendo una pieza clave de la colección del museo. Junto con otras importantes obras del Instituto de Arte de Chicago—incluyendo Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte, Nighthawks y American Gothic—esta pintura prueba que cualquier tema puede inspirar una obra maestra.

 

Artículos relacionados:

Conoce la pintura que desencadenó el movimiento impresionista

Moulin Rouge: Explora la asombrosa historia del cabaret más famoso de París

6 Importantes pintores impresionistas que definieron esta corriente artística

Descubre cómo el arte japonés influyó en la obra de los impresionistas

Kelly Richman-Abdou

Kelly Richman-Abdou is a Contributing Writer at My Modern Met. An art historian living in Paris, Kelly was born and raised in San Francisco and holds a BA in Art History from the University of San Francisco and an MA in Art and Museum Studies from Georgetown University. When she’s not writing, you can find Kelly wandering around Paris, whether she’s leading a tour (as a guide, she has been interviewed by BBC World News America and France 24) or simply taking a stroll with her husband and two tiny daughters.

¿Quieres convertirte en benefactor de My Modern Met en Español?

Tu contribución puede ayudarnos en nuestra misión de promover las artes.

CONTENIDO PATROCINADO